In­cen­dio en la pis­ci­na olím­pi­ca

La exnadadora Pao­la Ti­ra­dos de­nun­cia las “coac­cio­nes” de An­na Ta­rrès, ce­sa­da tras 15 años co­mo se­lec­cio­na­do­ra de natación sin­cro­ni­za­da: “Nos obli­gó a fir­mar be­cas fal­sas”.

Tiempo - - ESPAÑA - POR PE­DRO GAR­CÍA

El ful­mi­nan­te des­pi­do de la se­lec­cio­na­do­ra na­cio­nal de natación sin­cro­ni­za­da, An­na Ta­rrès, des­pués de 15 años en el car­go y 55 me­da­llas en­tre jue­gos olím­pi­cos y cam­peo­na­tos mun­dia­les y eu­ro­peos, ha le­van­ta­do una tem­pes­tad que ha he­cho temblar los ci­mien­tos de una de las dis­ci­pli­nas más exi­to­sas del olim­pis­mo es­pa­ñol.

La exnadadora Pao­la Ti­ra­dos (Las Pal­mas, 1980) ha li­de­ra­do la car­ga con­tra su an­ti­gua en­tre­na­do­ra acu­sán­do­la de “hu­mi­lla­cio­nes” y “coac­cio­nes” de to­do ti­po y de ha­ber le­van­ta­do en torno a sus na­da­do­ras un sis­te­ma sec­ta­rio en el que “el mie­do a ser ex­pul­sa­da del equi­po” se im­po­nía a los “mé­to­dos in­hu­ma­nos” de Ta­rrès. Ti­ra­dos, que ad­mi­te ha­ber pa­sa­do años su­mi­da en una “pro­fun­da de­pre­sión”, re­co­no­ce ha­ber­se vis­to pre­sio­na­da y “obli­ga­da a fir­mar be­cas” que no ha­bía re­ci­bi­do, a pa­gar de su pro­pio di­ne­ro al­gu­nos en­tre­na­mien­tos, a to­mar an­ti­de­pre­si­vos pa­ra aguan­tar el rit­mo de los en­tre­na­mien­tos por pres­crip­ción de Ta­rrès e in­clu­so a en­cu­brir el ca­so de do­ping po­si­ti­vo de una com­pa­ñe­ra -Ra­quel Co­rral, en enero de 2007, an­tes de los cam­peo­na­tos del mun­do de Mel­bour­ne- que ha­bía con­su­mi­do can­na­bis y a la que “fi­nal­men­te se co­lo­có el car­tel de le­sio­na­da”.

Con es­tos in­gre­dien­tes, no es de ex­tra­ñar que la de­ci­sión del pre­si­den­te de la Real Fe­de­ra­ción Es­pa­ño­la de Natación (RFEN), Fernando Car­pe­na, de ce­sar de la no­che a la ma­ña­na a Ta­rrès me­dian­te una lla­ma­da te­le­fó­ni­ca ha­ya desata­do la gue­rra en­tre los que apo­yan a la en­tre­na­do­ra -co­mo las na­da­do­ras Ona Car­bo­nell y An­drea Fuen­tes, me­da­llis­tas en Lon­dres, que han sa­li­do a de­fen­der a su maes­tra- y las que han de­ci­di­do re­ve­lar los pa­de­ci­mien­tos que su­frie­ron a sus ór­de­nes. En es­te úl­ti­mo apar­ta­do, las ca­na­rias Pao­la Ti­ra­dos y Cris­ti­na Vio­lán han li­de­ra­do la car­ga. Pe­ro si Vio­lán se ha li­mi­ta­do a de­cir que Ta­rrès era “una ma­ni­pu­la­do­ra”, Ti­ra­dos, apar­ta­da del equi­po pre­ma­tu­ra­men­te en 2009 des­pués de ca­si dos dé­ca­das en la se­lec­ción, ha ido mu­cho más le­jos. Pre­gun­ta­da a las po­cas ho­ras del des­pi­do ex­prés de Ta­rrès, la na­da­do­ra, de 32 años, de­jó caer que “no te­nía na­da bueno que de­cir” de la ca­ta­la­na. Al se­gun­do las alar­mas sal­ta­ron y la mi­ra­das se di­ri­gie­ron a la Red: Ti­ra­dos ha­bía col­ga­do una car­ta en su web, fe­cha­da en abril de 2012 y ti­tu­la­da El por­qué, en la que se sin­ce­ra­ba re­co­no­cien­do y re­pa­san­do los abu­sos de po­der de su en­tre­na­do­ra y los chan­ta­jes, pre­sio­nes y boi­cots su­fri­dos du­ran­te sus años en la pis­ci­na.

