His­to­rias de la Ofi­ci­na

El análisis más do­cu­men­ta­do y ri­gu­ro­so del om­ni­po­ten­te FBI.

Tiempo - - SELECTOR - LUIS AL­GO­RRI

De vez en cuan­do Is­lan­dia, ade­más de vol­ca­nes, pro­du­ce ge­nios. Es el ca­so de es­ta mu­jer, que asom­bró a los lec­to­res de me­dio mun­do con Ro­sa can­di­da y que aho­ra plan­tea un via­je por su pro­pio país, por Is­lan­dia, que es en reali­dad un via­je ha­cia el in­te­rior de la pro­ta­go­nis­ta: el de­seo, el amor, la amis­tad, la ma­ter­ni­dad, vis­tas a tra­vés de un pai­sa­je que se va de­te­rio­ran­do sin re­me­dio. Co­mo la mu­jer que ha­bla. sa­be­mos por la te­le­vi­sión en blan­co y ne­gro que el FBI es un asun­to es­tric­ta­men­te ci­ne­ma­to­grá­fi­co que es­tá en es­te mun­do pa­ra la pro­mo­ción del som­bre­ro bor­sa­lino. Nun­ca que­dó cla­ro si eran los bue­nos o los ma­los. Al­gu­nos de nues­tros más ave­za­dos in­ves­ti­ga­do­res si­guen dis­cu­tien­do so­bre si Ed­gar J. Hoo­ver (en la fo­to) era un ti­po que se ves­tía co­mo Pas­to­ra Im­pe­rio en cuan­to se que­da­ba so­lo o si era un mal bi­cho co­mún y co­rrien­te. Ha­ce fal­ta que un pe­rio­dis­ta de in­ves­ti­ga­ción (de los de ver­dad) del ta­ma­ño de Tim Wei­ner, re­por­te­ro del New York Ti­mes y ga­na­dor del Pu­lit­zer, se zam­bu­lla en cien­tos de mi­les de do­cu­men­tos pa­ra desechar esos tó­pi­cos. Wei­ner no in­ven­ta ni su­po­ne ni gol­pea la ca­be­za de na­die con ti­tu­la­res apo­ca­líp­ti­cos: tan so­lo cuen­ta lo que ha en­con­tra­do, que es mu­chí­si­mo; ana­li­za los da­tos, sa­ca con­clu­sio­nes ló­gi­cas y, en el más arries­ga­do de los ca­sos, de­du­ce. Eso y no otra co­sa es ha­cer his­to­ria con­tem­po­rá­nea, pa­ra es­car­nio de píos y cé­sa­res. Así, nos en­con­tra­mos an­te un vo­lu­men de 670 pá­gi­nas en el que más de cien son de no­tas y re­fe­ren­cias bi­blio­grá­fi­cas. Así el lec­tor va des­cu­brien­do có­mo un ser­vi­cio al ciu­da­dano se con­vir­tió en un ins­tru­men­to de ma­ni­pu­la­ción po­lí­ti­ca. Así no ex­tra­ña ver una in­ter­pre­ta­ción po­co co­mún de los ase­si­na­tos de Ro­bert Kennedy y Mar­tin L. King. Así se en­tien­de me­jor quié­nes eran, o son los enemi­gos. Y de quién.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.