La ma­yo­ría de la po­bla­ción ha su­fri­do de ma­ne­ra in­me­dia­ta y dra­má­ti­ca la ba­ja­da de ni­vel de vi­da

Tiempo - - ESPAÑA -

tiem­po. Pa­ra re­cu­pe­rar el ca­pi­tal que di­la­pi­da­mos en el pa­sa­do y pa­gar las ci­fras as­tro­nó­mi­cas del di­ne­ro que de­be­mos (el dé­fi­cit) no hay más re­me­dio que ajus­tar, re­cor­tar, su­pri­mir y eli­mi­nar no so­lo los gas­tos su­per­fluos, sino tam­bién gran par­te de los que creía­mos im­pres­cin­di­bles: sa­la­rios, sa­ni­dad, edu­ca­ción, ayu­da a la de­pen­den­cia, de­re­chos la­bo­ra­les y ser­vi­cios pú­bli­cos, to­do ello acom­pa­ña­do de una sig­ni­fi­ca­ti­va subida de im­pues­tos.

La ma­yo­ría de la po­bla­ción ha su­fri­do de ma­ne­ra in­me­dia­ta y dra­má­ti­ca la ba­ja­da de ni­vel de vi­da. El 52% de los jó­ve­nes es­pa­ño­les es­tán en pa­ro y mu­chos se ven for­za­dos a emi­grar. Es­ta mul­ti­tud de ciu­da­da­nos es­ta­ría me­jor dis­pues­ta a acep­tar el sa­cri­fi­cio si su­pie­ra que la pre­ca­rie­dad se re­par­te equi­ta­ti­va­men­te. Lo gra­ve es que con­vi­ve con una se­rie de pri­vi­le­gia­dos que se es­ca­pan del ri­gor pre­su­pues­ta­rio y, en vez de co­rrec­ti­vos, se les apli­can am­nis­tías fis­ca­les. E in­clu­so el go­bierno de turno les in­dul­ta cuan­do co­me­ten de­li­tos, co­mo ha su­ce­di­do con va­rios em­pre­sa­rios y al­gún ban­que­ro. Y eso es lo que re­sul­ta abo­mi­na­ble, que en es­te sis­te­ma tam­bién exis­ta una abo­rre­ci­ble no­men­kla­tu­ra que man­tie­ne sus pri­vi­le­gios a cos­ta de las apre­tu­ras del res­to de los ciu­da­da­nos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.