MÁS PO­DE­RO­SO

Tiempo - - ECONOMÍA -

ta Mag­na del país, aun­que han pues­to con­di­cio­nes, co­mo que no sea ili­mi­ta­do y que ha­ya con­trol par­la­men­ta­rio de la par­ti­ci­pa­ción de Ale­ma­nia en es­te fon­do co­mún.

El fa­llo del Cons­ti­tu­cio­nal ale­mán tu­vo co­mo con­se­cuen­cia in­me­dia­ta una nue­va caí­da de la pri­ma de ries­go es­pa­ño­la, de­bi­do a que un blo­queo ger­mano al MEDE ha­bría im­pe­di­do su pues­ta en mar­cha, lo que a su vez ha­bría he­cho im­po­si­ble la ayu­da fu­tu­ra a la com­pra de deu­da pú­bli­ca a lar­go pla­zo con fon­dos eu­ro­peos. El vis­to bueno del al­to tri­bu­nal fue una se­ñal de ali­vio pa­ra los mer­ca­dos, pe­ro una vez más la re­la­ja­ción de los di­fe­ren­cia­les se de­be pre­ci­sa­men­te a que los ana­lis­tas dan por se­gu­ro que habrá pe­ti­ción de in­ter­ven­ción y que aho­ra es po­si­ble ha­cer­lo. El MEDE so­lo es­ta­ba pen­dien­te de la fir­ma de Ale­ma­nia pa­ra po­ner­se en mar­cha tras un re­tra­so de mes y me­dio, ya que su en­tra­da en vi­gor es­ta­ba pre­vis­ta pa­ra el 1 de ju­lio pa­sa­do.

Nue­vo me­mo­ran­do.

Des­de la agen­cia de ca­li­fi­ca­ción Moody’s se se­ña­la­ba ha­ce pocos días que es­te me­ca­nis­mo es­ta­ble­ci­do por el BCE su­po­ne de he­cho que cual­quier país que desee que es­ta ins­ti­tu­ción en­tre en el mer­ca­do pa­ra re­la­jar su pri­ma de ries­go de­be­rá so­li­ci­tar la ayu­da com­ple­ta, ya que no es­tá pre­vis­to que se pue­da pe­dir so­lo la en­tra­da del BCE en la com­pra de deu­da a cor­to pla­zo en los mer­ca­dos se­cun­da­rios. La so­li­ci­tud de­be ser pa­ra to­do, aun­que lue­go no sea ne­ce­sa­rio que in­ter­ven­gan a la vez el Ban­co Cen­tral Eu­ro­peo y los fon­dos eu­ro­peos de es­ta­bi­li­dad. Pe­ro, en cual­quier ca­so, lo que sí habrá es una nue­va ne­go­cia­ción de con­di­cio­nes a tra­vés de un me­mo­ran­do de acuer­do (MOU, por sus si­glas en inglés).

Es­te pro­ce­so ne­go­cia­dor, que de acuer­do con la Co­mi­sión Eu­ro­pea no se­ría ex­ce­si­va­men­te du­ro, de­ja­ría pues­tas por es­cri­to las con­di­cio­nes que los go­bier­nos de am­bos paí­ses de­ben cum­plir en ca­so de que pi­dan ayu­da pa­ra re­cor­tar los ti­pos de in­te­rés que pa­gan por sus emi­sio­nes de deu­da pú­bli­ca. Abrir es­te me­lón con un pro­ce­so elec­to­ral abier­to (en Es­pa­ña hay elec­cio­nes au­to­nó­mi­cas en Ga­li­cia y el País Vas­co el 21 de oc­tu­bre) no es un pla­to de gus­to pa­ra nin­gún go­bierno, por mu­cho que des­de Bru­se­las se di­ga que las con­di­cio­nes a im­po­ner a Es­pa­ña no se­rían muy di­fe­ren­tes de las que ya tie­ne por ha­ber pe­di­do un año de apla­za­mien­to en el cum­pli­mien­to de los ob­je­ti­vos de dé­fi­cit pú­bli­co.

