Cu­rrí­cu­lum con gan­cho

Las so­li­ci­tu­des de em­pleo in­sul­sas y li­nea­les sue­len aca­bar en el ol­vi­do, de ahí que al­gu­nos pa­ra­dos agu­di­cen el in­ge­nio pa­ra ser se­lec­cio­na­dos.

Tiempo - - SOCIEDAD - POR CA­RO­LI­NA VAL­DEHÍ­TA

Raúl Ca­la­bria es “la le­che”. O al me­nos eso es lo que di­ce su ori­gi­nal cu­rrí­cu­lum vi­tae (CV). Un buen día, el pe­rio­dis­ta y guio­nis­ta tu­vo una pe­cu­liar idea pa­ra des­ta­car en­tre los cien­tos de pe­rio­dis­tas en pa­ro. Pa­ra ello creó un cu­rrícu­lobrick y lo acom­pa­ñó de un ví­deo pro­mo­cio­nal: “Que­ría crear mi pro­pia mar­ca, so­bre­sa­lir en­tre los can­di­da­tos, y de pa­so que tu­vie­ran que ver mi CV a dia­rio, tan so­lo por lo que ocu­pa”, bro­mea. El ba­lan­ce ha si­do po­si­ti­vo: le pro­pu­sie­ron un tra­ba­jo sin co­no­cer­le de na­da y va­rios co­no­ci­dos con­tac­ta­ron con él des­pués de ver su brick, por eso “es muy im­por­tan­te te­ner bue­nos con­tac­tos”.

Aun­que no to­dos los pro­fe­sio­na­les pue­dan dar rien­da suel­ta a su ori­gi­na­li­dad, la mo­da del cu­rricu­loví­deo se ha desata­do y hay mu­chos que ca­lan hon­do, co­mo la emo­ti­va pre­sen­ta­ción de la ex­pe­rien­cia pro­fe­sio­nal y cua­li­da­des de Da­vid He­re­dia, pro­fe­sio­nal au­dio­vi­sual, na­rra­da por sus tres abue­los. Un ví­deo que ha con­se­gui­do mul­ti­tud de vi­si­tas y cu­yo ideó­lo­go ha si­do fe­li­ci­ta­do has­ta la sa­cie­dad. O el de la pro­fe­so­ra Nú­ria Fus­ter, quien pre­sen­ta sus vir­tu­des y po­lí­ti­ca edu­ca­ti­va en un ví­deo en el que co­ci­na unas ape­ti­to­sas ga­lle­tas con mu­cha de­li­ca­de­za, co­mo si se tra­ta­se de sus alum­nos.

Con su in­ge­nio, los tres hu­yen de la mag­na y li­neal ho­ja cu­rri­cu­lar que tan­to abru­ma a las em­pre­sas. In­ver­tir en su mar­ca per­so­nal es la cla­ve pa­ra des­per­tar el in­te­rés en la era de In­ter­net, que con un click ha­ce una radiografía com­ple­ta del can­di­da­to. Es ver­dad que la ma­yor par­te de los CV más ori­gi­na­les de la web per­te­ne­cen a gen­te del mun­do crea­ti­vo, con lo que jue­gan con ven­ta­ja, y con la mis­ma he­rra­mien­ta de­mues­tran lo que sa­ben ha­cer y có­mo lo apren­die­ron.

