Co­lom­bia, una opor­tu­ni­dad pa­ra la paz

Por quin­ta vez Go­bierno y FARC se sen­ta­rán a ne­go­ciar un pro­ce­so de paz, una de­ci­sión que la ciu­da­da­nía ha aco­gi­do con es­pe­ran­za y al­go de cau­te­la. A pe­sar de los an­te­ce­den­tes, es­ta oca­sión po­dría ser la de­fi­ni­ti­va.

Tiempo - - MUNDO -

Afi­na­les de agos­to se fil­tró la no­ti­cia de que el Go­bierno te­nía in­ten­ción de ne­go­ciar con las FARC un pro­ce­so ha­cia la paz. Hu­bo un ma­yo­ri­ta­rio mur­mu­llo de es­pe­ran­za, pe­ro tam­bién em­pe­za­ron los re­cha­zos lla­ma­ti­vos, aun­que mi­no­ri­ta­rios. An­te el des­bor­da­mien­to de los ru­mo­res, el pre­si­den­te San­tos se vio obli­ga­do a ade­lan­tar ex­pli­ca­cio­nes an­te la opinión pú­bli­ca pa­ra dar­le ca­rác­ter ofi­cial a las ne­go­cia­cio­nes con la cin­cuen­te­na­ria gue­rri­lla de las FARC, y lo hi­zo de for­ma so­lem­ne el pa­sa­do día 3 de sep­tiem­bre en una com­pa­re­cen­cia en ra­dio y te­le­vi­sión ro­dea­do de su Go­bierno y de los al­tos man­dos mi­li­ta­res. Es la cuar­ta vez que el Go­bierno co­lom­biano se dis­po­ne a ne­go­ciar con la gue­rri­lla, las otras tres fra­ca­sa­ron por di­ver­sos mo­ti­vos, pe­ro en es­ta oca­sión, pien­san bue­na par­te de los ana­lis­tas, la aven­tu­ra pue­de co­ro­nar­se con éxi­to.

Ha si­do una sor­pre­sa ines­pe­ra­da, ya que el pre­si­den­te San­tos, des­de que subió al po­der, nun­ca ha­bía alu­di­do a la po­si­bi­li­dad de fir­mar la paz, ni a la in­ten­ción de en­ta­blar ne­go­cia­cio­nes. Se ocu­pa­ba de man­te­ner una fuer­te pre­sión mi­li­tar con­tra la gue­rri­lla, pe­ro evi­ta­ba me­ter­la en el dis­cur­so po­lí­ti­co. El es­tri­bi­llo de es­te se ba­sa­ba en la pro­me­sa de una pros­pe­ri­dad de­mo­crá­ti­ca que es­ta­ba con­si­guien­do cre­cer a un rit­mo del 7%, uno de los más al­tos de La­ti­noa­mé­ri­ca. Tra­ta­ba de que la eco­no­mía avan­za­ra a lo­mos de cin­co lo­co­mo­to­ras, que son la agri­cul­tu­ra, las in­fraes­truc­tu­ras, la in­no­va­ción, la vi­vien­da y la mi­ne­ría.

Las FARC, Fuer­zas Ar­ma­das Re­vo­lu­cio­na­rias de Co­lom­bia, son la gue­rri­lla más an­ti­gua de Amé­ri­ca, un con­ti­nen­te car­ga­do de aven­tu­ras y gue­rri­llas, en­tre las que fi­gu­ra la bo­li­via­na ca­pi­ta­nea­da por el Che Gue­va­ra y, an­tes, la vic­to­rio­sa de Fi­del Cas­tro, la ma­dre de to­das. Lle­van cin­cuen­ta años dis­pa­ran­do ti­ros, ma­tan­do y se­cues­tran­do en nom­bre de una hi­po­té­ti­ca vic­to­ria pa­ra es­ta­ble­cer una re­vo­lu­ción fe­liz, car­ga­da de pros­pe­ri­dad y de jus­ti­cia.

Eu­fo­ria es­pe­ran­za­da.

A lo lar­go de me­dio si­glo amon­to­nó ca­dá­ve­res so­bre ca­dá­ve­res, de los otros y de los su­yos. Mi­les. Ma­ta­ban y mo­rían. Dos ver­bos con­ju­ga­dos con frui­ción en el mar­ti­ri­za­do país. El fun­da­dor fue Manuel Ma­ru­lan­da, co­no­ci­do co­mo Ti­ro­fi­jo por su ha­bi­li­dad pa­ra dis­pa­rar con ar­mas de fue­go, ati­nan­do siem­pre en la diana de sus blan­cos, que so­lían ser per­so­nas. Li­de­ró las FARC has­ta su muer­te en 2008, a los 78 años. Era el gue­rri­lle­ro más ve­te­rano del pla­ne­ta y mu­rió de muer­te na­tu­ral. La muer­te de Ti­ro­fi­jo, to­da una le­yen­da, con­tri­bu­yó al de­te­rio­ro pro­gre­si­vo de las FARC an­te la pre­sión del ejér­ci­to co­lom­biano, que en ac­cio­nes ca­li­fi­ca­das de es­pec­ta­cu­la­res aca­bó con las vi­das de co­man­dan­tes tan im­por­tan­tes co­mo Al­fon­so Cano, Raúl Reyes e Iván Ríos. Se cal­cu­la que la gue­rri­lla cuen­ta hoy con unos 9.000 hom­bres ar­ma­dos, mu­chos me­nos de los 22.000 con que con­ta­ba ha­ce diez años. Ha per­di­do mu­chos com­ba­tien­tes y en torno a ellos ha cre­ci­do el re­cha­zo so­cial, ya que su vio­len­cia lo ha con­ta­mi­na­do to­do, y mu­cho más des­de que el nar­co­trá­fi­co y los se­cues­tros se con­vir­tie­ron en la prin­ci­pal fuen­te de fi­nan­cia­ción.

La so­cie­dad co­lom­bia­na vi­ve as­fi­xia­da por la vio­len­cia, eso ex­pli­ca que el anun­cio de las ne­go­cia­cio­nes de paz pro­du­je­ra una gran eu­fo­ria es­pe­ran­za­da. Se­gún una en­cues­ta del Cen­tro Na­cio­nal de Con­sul­to­ría, di­vul­ga­da por el pe­rió­di­co El Tiem­po, un 78% apo­ya el acuer­do de ne­go­cia­ción. Pa­ra que la eu­fo­ria no se des­bor­da­ra, y con el fin de man­te­ner­la en unas tem­pe­ra­tu­ras más se­re­nas, el ex­vi­ce­pre­si­den­te Hum­ber­to de la Ca­lle, coor­di­na­dor de los cin­co ne­go­cia­do­res de­sig­na­dos por el pre­si­den­te San­tos, ha ma­ni­fes­ta­do que no se de­be mul­ti­pli­car el op­ti­mis­mo, ya que no hay soluciones má­gi­cas y la ex­pe­rien­cia acon­se­ja fo­men­tar cier­tas do­sis de es­cep­ti­cis­mo.

El anun­cio es el fru­to de las ne­go­cia­cio­nes a lo lar­go de seis me­ses en La Ha­ba­na, en don­de se reunie­ron emi­sa­rios del Go­bierno con al­tos res­pon­sa­bles de la gue­rri­lla, en­tre los que fi­gu­ra­ba Sandra, que fue com­pa­ñe­ra sen­ti­men­tal de Ti­ro­fi­jo du­ran­te sus quin­ce úl­ti­mos años de vi­da. El má­xi­mo je­fe de las FARC, Ti­mo­chen­ko, al igual que el pre­si­den-

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.