La de­cep­ción de Oba­ma

El pre­si­den­te es­ta­dou­ni­den­se so­lo ha si­do un go­ber­nan­te rea­lis­ta, con fa­llos y acier­tos, pe­ro de lo me­jor que se ha vis­to en EEUU des­de ha­ce dé­ca­das.

Tiempo - - TURNO DE PALABRA -

sa­bi­do es que los po­lí­ti­cos tien­den a no cum­plir sus pro­me­sas elec­to­ra­les, in­clu­so a ol­vi­dar­las una vez ga­na­dos los co­mi­cios. Du­ran­te la cam­pa­ña, lo tie­nen to­do cla­ro, cuen­tan con una so­lu­ción pa­ra ca­da pro­ble­ma, por di­fí­cil que sea, y mues­tran una ad­mi­ra­ble se­gu­ri­dad en sí mis­mos y en el pro­yec­to que ofre­cen. Des­pués, to­do son re­nun­cias, aban­do­nos y a ve­ces de­ci­sio­nes dia­me­tral­men­te opues­tas a lo pro­me­ti­do, que a me­nu­do cau­san de­cep­ción e in­dig­na­ción en­tre sus vo­tan­tes. ¿Mien­ten a sa­bien­das, so­lo pa­ra al­zar­se con el triun­fo? Es pro­ba­ble que en bas­tan­tes ca­sos sea así, apli­can­do la cí­ni­ca fór­mu­la de Grou­cho Marx: “El se­cre­to del éxi­to es la hon­ra­dez; ol­ví­de­la y la co­sa es­tá he­cha”. Otras ve­ces, sin em­bar­go, lo que les ha­ce cam­biar de pla­nes –co­mo ha con­fe­sa­do can­do­ro­sa­men­te Ma­riano Ra­joy- es el cho­que con la reali­dad... que por lo vis­to des­co­no­cían cuan­do hi­cie­ron sus pro­yec­tos, lo cual no di­ce de­ma­sia­do en su fa­vor.

Pe­ro la pre­gun­ta que los vo­tan­tes ra­ra vez sue­len ha­cer­se es si no son ellos mis­mos los que em­pu­jan a los can­di­da­tos a exa­ge­rar lo ta­jan­te de los re­me­dios que pro­po­nen o sus cer­te­zas pro­gra­má­ti­cas. ¿Les vo­ta­rían si se mos­tra­sen rea­lis­tas, per­ple­jos, va­ci­lan­tes an­te la com­ple­ji­dad de los pro­ble­mas? ¿Si ofre­cie­sen in­ten­tar ca­mi­nos, en lu­gar de dar­los ya por se­gu­ros y re­co­rri­dos has­ta la me­ta? ¿Si pi­die­ran sa­cri­fi­cios en lu­gar de ga­ran­ti­zar con­fort y abun­dan­cia, in­clu­so tra­zan­do un ho­ri­zon­te de “san­gre, su­dor y lá­gri­mas” co­mo Chur­chill en su fa­mo­sa aren­ga? Mi im­pre­sión es que la ma­yo­ría de los ciu­da­da­nos no bus­ca ele­gir hom­bres res­pon­sa­bles pe­ro fa­li­bles, sino en­con­trar su­per­hom­bres om­ni­po­ten­tes que les sa­quen ca­si por arte de ma­gia las castañas del fue­go sin exi­gir­les es­fuer­zos... o al me­nos gen­te con la su­fi­cien­te ca­pa­ci­dad his­trió­ni­ca pa­ra fin­gir ser­lo. Si es cier­to que a los po­lí­ti­cos elec­tos se les juz­ga por lo que pro­me­tie­ron y no cum­plen, tam­bién de­be­ría juz­gar­se a los vo­tan­tes por las pro­me­sas con­so­la­do­ras pe­ro in­ve­ro­sí­mi­les que exi­gie­ron co­mo pre­cio de sus su­fra­gios...

El ca­so de Ba­rack Oba­ma es muy es­pe­cial. Fue aco­gi­do –no so­lo en Es­ta­dos Uni­dos, sino en el mun­do en­te­ro­co­mo una es­pe­cie de re­den­tor uni­ver­sal: el gro­tes­co epi­so­dio de su pre­mio No­bel de la Paz a tí­tu­lo an­ti­ci­pa­do es mues­tra feha­cien­te de ello. Des­pués, du­ran­te los años de su man­da­to, se ha con­ver­ti­do ca­si en un tó­pi­co ha­blar de la “de­cep­ción” que ha pro­vo­ca­do. Pe­ro ¿qué otra co­sa po­día es­pe­rar­se, da­das las des­me­su­ra­das ex­pec­ta­ti­vas que ha­bía des­per­ta­do? ¿Es su cul­pa no ha­ber si­do al­go así co­mo el sir Ga­lahad afro­ame­ri­cano, re­den­tor de la po­lí­ti­ca? En efec­to, so­lo ha si­do un go­ber­nan­te rea­lis­ta, con fa­llos y acier­tos, pe­ro de lo me­jor que se ha vis­to en Es­ta­dos Uni­dos des­de ha­ce dé­ca­das. No ha re­suel­to las ago­nías eco­nó­mi­cas de la cri­sis, ni ha lo­gra­do la nue­va le­gis­la­ción mi­gra­to­ria tan ne­ce­sa­ria pa­ra evi­tar abu­sos (aun­que ha lo­gra­do fre­nar la de­por­ta­ción de jó­ve­nes sin pa­pe­les), ni ha des­pe­na­li­za­do las drogas, ni... Pe­ro ha lle­va­do a ca­bo la re­for­ma de la pro­tec­ción sa­ni­ta­ria que pro­me­tió (le ha cau­sa­do más pro­ble­mas de po­pu­la­ri­dad cum­plir su pro­me­sa que in­cum­plir­la), ha ce­rra­do el ca­pí­tu­lo bé­li­co de Irak y ha mos­tra­do en múl­ti­ples as­pec­tos la men­ta­li­dad abier­ta y avan­za­da que se es­pe­ró de él. Si lo­gra la re­lec­ción, se­gu­ro que me­jo­ra es­te tan­teo y de­cep­cio­na a quie­nes a to­da cos­ta quie­ren que sea de­cep­cio­nan­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.