Des­de Nue­va York, don­de se ha ido a vi­vir es­te ve­rano “pa­ra sa­lir ade­lan­te co­mo ar­qui­tec­ta, co­mo cual­quier es­pa­ñol más”, Ti­ra­dos atien­de la lla­ma­da de Tiem­po pa­ra de­jar cla­ro que “lo ocu­rri­do no es una ven­gan­za per­so­nal”, sino “el de­seo de que la gen­te se­pa la ver­dad”.

“Tó­ma­te es­tas pas­ti­llas”.

“La gen­te se pre­gun­ta­rá por qué no me que­jé an­tes, por qué no di­je na­da –cuen­ta Ti­ra­dos al otro la­do del te­lé­fono- y no es cier­to. A lo lar­go de es­tos años he man­da­do va­rias car­tas a la fe­de­ra­ción y al Con­se­jo Su­pe­rior de Deportes, he ha­bla­do con mu­cha gen­te, con mis ami­gos, con mi fa­mi­lia y con psi­có­lo­gos, y so­lo ellos sa­ben lo que he pa­sa­do”. Pa­ra ella “no ha si­do un pa­so fá­cil col­gar la car­ta”, y con­tar “to­do es­to” por­que “re­cor­dar­lo es muy du­ro”: “To­da­vía ten­go pe­sa­di­llas, no lo voy a ne­gar”, di­ce.

Sin du­da, lo más do­lo­ro­so pa­ra Ti­ra­dos fue lo ocu­rri­do en el pre­olím­pi­co de 2008. “A An­na se le abrió un ex­pe­dien­te dis­ci­pli­na­rio y lue­go un juez dio el ca­so por ce­rra­do, aun­que ella di­ga que si­gue abier­to. Lo que pa­só fue que des­pués de su­bir al po­dio a re­co­ger la me­da­lla ella vino y me la qui­tó de las ma­nos y me di­jo que no ha­bía he­cho na­da pa­ra con­se­guir­la, que no la me­re­cía y que se la iba a dar a su hi­ja por­que le iba a ha­cer mu­cha más ilu­sión”, con­fie­sa Ti­ra­dos. “To­da­vía no he re­ci­bi­do esa me­da­lla, y han pa­sa­do cua­tro años. Era mi re­com­pen­sa. ¡Có­mo se pue­de ser tan cruel! ¡Có­mo pu­do de­cir­me que no me la me­re­cía des­pués de tan­tos años en el equi­po, de una vi­da sa­cri­fi­ca­da por la natación sin­cro­ni­za­da y por tu país”, cuen­ta emo­cio­na­da. Lue­go lle­ga­ron los jue­gos olím­pi­cos y la na­da­do­ra fue sus­ti­tui­da por una le­sión, a pe­sar de que ella hi­zo pú­bli­co que se en­con­tra­ba re­cu­pe­ra­da: “Ac­to se­gui­do me bo­rra­ron del ma­pa”. La ten­sión ha­bía lle­ga­do al lí­mi­te.

Pe­ro el en­fren­ta­mien­to en­tre la se­lec­cio­na­do­ra y la na­da­do­ra ve­nía de le­jos. “Por mi ca­rác­ter yo nun­ca me he ca­lla­do las co­sas -re­cuer­da Ti­ra­dos-, pe­ro he lle­ga­do a po­ner­me de­lan­te de ella pa­ra ha­blar o pe­dir que me co­rri­gie­se y ella co­mo res­pues­ta ni me ha­bla­ba ni me mi­ra­ba, y cuan­do lo ha­cía era pa­ra hun­dir­me. Fue aco­so, co­mo el mob­bing que su­fren al­gu­nos em­plea­dos en las em­pre­sas. Y sé que otras chi­cas lo han su­fri­do y lo si­guen su­frien­do, pe­ro pre­fie­ren ca­llar­se y pen­sar en los re­sul­ta­dos de­por­ti­vos”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.