Or­te­ga Cano ven­de Yer­ba­bue­na y se afin­ca en Ma­drid

El to­re­ro quie­re cam­biar de vi­da, ne­ce­si­ta re­no­var­se. Re­cu­pe­ra su cha­lé ma­dri­le­ño, aho­ra re­for­ma­do, don­de se ins­ta­la­rá con su hi­ja Glo­ria Ca­mi­la.

Tiempo - - GENTE -

AJo­sé Or­te­ga Cano ya no le son pro­pi­cios y sí in­có­mo­dos los aires se­rra­nos de Yer­ba­bue­na, que pre­ten­de ven­der man­te­nien­do allí su ga­na­de­ría. Ne­ce­si­ta re­no­var­se: re­cu­pe­ra su cha­lé ma­dri­le­ño de Fuen­te del Fresno aho­ra agran­da­do, y se ins­ta­la ahí con Glo­ria Ca­mi­la. Fal­tó a la tra­di­cio­nal pro­ce­sión de la Vir­gen de Re­gla don­de la va­rio­pin­ta fa­mi­lia se ex­po­nía de­vo­ta co­mo en ga­lli­ne­ro des­de el bal­cón ca­se­ro. Fa­lló aca­so ate­rra­do por el anun­cia­do abu­cheo si con­cu­rría con Ana Ma­ría Al­dón, ma­dre de su fu­tu­ro hi­jo, con la que no sé si cuen­ta pa­ra su re­cu­pe­ra­da re­si­den­cia ma­dri­le­ña.

Ci­tas es­ti­va­les.

En cuan­to al Vo­gue Fas­hion Night, los asis­ten­tes an­sia­ban ren­con­trar­se, ya no po­dían más, y la aba­rro­ta­da y ca­lu­ro­sa cita ca­lle­je­ra su­po­nía bro­che y re­co­mien­zo. Pa­re­cía una fies­ta ma­jor, ver­be­na zar­zue­le­ra de ros­tros co­no­ci­dos cir­cu­lan­do apre­tu­ja­dos y dan­do co­da­zos. El Vo­gue Fas­hion Night fue un in­ven­to neo­yor­quino de la po­de­ro­sa An­na Win­tour, que lo ca­ta­pul­tó mun­do ade­lan­te co­mo otras tan­tas mo­das, fir­mas o propuestas hoy im­pe­ran­tes. Hoy se ce­le­bra en 13 paí­ses por­que Nue­va York im­po­ne ten­den­cias co­mo ya no lo ha­cen Lon­dres, Mi­lán o un Pa­rís con su al­ta cos­tu­ra a pun­to de cie­rre re­ple­ta de crea­do­res ára­bes co­mo Mu­rad y Saab.

En la re­cu­pe­ra­do­ra y ca­lien­te no­che ma­dri­le­ña no so­lo bu­llían la apa­ren­te cor­dia­li­dad y las tem­pe­ra­tu­ras, tam­bién cun­dió el des­pis­te o las ga­nas epa­ta­do­ras tras un ve­rano lar­go y cá­li­do. Se no­tó en el des­ba­ra­jus­te in­du­men­ta­rio que fue des­de una ra­dian­te Eva Gon­zá­lez ba­jo ba­rro­ca y ex­ce­si­va tú­ni­ca do­ra­da re­ca­ma­da en cos­to­sa pe­dre­ría, al re­ajus­ta­do ra­so ru­bí co­mo pa­ra fun­ción de gran bai­le vie­nés de la siem­pre dulce He­len Lin­des, que vio có­mo su no­vio, el ba­lon­ces­tis­ta Rudy, se es­cu­rría pre­ten­dien­do pa­sar des­aper­ci­bi­do y has­ta se dio más de una ca­rre­ri­ta co­mo si es­tu­vie­ra en la pis­ta. Em­pe­ño inú­til por­que so­bre­sa­lía de la me­dia co­mo en el ba­lon­ces­to e igual que Jun­cal Ri­ve­ro de im­pe­ca­ble tra­je ne­gro, cla­si­cis­mo ro­to por­que so­lo te­nía una man­ga por hom­bro. He­len le con­tó que se afin­can en la ca­pi­tal du­ran­te tres años tras no re­no­var en la NBA “y es­ta­mos vi­vien­do en los al­re­de­do­res”. Evi­tó dar pis­tas bus­can­do im­po­si­ble ano­ni­ma­to mien­tras Car­men Lo­ma­na se ha­cía no­tar no so­lo co­ti­llean­do ba­lan­ce es­ti­val con Joa­quín To­rres, siem­pre fiel a su bu­fan­dón in­clu­so con ca­lor tó­rri­do. La en­gan­chó a la cin­tu­ra a mo­do de co­la co­mo Lo­ma­na un dos pie­zas de acam­pa­na­da fal­da vin­ta­ge en lino ne­gro. Era Dolce& Ga­ban­na y lucía ter­sa tri­pa ba­jo ca­ra blan­que­ci­na mien­tras co­jea­ba con di­si­mu­lo: “Ha­ce unos días me atro­pe­lla­ron en As­tu­rias -su tie­rra na­tal- y ten­go pa­ra dos me­ses” eso le im­po­si­bi­li­tó ama­dri­nar en Mar­be­lla el pri­mer Gay Pri­de de la zo­na, ho­nor que en prin­ci­pio ofre­cie­ron a la ba­ro­ne­sa Thyssen, que si­gue in­ter­cam­bian­do cua­dros de mu­seo en mu­seo tal si fue­sen los cro­mos de nues­tra in­fan­cia. Jue­ga, true­ca y com­bi­na épo­cas y es­ti­los crean­do nue­vos es­pa­cios: Má­la­ga, Sant Fe­liu de Guí­xols, nue­va­men­te Bar­ce­lo­na, li­mi­tán­do­se a mo­ver la mis­ma ba­ra­ja. Lo­ma­na ven­día esa bu­rra dis­cul­pa­do­ra aun­que Car­men Do­mín­guez, or­ga­ni­za­do­ra del even­to sex que con­mo­vió aque­llo más que los ma­la­yos y su sa­queo, me ase­gu­ró que Lo­ma­na en­fu­re­ció al con­si­de­rar­se pla­to de se­gun­da me­sa. “Soy mu­cho más mar­be­lle­ra que Car­men Cer­ve­ra”, y la ver­dad es que en vein­te años de es­tío cos­ta­so­le­ño no la re­cuer­do en sus sa­raos al­ter­nan­do con Sean Con­nery, el clan Hohen­lohe, Gu­ni­lla, So­ra­ya, Jai­me de Mo­ra o la tie­sa Ma­ría Lui­sa de Pru­sia, pri­ma her­ma­na de la rei­na Sofía. Mi­ré y re­mi­ré. Re­pa­sé mis ar­chi­vos ve­ra­nie­gos y Car­men no me cons­ta ni en las fies­tas que Lo­la Flo­res da­ba en la bo­de­ga del ca­sino, los fes­ti­va­les de la Tri­ple A, los con­cier­tos agos­te­ños de Ro­cío Ju­ra­do en el Don Pe­pe, las ga­las con­tra el cán­cer pre­sen­ta­das por Bár­ba­ra Rey en su me­jor es­ta­do fí­si­co, los in­ter­na­mien­tos de Car­men Se­vi­lla en La Bu­chin­gué o los del No­bel Ce­la

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.