Los he­re­de­ros de la iz­quier­da aber­za­le

Los hi­jos de di­ri­gen­tes his­tó­ri­cos de la ga­la­xia in­de­pen­den­tis­ta es­tán ga­nan­do pe­so en ETA y Bil­du. Así ga­ran­ti­zan que los ape­lli­dos Ote­gi, Urru­ti­koet­xea o Za­ba­le­ta si­gan en las al­tas je­rar­quías de la ban­da te­rro­ris­ta y de su bra­zo po­lí­ti­co.

Tiempo - - ESPAÑA - POR LUCÍA N. PO­ZA

ETA y en ge­ne­ral to­da la ga­la­xia aso­cia­ti­va aber­za­le se en­cuen­tran in­mer­sas en un pro­fun­do pro­ce­so de re­no­va­ción, obli­ga­dos por las cir­cuns­tan­cias. El la­va­do de ima­gen que ha em­pren­di­do Bil­du pa­ra con­cu­rrir con ca­ras nue­vas a las elec­cio­nes au­to­nó­mi­cas vas­cas le ha obli­ga­do a ti­rar de la can­te­ra del mo­vi­mien­to in­de­pen­den­tis­ta y en­viar a un se­gun­do plano a los di­ri­gen­tes his­tó­ri­cos de Ba­ta­su­na, que se­gui­rán coor­di­nan­do la es­tra­te­gia del par­ti­do, pe­ro des­de la re­ta­guar­dia.

Ru­fi Et­xe­be­rria, Per­nan­do Ba­rre­na, Ra­fael Díez Usa­bia­ga y Ar­nal­do Ote­gi aún re­pre­sen­tan la van­guar­dia, pe­ro el re­le­vo ge­ne­ra­cio­nal aber­za­le ya es­tá to­man­do for­ma. El hi­po­té­ti­co Go­bierno de Bil­du en ca­so de vic­to­ria elec­to­ral, pre­sen­ta­do ya por la coa­li­ción el pa­sa­do mes de ju­lio, de­mues­tra la apues­ta del bra­zo po­lí­ti­co de la ban­da te­rro­ris­ta por per­fi­les anó­ni­mos, me­nos in­quie­tan­tes pa­ra el vo­tan­te in­de­pen­den­tis­ta me­dio.

En cuan­to a ETA, las de­ten­cio­nes de los miem­bros de su ala más du­ra, una es­tra­te­gia que In­te­rior ha in­ten­si­fi­ca­do en los úl­ti­mos me­ses pa­ra fa­ci­li­tar la vic­to­ria del sec­tor más po­si­bi­lis­ta, y la aper­tu­ra de una nue­va fa­se mar­ca­da por el al­to el fue­go de­fi­ni­ti­vo tam­bién han ace­le­ra­do el rit­mo de su re­no­va­ción na­tu­ral.

Lo lla­ma­ti­vo es que en es­te pro­ce­so de cam­bios es­tán sur­gien­do ape­lli­dos no tan des­co­no­ci­dos. Se tra­ta de los vás­ta­gos de al­gu­nos de los más des­ta­ca­dos lí­de­res del au­to­de­no­mi­na­do Mo­vi­mien­to de Li­be­ra­ción Na­cio­nal Vas­co, que han co­men­za­do a asu­mir res­pon­sa­bi­li­da­des coin­ci­dien­do con el ago­ta­mien­to de sus pro­ge­ni­to­res. La iz­quier­da aber­za­le pa­re­ce es­tar asi­mi­lan­do los pro­ce­di­mien­tos y cos­tum­bres de una mo­nar­quía he­re­di­ta­ria.

Es­tá ocu­rrien­do en la mis­mí­si­ma cú­pu­la de ETA. Jo­sé An­to­nio Urru­ti­koet­xea (Mi­ra­va­lles, Viz­ca­ya, 1950), más cono- ci­do co­mo Jo­su Ter­ne­ra, co­men­zó a pro­mo­cio­nar la fi­gu­ra de su hi­jo, Egoitz Urru­ti­koet­xea Las­ki­bar (Ba­yo­na, Fran­cia, 1974), ha­ce tiem­po. De he­cho, los dos han li­de­ra­do la es­tra­te­gia de la ban­da du­ran­te los úl­ti­mos ocho años, fa­vo­re­ci­dos por el in­te­rés del ex­pre­si­den­te del Go­bierno Jo­sé Luis Ro­drí­guez Za­pa­te­ro en man­te­ner­los co­mo in­ter­lo­cu­to­res den­tro de la ban­da.

Pa­pel cla­ve.

