Di­me dón­de le­gis­las y te di­ré có­mo co­bras

En seis de los 17 par­la­men­tos regionales pa­gan a par­te de sus dipu­tados so­lo con die­tas, una mo­da­li­dad den­tro de una di­ver­si­dad que in­clu­ye tam­bién suel­dos e “in­dem­ni­za­cio­nes”, dipu­tados con de­di­ca­ción ex­clu­si­va, “sin de­di­ca­ción” o “li­be­ra­dos”.

Tiempo - - ESPAÑA - CLA­RA PI­NAR

Los dipu­tados de las Cortes de Cas­ti­lla-La Man­cha es­tre­na­rán el año que vie­ne un nue­vo sis­te­ma de re­tri­bu­ción que eli­mi­na­rá to­tal­men­te los suel­dos y los sus­ti­tui­rá por die­tas, un mo­de­lo que ya exis­te en Na­va­rra y que con­vi­ve con el suel­do en seis de los par­la­men­tos au­to­nó­mi­cos, don­de hay to­da una co­lec­ción de mo­da­li­da­des a tra­vés de las cua­les sus se­ño­rías reciben un pa­go por sus tra­ba­jos en las cá­ma­ras. En el en­tra­ma­do par­la­men­ta­rio au­to­nó­mi­co en­con­tra­mos des­de las cortes más es­tric­tas y uni­ta­rias, que exi­gen de­di­ca­ción ex­clu­si­va, al me­nos pa­ra co­brar un suel­do que es igual pa­ra to­dos, has­ta asam­bleas don­de los dipu­tados pue­den aco­ger­se a has­ta tres mo­da­li­da­des pa­ra per­ci­bir sus emo­lu­men­tos. En ge­ne­ral, eso sí, to­dos los sis­te­mas es­tán re­ga­dos por to­do un uni­ver­so de die­tas por reunio­nes den­tro y fue­ra de la cá­ma­ra, des­pla­za­mien­tos, per­noc­tas y gas­tos va­rios.

El Go­bierno que pre­si­de Ma­ría Do­lo­res de Cos­pe­dal es­pe­ra aho­rrar un mi­llón de eu­ros anua­les -de un presupuesto ac­tual de nue­ve mi­llo­nes- con la eli­mi­na­ción de los suel­dos de los dipu­tados, que pa­sa­rán a per­ci­bir una die­ta por asis­ten­cia a reunio­nes par­la­men­ta­rias y que cam­bia­rán por un suel­do ac­tual que os­ci­la en­tre 50.000 y 57.000 eu­ros bru­tos anua­les, de­pen­dien­do de la fun­ción y res­pon­sa­bi­li­da­des en la cá­ma­ra.

Las Cortes de Cas­ti­lla-La Man­cha se ali­nea­rán con el Par­la­men­to de Na­va­rra, el úni­co en el que nin­guno de sus 50 dipu­tados co­bra un suel­do, so­lo die­tas que va­rían des­de los 136,16 eu­ros dia­rios pa­ra los re­si­den­tes en Pam­plo­na a los 161 pa­ra quie­nes tie­nen que des­pla­zar­se 25 ki­ló­me­tros o más. Pa­ra com­pen­sar la au­sen­cia de una can­ti­dad fi­ja en el bol­si­llo de sus se­ño­rías, los gru­pos per­ci­ben una asig­na­ción men­sual fi­ja de 8.341 eu­ros, a la que se su­ma otra de 1.152 eu­ros por ca­da uno de sus dipu­tados.

En el otro ex­tre­mo se si­túan los par­la­men­tos de Eus­ka­di y An­da­lu­cía. En la Cá­ma­ra de Vi­to­ria los dipu­tados de­ben te­ner de­di­ca­ción ex­clu­si­va en su ac­ti­vi­dad par­la­men­ta­ria y co­bran des­de los 68.567 eu­ros bru­tos anua­les de un dipu­tado ra­so a los 94.834,60 del pre­si­den­te. En el Par­la­men­to de An­da­lu­cía, los dipu­tados tie­nen es­ti­pu­la­do un suel­do que os­ci­la, con cálcu­lo de 12 pa­gas, en­tre 37.359 y 58.896 eu­ros bru­tos al año, pe­ro que so­lo co­bra­rán aque­llos que no ten­gan nin­gu­na otra ac­ti­vi­dad la­bo­ral -ni en el ám­bi­to pú­bli­co ni en el pri­va­do-.

