La no­men­cla­tu­ra

Co­mo an­tes en los paí­ses co­mu­nis­tas, las éli­tes nos pi­den aho­ra sa­cri­fi­cios en aras de hi­po­té­ti­cos be­ne­fi­cios.

Tiempo - - ESPAÑA -

en un pa­sa­do no tan le­jano, via­jé por pri­me­ra vez a un país co­mu­nis­ta cu­yo Go­bierno me asig­nó un vi­gi­lan­te pa­ra que hi­cie­se las ve­ces de guía tu­rís­ti­co. Du­ran­te las vi­si­tas a los palacios y mau­so­leos, me iba ex­pli­can­do los lo­gros re­vo­lu­cio­na­rios, ba­sa­dos en dos pre­mi­sas: pri­va­ción y san­ción. Pa­ra que en un fu­tu­ro pu­die­sen dis­fru­tar del pa­raí­so pro­me­ti­do, era im­pres­cin­di­ble que su ge­ne­ra­ción se sa­cri­fi­ca­se has­ta el pun­to de ofre­cer su pro­pia vi­da, con el ob­je­ti­vo de al­can­zar la fa­se su­pe­rior de la so­cie­dad co­mu­nis­ta. Aque­lla que pro­pug­na “de ca­da cual, se­gún sus ca­pa­ci­da­des; a ca­da cual, se­gún sus ne­ce­si­da­des”. Pa­ra edu­car en tan es­tric­tos prin­ci­pios era im­pres­cin­di­ble ac­tuar con ex­tre­mo ri­gor, in­clu­so con du­ras re­pre­sa­lias. To­do por el bien de la co­mu­ni­dad. Los vi­si­tan­tes oca­sio­na­les a la an­ti­gua Unión So­vié­ti­ca, Re­pú­bli­ca De­mo­crá­ti­ca Ale­ma­na, Chi­na o Cu­ba tu­vi­mos oca­sión de com­pro­bar que ha­cían tram­pas. Ha­bía una se­rie de mi­no­rías pri­vi­le­gia­das, di­ri­gen­tes y fun­cio­na­rios del par­ti­do úni­co, las éli­tes en­car­ga­das de la bu­ro­cra­cia es­ta­tal (la no­men­kla­tu­ra), que vi­vían co­mo po­ten­ta­dos, muy por en­ci­ma de las po­si­bi­li­da­des de los ciu­da­da­nos que su­frían to­do ti­po de ca­res­tías y pe­nu­rias. Aque­llo nos pa­re­cía una tre­men­da es­ta­fa.

Que­de cla­ro que no ten­go la me­nor in­ten­ción de com­pa­rar, ni re­mo­ta­men­te, la si­tua­ción de Ber­lín Orien­tal en 1989 con la de Ma­drid en 2012. Sin em­bar­go, veo una si­mi­li­tud, si quie­ren al­go re­mo­ta, y es que, co­mo su­ce­dió en aquel pe­rio­do his­tó­ri­co y aun­que sea por cau­sas e ideo­lo­gías an­ta­gó­ni­cas, aho­ra tam­bién se exi­gen sa­cri­fi­cios inasu­mi­bles en aras de hi­po­té­ti­cos be­ne­fi­cios que no aca­ban de lle­gar. Des­de ha­ce cua­tro años va­mos a peor y, aun­que en los pri­me­ros mo­men­tos de la cri­sis se man­te­nía vi­va la es­pe­ran­za de re­cu­pe­ra­ción (in­vi­si­bles bro­tes ver­des), aho­ra nos di­cen que na­da se­rá co­mo an­tes y que vi­vi­re­mos en la pre­ca­rie­dad y la incertidumbre du­ran­te mu­cho más

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.