Ha­ga­mos vo­tos por que la con­fron­ta­ción no ha­ya que­da­do gra­ba­da en su ADN co­mo una hue­lla inal­te­ra­ble

Tiempo - - OPINIÓN -

la nor­ma­li­za­ción de una so­cie­dad que aún es­tá muy en­fer­ma.

Tam­po­co es con­ve­nien­te la es­tra­te­gia de ne­gar­les el pan y la sal por par­te de los de­mó­cra­tas que han so­por­ta­do en su car­ne to­do el do­lor y el sa­cri­fi­cio de es­te ho­rror que ha em­pa­pa­do to­do du­ran­te dé­ca­das. No vie­nen con las me­jo­res cre­den­cia­les de con­vi­ven­cia, la ge­né­ti­ca de sus ideas en­tron­ca con lo peor que ha vi­vi­do es­te país tras la gue­rra ci­vil, y, sin em­bar­go, es­tán des­em­bar­can­do den­tro de las lí­neas que el Es­ta­do de De­re­cho ha fi­ja­do pa­ra la ex­pre­sión de reivin­di­ca­cio­nes le­gí­ti­mas en­tre las que se en­cuen­tra la de la in­de­pen­den­cia. Mien­tras sea así, so­lo po­de­mos ha­cer vo­tos por que la con­fron­ta­ción no ha­ya que­da­do gra­ba­da en su ADN co­mo una hue­lla inal­te­ra­ble.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.