¿Qué fue de sus pri­me­ras es­po­sas?

Es­tu­vie­ron con sus pa­re­jas en los du­ros co­mien­zos, pe­ro lue­go lle­ga­ron el éxi­to y la fa­ma, y des­apa­re­cie­ron de sus vi­das.

Tiempo - - SUMARIO - POR MA­CU LLO­REN­TE

To­das ellas tie­nen en co­mún ha­ber com­par­ti­do pa­sa­do con un personaje fa­mo­so en los du­ros mo­men­tos, cuan­do to­da­vía na­die le co­no­cía. Te­nían eda­des si­mi­la­res, se ca­sa­ron, tu­vie­ron hi­jos y les apo­ya­ron in­con­di­cio­nal­men­te en sus ca­rre­ras pro­fe­sio­na­les, mu­chas ve­ces a cos­ta de la su­ya. Lue­go lle­gó el triun­fo, el di­ne­ro y la fa­ma. Pe­ro es­te cam­bio no afec­tó por igual a am­bos. Hoy to­das ellas for­man par­te del club de las pri­me­ras es­po­sas, mu­je­res de las que ape­nas se su­po más, y en la ma­yo­ría de los ca­sos, que­da­ron re­le­ga­das al ol­vi­do.

Fue­ra del mun­da­nal rui­do se en­cuen­tra Ana Le­za, la ex de An­to­nio Ban­de­ras. En torno a su vi­da prác­ti­ca­men­te se ha crea­do un ab­so­lu­to si­len­cio. Ana, en su pa­pel de pri­me­ra es­po­sa, fue una pie­za cla­ve cuan­do Ban­de­ras dio el sal­to a Holly­wood. “Era im­pres­cin­di­ble que lo acom­pa­ña­se a Es­ta­dos Uni­dos, por­que él no ha­bla­ba una pa­la­bra de inglés y yo lo ha­blo con flui­dez”, ex­pli­có du­ran­te el di­vor­cio. Ade­más, le re­pre­sen­ta­ba, le ayu­da­ba a en­sa­yar y a per­der el acen­to. Era es­po­sa y ayu­dan­te per­so­nal. En los sie­te años que du­ró la unión, ella con­ti­nuó tam­bién con su ca­rre­ra de ac­triz, en al­gún ca­so com­par­tien­do re­par­to con Ban­de­ras, pe­ro so­bre to­do, se vol­có en im­pul­sar la ca­rre­ra de An­to­nio. To­do pa­re­cía per­fec­to, has­ta que Me­la­nie Grif­fith, du­ran­te el ro­da­je de Two Much, en 1995, des­ple­gó sus ar­mas de mu­jer y lo que em­pe­zó co­mo un sue­ño com­par­ti­do pa­só a ser un cal­va­rio pa­ra la es­pa­ño­la. Con Me­la­nie lle­gó la rup­tu­ra y Ana lo su­peró a su ma­ne­ra: se apar­tó del mun­do del es­pec­tácu­lo y se de­di­có a la me­di­ta­ción. No sin an­tes pro­ta­go­ni­zar uno de los di­vor­cios más si­len­cio­sos del pa­no­ra­ma ro­sa. Ban­de­ras ase­gu­ró su dis­cre­ción con un su­cu­len­to acuer­do y Ana se em­bol­só una pen­sión mi­llo­na­ria an­tes de re­fu­giar­se en una sec­ta. Co­mo otros ac­to­res de Holly­wood, cam­bió de re­li­gión y se hi­zo hin­duis­ta. So­lo rom­pió su mu­tis­mo en 2002, y así pu­di­mos verla en una re­vis­ta dan­do el sí quie­ro a Dhar­ma Vi­lla­rreal, un mon­ta­dor de ci­ne me­xi­cano al que co­no­ció cuan­do es­ta­ba aún ca­sa­da, y se­gui­dor de la mis­ma fi­lo­so­fía que ella. A la ce­re­mo­nia asis­tió la ac­triz Car­men Mau­ra, que ac­tuó co­mo ma­dri­na.

An­to­nio Ban­de­ras

Ima­nol Arias

Ma­no­lo San­ta­na

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.