Los detectives fi­ló­so­fos

Los es­cri­to­res po­li­cia­les se han con­ver­ti­do en las fuen­tes pe­rio­dís­ti­cas más bus­ca­das pa­ra ha­blar de sus paí­ses.

Tiempo - - VISIONES -

no to­das las no­ve­las po­li­cia­les son igua­les. Ni sus detectives. Ni sus paí­ses. Por ejem­plo, el ins­pec­tor Wa­llan­der crea­do por Hen­ning Man­kell es hos­co, in­co­rrup­ti­ble, y si­gue es­cru­pu­lo­sa­men­te los pro­ce­di­mien­tos le­ga­les. Sueco. El de An­drea Ca­mi­lle­ri, Sal­vo Mon­tal­bano, es co­mi­lón, di­ver­ti­do y la mi­tad de las co­sas que ha­ce son ile­ga­les. Ita­liano. Del Sur.

Cual­quier com­pa­ra­ción lo con­fir­ma: en El hom­bre in­tran­qui­lo, Wa­llan­der re­ci­be la no­ti­cia de que va a ser abue­lo. Se pre­gun­ta a cuál de sus com­pa­ñe­ros le pue­de con­tar la ma­ra­vi­llo­sa no­ti­cia. Com­pren­de que a nin­guno. Es un te­ma de­ma­sia­do per­so­nal, y so­lo lle­va tra­ba­jan­do con ellos unas cua­tro dé­ca­das.

En cam­bio Mon­tal­bano, en La edad de la du­da, no sa­be có­mo elu­dir una reunión de tra­ba­jo abu­rri­da. La so­lu­ción: se in­ven­ta un hi­jo que, se­gún di­ce, ago­ni­za en el hos­pi­tal.

Otra evi­den­cia: en Pi­san­do los ta­lo­nes, es ase­si­na­do un com­pa­ñe­ro que lle­va años tra­ba­jan­do con Wa­llan­der, y lo con­si­de­ra su me­jor ami­go. So­lo tras su muer­te, el ins­pec­tor des­cu­bre que su ami­go era ho­mo­se­xual y es­ta­ba lia­do con un si­có­pa­ta. Amis­tad a la sue­ca. En cam­bio, en mu­chas no­ve­las, Mon­tal­bano man­da a uno de sus com­pa­ñe­ros a acos­tar­se con las sos­pe­cho­sas pa­ra sa­car­les in­for­ma­ción. Tra­ba­jo a la ita­lia­na.

Si al­gu­na vez esos dos po­li­cías hu­bie­sen te­ni­do que tra­ba­jar jun­tos, Wa­llan­der ha­bría su­fri­do una de­pre­sión. Y Mon­tal­bano le ha­bría ro­ba­do la tar­je­ta de cré­di­to.

Na­da es ca­sual. Man­kell y Ca­mi­lle­ri cons­tru­yen sus per­so­na­jes a par­tir de su ex­pe­rien­cia. En­car­nan en ellos lo bueno y lo ma­lo de sus so­cie­da­des. Y por eso, se han con­ver­ti­do en las fuen­tes pe­rio­dís­ti­cas más bus­ca­das pa­ra ha­blar de sus paí­ses.

El grie­go Pe­tros Mar­ka­ris, por ejem­plo, es un so­li­ci­ta­do in­tér­pre­te de la cri­sis de su país. Lle­na pá­gi­nas de pe­rió­di­cos in­ter­na­cio­na­les y de­cla­ra en ca­na­les de te­le­vi­sión de to­do el mun­do. Lo mis­mo ha­ce el me­xi­cano Élmer Mendoza, es­pe­cia­lis­ta en nar­cos, de­ca­pi­ta­cio­nes y ru­tas de la co­ca, tan­to en la fic­ción po­li­cial co­mo en su no me­nos po­li­cial reali­dad.

Los es­cri­to­res siem­pre han si­do con­sul­ta­dos so­bre las reali­da­des so­cia­les de sus paí­ses. Son ar­ti­cu­la­dos al ha­blar, leen y es­cri­ben pe­rió­di­cos, ca­re­cen de in­tere­ses po­lí­ti­cos (al me­nos en teo­ría), y so­bre to­do, ga­nan me­nos di­ne­ro que los can­tan­tes o los pin­to­res, de mo­do que no re­cha­zan los en­car­gos pe­rio­dís­ti­cos. Pe­ro an­tes, el es­cri­tor ofi­cial era un se­ñor se­su­do y, de ser po­si­ble, di­fí­cil de leer. Malraux, Ne­ru­da o Sa­ra­ma­go no es­cri­bían best-sellers. Se les con­si­de­ra­ba es­pe­cial­men­te in­te­li­gen­tes pre­ci­sa­men­te por­que no to­do el mun­do po­día leer­los.

En cam­bio, la opinión pú­bli­ca des­pre­cia­ba a au­to­res de gé­ne­ro, co­mo John Le Ca­rré, in­ven­tor del es­pía Smi­ley. Le Ca­rré, que ha­bía si­do es­pía él mis­mo, sin du­da era una fuen­te fia­ble pa­ra ha­blar de la Gue­rra Fría. Pe­ro en ese en­ton­ces su­fría el des­dén de los in­te­lec­tua­les con­tra los es­cri­to­res “co­mer­cia­les”. Al pa­re­cer, si ga­na­bas di­ne­ro, te­nías que ser por fuer­za un des­ce­re­bra­do.

El cam­bio de es­ta­tus de los es­cri­to­res po­li­cia­les so­lo ad­mi­te dos ex­pli­ca­cio­nes: o el ca­pi­ta­lis­mo ha triun­fa­do por com­ple­to, y el más lis­to es el que más ven­de, o la reali­dad se pa­re­ce ca­da vez más a una no­ve­la de se­rie ne­gra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.