Sin ga­soil pe­ro con rue­das

La ven­ta de au­to­mó­vi­les eléc­tri­cos sube un 60% en los ocho pri­me­ros me­ses de 2012 res­pec­to al mis­mo pe­rio­do del año an­te­rior.

Tiempo - - MEDIO AMBIENTE - POR LUCÍA REY

han pa­sa­do mu­chos años des­de que en 1886 Karl Frie­drich Benz crea­ra el pri­mer au­to­mó­vil del mun­do, o des­de que en 1910 John Ford los em­pe­za­ra a pro­du­cir en ma­sa. Atrás que­da­ron las gran­des rue­das, los cha­sis de ma­de­ra, las ve­lo­ci­da­des de 20 ki­ló­me­tros por ho­ra, y pron­to tam­bién se que­da­rá an­ti­cua­do el com­bus­ti­ble que es­tos usan. Si bien es cier­to que es un mer­ca­do al que le es­tá cos­tan­do des­pe­gar, los ex­per­tos creen que en va­rios años los coches eléc­tri­cos do­mi­na­rán el mer­ca­do.

Se­gún los úl­ti­mos da­tos pro­por­cio­na­dos por el Ins­ti­tu­to de Es­tu­dios de Au­to­mo­ción (IEA), las ven­tas de au­to­mó­vi­les eléc­tri­cos han subido un 59,16% en los ocho pri­me­ros me­ses de es­te 2012 en com­pa­ra­ción con los da­tos del mis­mo pe­río­do del año an­te­rior. Des­de 2008, los da­tos que ma­ne­ja el Ins­ti­tu­to de Aho­rro y Di­ver­si­fi­ca­ción de Energía (IDAE), ha­blan, a día de hoy, de 4.300 vehícu­los eléc­tri­cos (tu­ris­mos, mo­to­ci­cle­tas, cua­dri­ci­clos, au­to­ca­res y fur­go­ne­tas) co­lo­ca­dos en el mer­ca­do a tra­vés de las ayu­das del Sit­ve, la pla­ta­for­ma de ges­tión de ayu­das al vehícu­lo eléc­tri­co del IDAE. No obs­tan­te, el plan Mo­ve­le (2010-2014), crea­do pa­ra im­pul­sar el uso de es­te ti­po de vehícu­los, pre­vé que pa­ra fi­na­les de 2014 ha­ya 250.000 eléc­tri­cos cir­cu­lan­do por las ca­lles de las ciu­da­des es­pa­ño­las, un nú­me­ro to­da­vía muy al­to te­nien­do en cuen­ta que que­dan tan so­lo dos años.

Fa­ci­li­da­des.

El ci­ta­do plan Mo­ve­le es­ta­ble­ció un con­jun­to de me­di­das pa­ra in­cen­ti­var la com­pra de es­tos vehícu­los. Prin­ci­pal­men­te se cen­tró en tres lí­neas de ac­tua­ción. La pri­me­ra de ellas es la con­ce­sión di­rec­ta de ayu­das a la com­pra. Un par­ti­cu­lar que quie­ra un co­che de es­tas ca­rac­te­rís­ti­cas pue­de ob­te­ner has­ta 6.000 eu­ros de sub­ven­ción. Tam­bién se re­gu­ló la fi­gu­ra del ges­tor de car­ga co­mo el im­pul­sor de la ins­ta­la­ción de pun­tos de re­car­ga en es­pa­cios co­mo apar­ca­mien­tos o cen­tros co­mer­cia­les pú­bli­cos y pri­va­dos. A su vez, co­mo ter­ce­ra lí­nea prin­ci­pal, se creó la ta­ri­fa de ac­ce­so su­per­va­lle, cu­yo ob­je­ti­vo es in­cen­ti­var la re­car­ga noc­tur­na a pre­cios más atrac­ti­vos.

De igual ma­ne­ra, el co­che eléc­tri­co es­tá exen­to de pa­gar el im­pues­to de ma­tri­cu­la­ción, ya que to­do vehícu­lo cu­yas emi­sio­nes no ex­ce­dan los 120 mg de dió­xi­do de car­bono (C0 ) lo es­tá, y los eléc­tri­cos tie­nen ce­ro. Por otra par­te, en mu­chas ciu­da­des, en­tre ellas Ma­drid, los pro­pie­ta­rios es­tán exen­tos de pa­gar el 75% del im­pues­to de cir­cu­la­ción. Tam­po­co pa­gan por apar­car en las zo­nas azu­les y ver­des de las ciu­da­des de Ma­drid, Se­vi­lla o Bar­ce­lo­na. A to­do es­to, se le une el evi­den­te aho­rro eco­nó­mi­co que se ge­ne­ra al pres­cin­dir de los com­bus­ti­bles fó­si­les. “Un co­che de ga­so­li­na o diésel con­su­me unos ocho eu­ros por ca­da 100 km en ciu­dad, fren­te a los 2,5 eu­ros a los 100 que con­su­me el eléc­tri­co”, ar­gu­men­ta Juan Luis Plá, Je­fe de De­par­ta­men­to de Trans­por­tes del IDAE.

Es­pa­ña cuen­ta ac­tual­men­te con más de 25 mo­de­los de tu­ris­mos eléc­tri­cos, así co­mo con más de 80 cua­dri­ci­clos. Pa­re­ce que es­te mer­ca­do lo tie­ne to­do pa­ra des­pe­gar de­fi­ni­ti­va­men­te, pe­ro los da­tos mues­tran lo con­tra­rio. “Es­ta­mos ha­blan­do de una tec­no­lo­gía nue­va que com­pi­te con otra que lle­va 110 años avan­zan­do a un rit­mo bru­tal. Es un nue­vo mer­ca­do, de la no­che a la ma­ña­na no va a sus­ti­tuir al par­que com­ple­to”, ex­pli­ca Plá.

Qui­zás den­tro de unos años los ra­ros sean los diésel.

Tec­no­lo­gía. Los coches eléc­tri­cos se en­chu­fan a la red eléc­tri­ca pa­ra re­car­gar sus ba­te­rías.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.