El pro­pio Jo­su Ter­ne­ra li­de­ró la pri­me­ra fa­se de la ne­go­cia­ción aus­pi­cia­da por Za­pa­te­ro en 2006. Egoitz tam­bién ju­gó un pa­pel im­por­tan­te en aquel pro­ce­so. El Cen­tro Na­cio­nal de In­te­li­gen­cia (CNI) los ha te­ni­do siem­pre lo­ca­li­za­dos, pe­ro ni en­ton­ces ni lue­go las Fuer­zas de Se­gu­ri­dad re­ci­bie­ron la or­den del Mi­nis­te­rio del In­te­rior pa­ra pro­ce­der a su de­ten­ción. El mo­ti­vo: que tan­to Jo­su Ter­ne­ra co­mo su hi­jo Egoitz, miem­bros del sec­tor fa­vo­ra­ble al fin de la vio­len­cia, es­tán ju­gan­do un pa­pel cla­ve en el des­man­te­la­mien­to de la fac­ción par­ti­da­ria de se­guir aten­tan­do, la mis­ma que ace­le­ró el fi­nal de la úl­ti­ma ne­go­cia­ción, en 2007, con el aten­ta­do en la T-4 de Ba­ra­jas, pe­ro que en la ac­tua­li­dad ya no es­tá en con­di­cio­nes de fre­nar los pla­nes de la nue­va di­rec­ción pa­ra pro­ce­der a su pro­pio des­man­te­la­mien­to.

La ca­rre­ra de Egoitz den­tro de ETA es pro­me­te­do­ra, no so­lo por la gra­ve en­fer­me­dad que su­fre su pa­dre, un cán­cer que le ha oca­sio­na­do nu­me­ro­sas com­pli­ca­cio­nes mé­di­cas, sino por­que pe­se a su ju­ven­tud es­tá asu­mien­do un pa­pel pro­ta­go­nis­ta en el nue­vo pro­ce­so de ne- go­cia­ción que la ban­da es­tá in­ten­tan­do abrir con el Eje­cu­ti­vo de Ma­riano Ra­joy pa­ra se­llar las con­di­cio­nes de su aban­dono de­fi­ni­ti­vo de la vio­len­cia.

De he­cho, ETA lo ha­bría in­clui­do en la re­du­ci­da co­mi­sión ne­go­cia­do­ra que ha de­sig­na­do pa­ra con­tac­tar con los emi­sa­rios del Go­bierno, de ca­ra a la ca­da vez más pro­ba­ble en­tre­ga de ar­mas. Cu­rio­sa­men­te, en la úl­ti­ma lis­ta de eta­rras más bus­ca­dos, In­te­rior ha in­clui­do por pri­me­ra vez a su pa­dre, pe­ro Egoitz no apa­re­ce en ella, a pe­sar de que se man­tie­ne so­bre él una or­den de bús­que­da y cap­tu­ra emi­ti­da por la Jus­ti­cia es­pa­ño­la. La Jus­ti­cia ga­la ya lo con­de­nó en re­bel­día en 2007 y dos ve­ces más en 2010 a pe­nas que en to­tal su­man más de una de­ce­na de años de pri­sión por de­li­tos de te­rro­ris­mo. Las Fuer­zas de Se­gu­ri­dad po­drían de­te­ner­lo ma­ña­na mien­tras se ba­ña, pe­ro, en su ca­so, la po­lí­ti­ca an­ti­te­rro­ris­ta le ha agra­cia­do con otro rit­mo.

El otro jo­ven que es­tá pro­gre­san­do en el or­ga­ni­gra­ma aber­za­le es Ho­dei Ote­gi (El­gói­bar, Gui­púz­coa, 1982), hi­jo del ex­por­ta­voz de Ba­ta­su­na Ar­nal­do Ote­gi (El­gói­bar, 1958). Ho­dei aún no ejer­ce un car­go ofi­cial en Bil­du y su pa­dre si­gue li­de­ran­do des­de la cár­cel el bra­zo po­lí­ti­co de la ban­da. Sin em­bar­go, ya ha ex­pre­sa­do pú­bli­ca­men­te su de­seo de dar el sal­to de­fi­ni­ti­vo a la po­lí­ti­ca.

Por lo pron­to, tras su pa­so por Se­gi, la can­te­ra ju­ve­nil de ETA, ha co­men­za­do a in­cre­men­tar sus apa­ri­cio­nes en ac­tos de la coa­li­ción aber­za­le. En ma­yo asis­tió a una mar­cha por las ca­lles de El­gói­bar pa­ra reivin­di­car la li­ber­tad de su pa­dre. Y ha­ce tres me­ses par­ti­ci­pó en el ini­cio de unas ex­ca­va­cio­nes que se rea­li­zan en el mis­mo pue­blo pa­ra lo­ca­li­zar y ex­hu­mar los ca­dá­ve­res de cua­tro in­de­pen­den­tis­tas vas­cos que ha­brían muer­to en los pri­me­ros me­ses de la Gue­rra Ci­vil.

En cuan­to a par­ti­ci­pa­ción po­lí­ti­ca, los mo­vi­mien­tos de Ho­dei se res­trin­gen por aho­ra a El­gói­bar, el mu­ni­ci­pio en el que

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.