Qui­zá un abo­ga­do o mé­di­co no pue­dan per­mi­tir­se ser tan crea­ti­vos, ya que les pue­de res­tar se­rie­dad, pe­ro de igual for­ma pue­den in­ver­tir en otras vías pa­ra des­ta­car. Un cu­rricu­loví­deo de­be te­ner un guion y es­tar pre­sen­ta­do de ma­ne­ra que el can­di­da­to sal­ga fa­vo­re­ci­do, ya que si no se­ría con­tra­pro­du­cen­te. Ca­la­bria bus­ca­ba con su brick des­per­tar las ga­nas de tra­ba­jar con él. “Sa­lir­se de la me­dia es va­lo­ra­ble. La for­ma en la que ha­ga­mos el CV y lo en­tre­gue­mos nos dis­tin­gue”. Cla­ro es­tá que el fin jus­ti­fi­ca los me­dios: “Una vez leí que mu­chos em­pre­sa­rios los leen cuan­do van al ba­ño –cuen­ta–. Un pu­bli­cis­ta fa­bri­có una es­pe­cie de re­vis­te­ro con su port­fo­lio en la pa­red del ba­ño de una im­por­tan­te agen­cia, de ma­ne­ra que quien iba al ba­ño re­pa­ra­ba en él”.

Apro­ve­chan­do la vuel­ta a la bús­que­da de em­pleo del mes de sep­tiem­bre, Tiem­po cuen­ta con las re­co­men­da­cio­nes de la ase­so­ra de es­tra­te­gias pro­fe­sio­na­les y téc­ni­cas de bús­que­da de em­pleo Ma­ría Lui­sa Mo­reno y el pro­fe­sio­nal de re­cur­sos hu­ma­nos Da­niel Díez.

Pun­tos cla­ve

Qué es­ta­mos bus­can­do. Hay que te­ner muy cla­ro el ob­je­ti­vo pro­fe­sio­nal. “De 250 CV que lle­gan, 200 han si­do en­via- dos a la de­ses­pe­ra­da, sin en­ca­jar con los re­que­ri­mien­tos y sin mo­ti­va­ción. No se pue­de dar un pues­to a quien más lo ne­ce­si­ta, sino a quien me­jor se adap­te a él”, pun­tua­li­za Mo­reno, so­cia fun­da­do­ra de TheJo­bA­ca­demy. “Lo fun­da­men­tal es la ex­pe­rien­cia re­la­cio­na­da con lo que se bus­ca ocu­par, las ta­reas desem­pe­ña­das y los ma­yo­res lo­gros en ellas de una ma­ne­ra cuan­ti­fi­ca­da: lo que con­se­guí y có­mo lo con­se­guí, si te­nía un equi­po a mi car­go, si via­ja­ba in­ter­na­cio­nal­men­te o si te­nía vi­deo­con­fe­ren­cias en inglés”, aña­de Díez.

Po­ner­se en la piel del otro. Hay que en­ten­der el cu­rrí­cu­lum vi­tae co­mo una for­ma de ven­ta per­so­nal di­rec­ta e im­pac­tan­te. “El re­clu­ta­dor de­di­ca unos 20 se­gun­dos a leer ca­da cu­rrí­cu­lum, por lo que hay que ir al grano y des­ta­car los lo­gros con­se­gui­dos”. A la for­ma­ción, ex­pe­rien­cia, idio­mas e in­for­má­ti­ca aho­ra se han aña­di­do co­mo fac­tor de­ci­si­vo las soft skills, o ha­bi­li­da­des per­so­na­les, “que per­mi­ten un en­ca­je más fino y me­jor en la cul­tu­ra de la or­ga­ni­za­ción”, su­gie­re Díez. Hay que fa­ci­li­tar la ta­rea a quien ha­ce el pro­ce­so de se­lec­ción, iden­ti­fi­can­do “las ne­ce­si­da­des del clien­te y mos­trán­do­le que eres ca­paz de sa­tis­fa­cer­las”, aña­de Mo­reno.

Cui­da­do con In­ter­net. Si un can­di­da­to in­tere­sa, au­to­má­ti­ca­men­te se rea­li­za una bús­que­da de él en Goo­gle. Hay que te­ner mu­cho cui­da­do con el uso que se ha­ce de la Red, pues sus ca­mi­nos son ines­cru­ta­bles y cual­quie­ra pue­de ha­cer­se una idea equi­vo­ca­da se­gún lo que vea.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.