Los dipu­tados de la Asam­blea de Ceu­ta co­bran to­dos lo mis­mo, 15.600 bru­tos anua­les, un suel­do que per­ci­ben tam­bién los dipu­tados que, al mis­mo tiem­po, son miem­bros del Go­bierno de la ciu­dad au­tó­no­ma. Lo su­man a los 20.400 eu­ros anua­les que co­bran por ello, sal­tán­do­se la nor­ma de no co­brar dos suel­dos pú­bli­cos si­mul­tá­nea­men­te.

De mo­men­to, son ma­yo­ría los par­la­men­tos regionales que man­tie­nen un suel­do pa­ra sus dipu­tados y em­plean las die­tas pa­ra gas­tos co­mo el des­pla­za­mien­to o la ma­nu­ten­ción. En to­do ca­so, ya son 6 de 17 los que pre­fie­ren pa­gar a al­gu­nos de sus dipu­tados so­lo a ba­se de die­tas. Sea es­to efec­to o con­se­cuen­cia de que los po­lí­ti­cos ten­gan otra pro­fe­sión, lo que tam­bién sa­le aquí a re­lu­cir es la cues­tión de los con­flic­tos de in­tere­ses en quien al mis­mo tiem­po es dipu­ta- do y em­pre­sa­rio o abo­ga­do. Pa­ra­dó­ji­ca­men­te, na­die en nin­gún par­la­men­to au­to­nó­mi­co re­cor­dó nin­gún ca­so, y la va­lo­ra­ción ge­ne­ral es que es­tas in­com­pa­ti­bi­li­da­des se han re­suel­to siem­pre fá­cil­men­te y nor­mal­men­te a pe­ti­ción del pro­pio in­tere­sa­do.

Dipu­tado, al­cal­de y ga­na­de­ro.

Pa­ra mues­tra, un bo­tón: en las Cortes de Ara­gón los úni­cos ca­sos de in­com­pa­ti­bi­li­da­des que se re­cuer­dan son las re­nun­cias de los dipu­tados a sus ac­tas pa­ra ocu­par otro car­go pú­bli­co y no se ve co­mo pro­ble­ma que sus se­ño­rías desem­pe­ñen otras ac­ti­vi­da­des. Es más, se ve co­mo po­si­ti­vo que for­men par­te de co­mi­sio­nes par­la­men­ta­rias re­la­cio­na­das con su sec­tor de ac­ti­vi­dad, pa­ra apro­ve­char su co­no­ci­mien­to so­bre la ma­te­ria. Jo­sé Ra­món Ibá­ñez es dipu­tado del PSOE, tam­bién al­cal­de de Ca­lan­da (Te­ruel), ga­na­de­ro y miem­bro de la Co­mi­sión de Agri­cul­tu­ra de las Cortes. Se­gún ex­pli­ca, ha­ce tiem­po que de­ci­dió al­qui­lar su ex­plo­ta­ción de co­ne­jos, de la que si­gue sien­do pro­pie­ta­rio, a pe­sar de lo cual no ve pro­ble­ma en par­ti­ci­par de dis­cu­sio­nes que mu­chas ve­ces al­can­zan de pleno a la ga­na­de­ría, su sec­tor. En el plano ins­ti­tu­cio­nal, sin em­bar­go, sí cuen­ta con que ten­drá que in­hi­bir­se y no vo­tar en te­mas que ten­gan que ver con los in­tere­ses del pue­blo del que es al­cal­de.

Vuel­ve el eterno debate de si los po­lí­ti­cos de­ben de­di­car­se ex­clu­si­va­men­te a la po­lí­ti­ca y es­tar con­ve­nien­te­men­te pa­ga­dos pa­ra que la co­rrup­ción no les tien­te o, por el con­tra­rio, la po­lí­ti­ca tie­ne que ser una ac­ti­vi­dad tem­po­ral y los po­lí­ti­cos de­ben te­ner otro me­dio de vi­da.

Uno de los pri­me­ros en plan­tear la cues­tión fue Pla­tón en La Re­pú­bli­ca, don­de apos­ta­ba por la pri­me­ra fór­mu­la. Pe­ro, fi­lo­so­fía apar­te, un re­pa­so a lo que ocu­rre en los 17 par­la­men­tos au­to-

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.