Las tri­bu­la­cio­nes del jo­ven Fe­de­ri­co

Na­ce Fe­de­ri­co al que un pa­dre bru­tal mar­ti­ri­zó en su in­fan­cia y ju­ven­tud.

Tiempo - - HISTORIAS DE LA HISTORIA -

Los re­cor­tes que su­fri­mos ac­tual­men­te nos pa­re­cen al­go sin pre­ce­den­tes, pe­ro la His­to­ria siem­pre tie­ne ejem­plos del pa­sa­do. Si creen que An­ge­la Mer­kel es du­ra, se­pan lo que hi­zo Fe­de­ri­co Gui­ller­mo I, pa­dre del fu­tu­ro Fe­de­ri­co el Gran­de, al día si­guien­te de su­bir al trono de Pru­sia: des­pi­dió a to­dos los cor­te­sa­nos, re­du­jo las ca­ba­lle­ri­zas reales de 1.000 a 30 ca­ba­llos, ba­jó un 80% el suel­do de los fun­cio­na­rios, exi­gién­do­les ma­yor de­di­ca­ción, y de­jó de pa­gar tres cuar­tas par­tes de las pen­sio­nes. El presupuesto pú­bli­co ba­jó de 250.000 tá­le­ros a 50.000.

Aus­te­ri­dad y tra­ba­jo, esa era la úni­ca ac­ti­tud an­te la vi­da que to­le­ra­ba Fe­de­ri­co Gui­ller­mo... na­tu­ral­men­te acom­pa­ña­das de una dis­ci­pli­na cas­tren­se que le ga­na­ría el apo­do de el Rey sar­gen­to. Hay que re­co­no­cer que su in­fle­xi­bi­li­dad en el aho­rro y la pro­duc­ti­vi­dad sen­tó las ba­ses pa­ra que Pru­sia se con­vir­tie­ra en una gran po­ten­cia, y mar­có unas ca­rac­te­rís­ti­cas del Es­ta­do ale­mán que han lle­ga­do has­ta nues­tros días. Pe­ro la fal­ta de hu­ma­ni­dad del Rey sar­gen­to le hi­zo odio­so pa­ra to­do el mun­do. Ca­da vez que sa­lía de su pa­la­cio en Ber­lín, las ca­lles se va­cia­ban, co­mo si la gen­te hu­bie­ra vis­to al mis­mí­si­mo dia­blo.

La mis­ma an­ti­pa­tía y mie­do que ins­pi­ra­ba en sus súb­di­tos sen­tía su fa­mi­lia. Su es­po­sa, Sofía Do­ro­tea, era de una di­nas­tía mu­cho más ele­va­da que los in­sig­ni­fi­can­tes Hohen­zo­llern. Era una Han­no­ver, hi­ja y her­ma­na de reyes de In­gla­te­rra, y Fe­de­ri­co Gui­ller­mo la odia­ba por ello, ex­ten­dien­do la in­qui­na a la hi­ja, Gui­ller­mi­na. Pe­ro eso no se­ría na­da com­pa­ra­do con la cruel re­la­ción que el Rey sar­gen­to man­ten­dría con su he­re­de­ro.

Edu­ca­ción es­par­ta­na.

El prín­ci­pe Fe­de­ri­co na­ció en 1712, des­pués de que los dos pri­me­ros hi­jos va­ro­nes mu­rie­sen muy pe­que­ños. Tam­po­co es­te pa­re­cía que fue­se a durar mu­cho, pues era de com­ple­xión en­de­ble, aun­que tras su po­bre fí­si­co se iba a re­ve­lar, an­dan­do el tiem­po, un hom­bre de hie­rro. El Rey sar­gen­to de­ci­dió en­du­re­cer a su he­re­de­ro con un ré­gi­men de edu­ca­ción es­par­ta­na.

El so­be­rano de Pru­sia vi­vía ca­si en la po­bre­za, en su me­sa so­lo se co­mía so­pa o car­ne her­vi­da, y cuan­do un mi­nis­tro se que­da­ba a co­mer por cues­tio­nes de tra­ba­jo se le ha­cía pa­gar su al­muer­zo co­mo si es­tu­vie­se en una can­ti­na, mien­tras que la rei­na y la prin­ce­sa, si que­rían un ves­ti­do nue­vo, es­ta­ban obli­ga­das a co­ser­lo ellas mis­mas. El úni­co ca­pri­cho que se per­mi­tía Fe­de­ri­co Gui­ller­mo, des­pués de una jor­na­da de tra­ba­jo que em­pe­za­ba al al­ba, era una ja­rra de cer­ve­za y una pi­pa en su Ta­baks­ko­lle­gium, co­mo se lla­ma­ban en Ale­ma­nia las reunio­nes de fu­ma­do­res. Allí char­la­ba en con­fian­za con sus vie­jos com­pa­ñe­ros de ar­mas en un am­bien­te cuar­te­le­ro. Sus in­ten­tos de in­te­grar en él al he­re­de­ro fue­ron ne­fas­tos, al prin­ci­pi­to le ate­rro­ri­za­ba el Ta­baks­ko­lle­gium.

A la fru­ga­li­dad y fé­rrea dis­ci­pli­na en la que cre­ció el fu­tu­ro Fe­de­ri­co el Gran­de hay que aña­dir un pro­gra­ma edu­ca­ti­vo de­sola­dor. Se apo­ya­ba fun­da­men­tal­men­te en dos dis­ci­pli­nas: el ca­te­cis­mo lu­te­rano y una ago­ta­do­ra ins­truc­ción mi­li­tar. Na­da de la­tín, mú­si­ca, li­te­ra­tu­ra o fran­cés, que en­tra­ban en la nor­mal bue­na edu­ca­ción en las cla­ses al­tas, ni mu­cho me­nos fi­lo­so­fía.

Sin em­bar­go, el ti­ro le sa­lió por la cu­la­ta al Rey sar­gen­to. El aya del he­re­de­ro era una pro­tes­tan­te fran­ce­sa exi­la­da que le en­se­ñó su len­gua an­tes que el ale­mán. Fe­de­ri­co fir­ma­ría to­da su vi­da Fré­dé­ric, que es la for­ma fran­ce­sa de es­te nom­bre, y se­ría un en­tu­sias­ta de la cul­tu­ra ga­la, la co­sa que más de­tes­ta­ba su pa­dre. Y si es­te des­pre­cia­ba la mú­si­ca, Fe­de­ri­co sa­lió con un ta­len­to mu­si­cal in­na­to, que le lle­va­ría a ser un ex­ce­len­te in­tér­pre­te de flau­ta y un com­po­si­tor ama­teur cu­ya obra in­clu­ye una ópe­ra y una sin­fo­nía.

El prín­ci­pe era sen­si­ble, ama­ba la poe­sía, no sen­tía nin­gu­na afi­ción por lo mi­li­tar y cuan­do en una vi­si­ta a Dres­de, ca­pi­tal de Sa­jo­nia, co­no­ció có­mo se vi­vía en las cortes eu­ro­peas del pe­rio­do ro­co­có, de­mos­tró una in­con­te­ni­ble afi­ción al lu­jo y la fri­vo­li­dad. El Rey sar­gen­to es­ta­ba ho­rro­ri­za­do, creía ha­ber en­gen­dra­do un mons­truo, Fe­de­ri­co era to­do lo más opues­to a él. Fe­de­ri­co Gui­ller­mo era un

Pre­so en Küs­trin. Fe­de­ri­co es­pe­ra la sen­ten­cia de muer­te que no lle­gó.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.