El po­der del BCE va en au­men­to. El Ban­co Cen­tral Eu­ro­peo na­ció jun­to al eu­ro con el en­car­go, ca­si úni­co, de con­tro­lar la in­fla­ción en la zo­na. Pe­ro la ac­tual cri­sis ha pues­to de ma­ni­fies­to que su otra fun­ción, la de man­te­ner la es­ta­bi­li­dad de la mo­ne­da co­mún, ne­ce­si­ta un ban­co cen­tral con mu­cha más ca­pa­ci­dad de ac­tua­ción. De mo­men­to ha su­ma­do la de po­der in­ter­ve­nir en los mer­ca­dos de deu­da a cor­to. Pa­ra 2014 se ha­rá car­go de la su­per­vi­sión, con­trol y san­ción de to­dos los bancos pri­va­dos de la Eu­ro­zo­na, in­de­pen­dien­te­men­te de su ta­ma­ño. La unión fi­nan­cie­ra con­tri­bui­rá a rom­per el círcu­lo vi­cio­so en­tre ries­go del país y el de su ban­ca, y vi­ce­ver­sa.

En pa­la­bras del co­mi­sa­rio eu­ro­peo Joa­quín Al­mu­nia, las con­di­cio­nes no dis­ta­rían mu­cho de las ac­tua­les, aun­que lo que se­gu­ra­men­te sí in­cor­po­ra­ría el nue­vo me­mo­ran­do se­ría un con­trol más es­tric­to de su cum­pli­men­to, tan­to en los már­ge­nes de os­ci­la­ción co­mo en las fe­chas, así co­mo un es­fuer­zo adi­cio­nal de trans­pa­ren­cia pa­ra con las au­to­ri­da­des co­mu­ni­ta­rias. Lo que ocu­rre en el fon­do es que la ex­pre­sión “no muy di­fe­ren­tes” im­pli­ca que habrá di­fe­ren­cias y eso se tra­du­ce siem­pre en el en­du­re­ci­mien­to de al­gu­nas de las me­di­das de ajus­te ya to­ma­das por Es­pa­ña. Y eso es lo que Ma­riano Ra­joy quie­re evi­tar an­tes de las elec­cio­nes del día 21 de oc­tu­bre.

¿Se­rá ca­paz de lle­gar a esa fe­cha sin te­ner que en­viar la car­ta de so­li­ci­tud de ayu­da? To­do va a de­pen­der de dos co­sas. La pri­me­ra, que los mer­ca­dos no aprie­ten lo su­fi­cien­te co­mo pa­ra vol­ver a ha­cer in­sos­te­ni­ble la pri­ma de ries­go. La se­gun­da, que no lo pi­da Ita­lia, que de mo­men­to es­tá có­mo­da vien­do su di­fe­ren­cial con el bono ale­mán al­re­de­dor de 50 pun­tos bá­si­cos por de­ba­jo del que su­fre Es­pa­ña. La re­la­ja­ción de los ti­pos tras el anun­cio de Ma­rio Drag­hi ha si­do apro­ve­cha­da por el Te­so­ro es­pa­ñol pa­ra ha­cer al­gu­na subas­ta por sor­pre­sa, co­mo los 6.000 mi­llo­nes que ha emi­ti­do es­ta úl­ti­ma se­ma­na en le­tras a seis me­ses pa­ra ce­dér­se­los al FROB y que es­te or­ga­nis­mo pue­da in­yec­tar de for­ma in­me­dia­ta 4.500 mi­llo­nes al ca­pi­tal de Ban­kia. Es­to re­du­ce tam­bién las ne­ce­si­da­des de di­ne­ro a cor­to pla­zo, lo que da un res­pi­ro adi­cio­nal al Eje­cu­ti­vo. La du­da es si se­rá su­fi­cien­te o los mer­ca­dos reanu­da­rán sus ata­ques.

Nue­va eta­pa. Al ac­tual pre­si­den­te del Ban­co Cen­tral Eu­ro­peo, Ma­rio Drag­hi, le ha to­ca­do vi­vir el ma­yor cam­bio re­gis­tra­do en la ins­ti­tu­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.