Evi­tar ten­ta­cio­nes

Tiempo - - ECONOMÍA -

El Ban­co Cen­tral Eu­ro­peo lo­gró fi­nal­men­te ini­ciar el pro­ce­so de re­la­ja­ción de los ti­pos de in­te­rés que pa­gan Es­pa­ña e Ita­lia por su deu­da pú­bli­ca. El anun­cio de que in­ter­ven­drá en los mer­ca­dos fue ca­paz por sí so­lo de in­ver­tir la ten­den­cia de las pri­mas de ries­go de am­bos paí­ses, aun­que con la con­di­ción pre­via de que quien quie­ra ayu­da de­be pe­dir­la. Ade­más, en el re­par­to de pa­pe­les que ha he­cho con el Me­ca­nis­mo de Es­ta­bi­li­dad Eu­ro­peo (MEDE), el BCE so­lo se en­car­ga­rá de ad­qui­rir deu­da pú­bli­ca a cor­to pla­zo en el mer­ca­do se­cun­da­rio y su­je­to a nor­mas es­tric­tas de con­di­cio­na­li­dad, es de­cir, que la so­li­ci­tud de ayu­da lle­va a ne­go­ciar un nue­vo me­mo­ran­do de con­di­cio­nes. Es­te ha si­do uno de los re­qui­si­tos que han exi­gi­do al­gu­nos so­cios co­mu­ni­ta­rios, en­ca­be­za­dos por Ale­ma­nia, pa­ra de­jar cla­ro que nin­gún Es­ta­do so­cio del eu­ro pue­de caer en la ten­ta­ción de de­jar de ha­cer los de­be­res de con­ten­ción del dé­fi­cit pú­bli­co y de­jar que de la pri­ma de ries­go se en­car­gue el BCE, por­que eso se­rá sen­ci­lla­men­te im­po­si­ble. Quien no cum­pla se que­da­rá sin ayu­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.