Un rey bien lla­ma­do

Tiempo - - HISTORIAS DE LA HISTORIA -

Fe­de­ri­co el Gran­de, una vez en el po­der, si­guió cul­ti­van­do la mú­si­ca y la poe­sía, man­tu­vo amis­tad con fi­ló­so­fos co­mo Vol­tai­re, pro­te­gió la cul­tu­ra y las ar­tes, mos­tró to­le­ran­cia re­li­gio­sa y no tu­vo nin­gún hi­jo con la es­po­sa que le eli­gió su pa­dre. To­do es­to ha­ría re­mo­ver­se en su tum­ba al Rey sar­gen­to, pe­ro tam­bién sen­ti­ría en­vi­dia al ver que su hi­jo se con­ver­tía no en sar­gen­to, sino en un gran­dí­si­mo ge­ne­ral, uno de los ge­nios mi­li­ta­res de la His­to­ria. Ade­más, Fe­de­ri­co fue un ar­que­ti­po del go­ber­nan­te ilus­tra­do, que pro­mo­vió el pro­gre­so de su país y lo con­vir­tió en una po­ten­cia eu­ro­pea. Im­plan­tó la en­se­ñan­za obli­ga­to­ria, in­de­pen­di­zó a los jue­ces, abo­lió la tor­tu­ra e in­tro­du­jo el cul­ti­vo de la pa­ta­ta, que aca­bó con el ham­bre en Pru­sia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.