La mu­jer al fren­te de los es­pías. Bea­triz Mén­dez de Vi­go, nue­va se­cre­ta­ria ge­ne­ral del CNI.

Bea­triz Mén­dez de Vi­go, la nue­va se­cre­ta­ria ge­ne­ral de los es­pías es­pa­ño­les, ten­drá hi­lo di­rec­to con la vi­ce­pre­si­den­ta del Go­bierno. Y en 2014 se con­ver­ti­rá en la pri­me­ra mu­jer al fren­te de los ser­vi­cios se­cre­tos si to­do va se­gún lo pre­vis­to.

Tiempo - - SUMARIO - POR FERNANDO RUE­DA

Bea­triz Mén­dez de Vi­go, la nue­va se­cre­ta­ria ge­ne­ral del Cen­tro Na­cio­nal de In­te­li­gen­cia (CNI), fue una de las pri­me­ras mu­je­res en en­trar en el ser­vi­cio se­cre­to es­pa­ñol. Fue du­ro, pe­ro su aguan­te y ga­nas de lu­cha la han lle­va­do has­ta lo más al­to. Ha­blar inglés y ale­mán tie­ne sus ven­ta­jas.

Te­nía 25 años cuan­do lo que nun­ca pu­do ima­gi­nar ocu­rrió. En 1983 Bea­triz Mén­dez de Vi­go, li­cen­cia­da en De­re­cho por la Uni­ver­si­dad Com­plu­ten­se de Ma­drid, lu­cha­ba por abrir­se ca­mino en la vi­da. El año an­te­rior ha­bía fa­lle­ci­do su pa­dre, el te­nien­te co­ro­nel Íñi­go Mén­dez de Vi­go y del Ar­co, per­te­ne­cien­te a una fa­mi­lia en­rai­za­da en la no­ble­za, a la que tam­bién per­te­ne­cía su ma­dre, Pa­lo­ma Mon­to­jo y de Ica­za, con­de­sa de Areny.

En ese año 1983 el tam­bién te­nien­te co­ro­nel Emi­lio Alon­so Man­glano lle­va­ba dos años al fren­te del Cesid –el an­te­ce­sor del CNI-. Una de las ob­se­sio­nes del je­fe de los es­pías era con­ver­tir el ser­vi­cio de in­te­li­gen­cia, ne­ta­men­te mi­li­tar y he­re­da­do del fran­quis­mo, en otro mar­ca­da­men­te ci­vil.

Pa­ra ello, en­tre otras ac­cio­nes ur­gen­tes, ne­ce­si­ta­ba con­tra­tar mu­je­res en pues­tos de ofi­cia­les de In­te­li­gen­cia, al­go to­tal­men­te im­pen­sa­ble cuan­do lle­gó al pues­to tras el fa­lli­do in­ten­to de gol­pe de Es­ta­do del 23-F. Con ese ob­je­ti­vo em­pe­zó a bus­car chi­cas jó­ve­nes, con ca­rre­ra uni­ver­si­ta­ria, idio­mas y con fa­mi­lia mi­li­tar pa­ra que en­tra­ran a for­mar par­te del ser­vi­cio. Una de ellas fue Bea­triz, la hi­ja de su ami­go fa­lle­ci­do Íñi­go Mén­dez de Vi­go.

Con la sol­ven­cia que en aquel mo­men­to ofre­cía ser hi­ja de mi­li­tar –ha­ce años que la se­lec­ción de per­so­nal es mu­chí­si­mo más com­pli­ca­da-, fue re­clu­ta­da y em­pe­zó a tra­ba­jar, ha­ce aho­ra 29 años, en la Di­vi­sión de In­te­li­gen­cia Ex­te­rior, lo más ló­gi­co da­do su per­fec­to co­no­ci­mien­to del inglés y el ale­mán.

En esos pri­me­ros años de los 80 jun­to a Bea­triz en­tra­ron mu­chas chi­cas jó­ve­nes, co­mo Ma­ría Do­lo­res Vi­la­no­va, Es­pe­ran­za Cas­te­le­iro o Ele­na Sán­chez –es­ta unos años des­pués-, las tres mu­je­res que han pre­ce­di­do a Bea­triz en el car­go de se­cre­ta­ria ge­ne­ral del CNI. Per­te­ne­cen a la ge­ne­ra­ción de mu­je­res

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.