Jo­sé Mon Mon­ti­lla

Tiempo - - SUMARIO -

¿Qué va­lo­ra­ción ha­ce de la ma­ni­fes­ta­ción mul­ti­tu­di­na­ria en Bar­ce­lo­na con mo­ti­vo de la Dia­da? No me ha sor­pren­di­do por­que, es­ló­ga­nes al mar­gen, se han su­ma­do mu­chas co­sas: las ra­zo­nes pa­ra mo­vi­li­zar­se que tie­nen mu­chos ciu­da­da­nos por la cri­sis eco­nó­mi­ca, los re­cor­tes, la fal­ta de em­pleo y de pers­pec­ti­vas, las ra­zo­nes na­cio­na­les, que tie­nen que ver con esa desafec­ción cre­cien­te de Ca­ta­lu­ña ha­cia Es­pa­ña de la que yo em­pe­cé a ha­blar ha­ce cua­tro años. Eso se ha ido pro­fun­di­zan­do por­que la ciu­da­da­nía ca­ta­la­na tie­ne una per­cep­ción de que Es­pa­ña no su­ma, no ayu­da, no es un ac­ti­vo.

¿Es­pa­ña es una lo­sa pa­ra Ca­ta­lu­ña? Eso no lo sé, pe­ro no es un ac­ti­vo, no ayu­da. Tam­po­co de­ter­mi­na­dos men­sa­jes que se lan­zan des­de res­pon­sa­bles po­lí­ti­cos es­pa­ño­les y que con­tri­bu­yen a esa desafec­ción.

¿A quién se re­fie­re, a Ra­joy? Me re­fie­ro al Go­bierno de Ra­joy, a la se­cre­ta­ria ge­ne­ral de su par­ti­do o a pre­si­den­tes co­mo Mo­na­go. ¿Le gus­tó que miem­bros del Par­ti­do de los Socialistas de Ca­ta­lu­ña (PSC) asis­tie­ran a esa ma­ni­fes­ta­ción? El par­ti­do co­mo tal no con­vo­ca­ba la ma­ni­fes­ta­ción pe­ro las per­so­nas que son afi­lia­das tie­nen li­ber­tad pa­ra acu­dir. No en­tro a en­jui­ciar las de­ci­sio­nes que son per­so­na­les. Res­pe­to a to­das las per­so­nas que fue­ron. ¿Qué res­pon­sa­bi­li­dad tie­ne su Go­bierno en es­ta si­tua­ción? Por su­pues­to que tie­ne una res­pon­sa­bi­li­dad, per­di­mos las elec­cio­nes por­que en al­gu­nas co­sas fra­ca­sa­mos.

¿Por ejem­plo? En me­jo­rar el en­ca­je de Ca­ta­lu­ña en Es­pa­ña. Fra­ca­sa­mos por­que en­con­tra­mos mu­cha in­com­pren­sión, mu­cho re­ga­teo, fal­ta de vi­sión po­lí­ti­ca, de Es­ta­do, el re­ga­teo de la ne­go­cia­ción en la fi­nan­cia­ción. El pro­ce­so y la sen­ten­cia del Cons­ti­tu­cio­nal. Eso hi­zo dis­tan­ciar más a la opinión pú­bli­ca ca­ta­la­na de Es­pa­ña. No con­se­gui­mos me­jo­rar eso. Nos en­con­tra­mos con un mu­ro.

¿Con el Go­bierno de Za­pa­te­ro? Con el Go­bierno de Za­pa­te­ro y más allá por­que es­ta­ba in­mer­so en un cli­ma que tras­cen­día los go­bier­nos. Era pri­sio­ne­ro de un de­ter­mi­na­do cli­ma de ani­mad­ver­sión ha­cia Ca­ta­lu­ña y lo ca­ta­lán.

¿A quién se re­fie­re? Gru­pos de po­der, de opinión, ca­da día lo ve­mos, me­diá­ti­cos, son co­no­ci­dos y no ha­ce fal­ta ci­tar­los. Tam­bién fue el PP, muy en co­ne­xión con ellos, y uno de los pun­tos cul­mi­nan­tes fue la sen­ten­cia del

Ni los ma­gis­tra­dos del Cons­ti­tu­cio­nal, y me­nos los di­ri­gen­tes del PP, eran cons­cien­tes de la tras­cen­den­cia de la sen­ten­cia. Lo que aque­llo rom­pía. Ca­ta­lu­ña ha­bía apos­ta­do por una vía de en­ten­di­mien­to, una nor­ma pac­ta­da, apro­ba­da por las Cortes Ge­ne­ra­les, ra­ti-

Es­ta­tut. fi­ca­da en re­fe­rén­dum por los ciu­da­da­nos de Ca­ta­lu­ña, muy di­fe­ren­te a lo que en su día se lla­mó el Plan Iba­rret­xe. Lo que re­ci­bi­mos fue una bo­fe­ta­da. Si vol­vie­ra atrás, ¿vol­ve­ría a ha­cer lo mis­mo, el Es­ta­tut, el go­bierno tri­par­ti­to? Eso tie­ne po­co sen­ti­do. Se­gu­ro que las co­sas las hu­bié­ra­mos po­di­do ha­cer me­jor. Pe­ro apos­tar por ca­na­li­zar la de­man­da de ma­yor au­to­go­bierno, me­dian­te un nue­vo Es­ta­tu­to, pac­tar­lo con las fuer­zas po­lí­ti­cas es­pa­ño­las y que tu­vie­ra en­ca­je en la Cons­ti­tu­ción, era el ca­mino. Una fi­nan­cia­ción que fue­ra más jus­ta era el ca­mino. El PP des­cu­brió que el an­ti­ca­ta­la­nis­mo da­ba vo­tos fue­ra de Ca­ta­lu­ña y lo ha prac­ti­ca­do, pe­ro con eso ha frac­tu­ra­do el país. ¿Y el an­ti­es­pa­ño­lis­mo no da tam­bién mu­chos vo­tos en Ca­ta­lu­ña? Sí pe­ro Ca­ta­lu­ña hi­zo una apues­ta y re­ci­bió una bo­fe­ta­da. Cuan­do una par­te im­por­tan­te de la so­cie­dad ca­ta­la­na per­ci­be que no se le quie­re no es pro­pen­sa a po­ner la otra me­ji­lla. ¿Se so­lu­cio­na­ría es­te cli­ma con el pac­to fis­cal? Pri­me­ro es el acuer­do y lue­go que se cum­pla. Por­que el Es­ta­tu­to no se es­tá cum­plien­do y la ley ac­tual no se es­tá cum­plien­do, el fon­do de com­pe­ti­ti­vi­dad no se pa­ga. Cuan­do hay de­ter­mi­na­dos pre­cep­tos se han de cum­plir. Si no es di­fí­cil pe­dir leal­tad a la otra par­te, la leal­tad ha de ser re­cí­pro­ca. Por par­te

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.