Al­ga­ra­bía o qui­me­ra, es­to va re­vuel­to

El Go­bierno apu­ra los tiem­pos pa­ra evi­tar el res­ca­te. Es­pe­ran­za Agui­rre di­ce adiós. Ar­tur Mas in­sis­te con el Es­ta­do ca­ta­lán. El Rey en­tra en es­ce­na. Vie­nen más im­pues­tos y Ru­bal­ca­ba es­pe­ra.

Tiempo - - CARTA DEL DIRECTOR - JE­SÚS RI­VA­SÉS di­rec­tor.tiem­po@gru­po­ze­ta.es

Mu­chos se pre­gun­tan por qué ca­lla la teó­ri­ca ma­yo­ría no so­be­ra­nis­ta de la so­cie­dad ca­ta­la­na

ma­riano ra­joy, que des­pis­ta co­mo na­die y que pre­su­me de no de­ber­le na­da a na­die, ni a ban­que­ros, ni a los em­pre­sa­rios, ni a los me­dios de co­mu­ni­ca­ción, es un personaje “enig­má­ti­co y mis­te­rio­so” pa­ra The Eco­no­mist. No hay vo­ca­blo en inglés que de­fi­na a un ga­lle­go, des­con­fia­do co­mo to­dos. Los li­be­ra­les es­pa­ño­les, pocos y co­mo siem­pre no de­ma­sia­do bien ave­ni­dos, es­tán tris­tes. Es­pe­ran­za Agui­rre, gus­te o no gus­te, la más re­le­van­te di­ri­gen­te li­be­ral que ha ha­bi­do en la Es­pa­ña más mo­der­na, ha da­do el por­ta­zo. En un país sin tra­di­ción di­mi­sio­na­ria es una ra­re­za que una to­do­po­de­ro­sa pre­si­den­ta de co­mu­ni­dad di­mi­ta. Hay pocos pre­ce­den­tes. Adol­fo Suá­rez es el me­jor ejem­plo y, aun­que to­do el mun­do lo in­tuía, él nun­ca su­po o qui­so ex­pli­car­lo con de­ta­lle. Las ra­zo­nes de Es­pe­ran­za Agui­rre tam­bién sa­ben a po­co. Ra­joy pier­de las­tre, pe­ro na­da es per­fec­to. Ig­na­cio Gon­zá­lez, su­ce­sor de Agui­rre, nun­ca fue san­to de la de­vo­ción del in­qui­lino de La Mon­cloa. La ex­pre­si­den­ta ha si­do una má­qui­na elec­to­ral en Ma­drid. El so­cia­lis­ta To­más Gó­mez cree que aho­ra ten­drá su opor­tu­ni­dad, pe­ro Al­fre­do Pé­rez Ru­bal­ca­ba si­gue sin po­ner­le bue­na ca­ra. El je­fe de los socialistas sa­be que ha­ce fal­ta un pac­to ins­ti­tu­cio­nal. Ra­joy, a pe­sar de to­do, va a lo su­yo. Don Juan Car­los le ha­bló de que desea­ba es­cri­bir una car­ta en la nue­va pá­gi­na web de La Zar­zue­la con el asun­to ca­ta­lán de fon­do. El pre­si­den­te di­jo que sí a la pri­me­ra y el tex­to de la qui­me­ra si­guió su cur­so. Na­die sa­be qué hu­bie­ran he­cho en esa si­tua­ción Fe­li­pe Gon­zá­lez, Jo­sé Ma­ría Az­nar o Jo­sé Luis Ro­drí­guez Za­pa­te­ro.

–¿Es­to no va de­ma­sia­do re­vuel­to? –di­ce uno de los per­so­na­jes de Ca­mi­lo Jo­sé Ce­la en su Ma­de­ra de Boj. –No, es­to no va más que al­go re­vuel­to. –Co­mo la vi­da mis­ma.

Ra­joy con­fía en An­ge­la Mer­kel y se re­sis­te a pe­dir el res­ca­te. La teu­to­na ten­dría que con­se­guir otra vez el vis­to bueno de su par­la­men­to y, a un año de sus elec­cio­nes, pre­fe­ri­ría evi­tar ese cá­liz. Cristóbal Mon­to­ro, unos ra­tos li­be­ral y otros so­cial­de­mó­cra­ta, bus­ca di­ne­ro de­ba­jo de las pie­dras. Las cuen­tas si­guen sin cua­drar. Los in­gre­sos pú­bli­cos del pri­mer se­mes­tre fue­ron un desas­tre. La ex­pli­ca­ción no con­sue­la a na­die. Me­nos ac­ti­vi­dad y más frau­de. Ru­bal­ca­ba qui­zá no hu­bie­ra subido más los im­pues­tos, di­ga lo que di­ga. Aho­ra sí lo ha­ría, por­que el Go­bierno del PP le ha­bría da­do la coar­ta­da. El je­fe de los socialistas si­gue con el es­tig­ma, que le re­cuer­da Ra­joy ca­da vez que tie­ne opor­tu­ni­dad, de ha­ber for­ma­do par­te del Go­bierno an­te­rior, el de Za­pa­te­ro. La he­ren­cia re­ci­bi­da em­pie­za a ser his­to­ria, pe­ro to­da­vía le sir­ve de cla­vo ar­dien­te al lí­der del Par­ti­do Po­pu­lar. La “al­ga­ra­bía” ca­ta­la­na, que di­ría el pro­pio Ra­joy, tam­bién tie­ne su ori­gen en aque­lla ofer­ta del Za­pa­te­ro ale­gre de sus tiem­pos fe­li­ces: “Acep­ta­ré el Es­ta­tu­to que re­mi­ta el Par­la­men­to de Ca­ta­lu­ña”. Fue im­po­si­ble y llo­vía so­bre los úl­ti­mos años del Go­bierno de Az­nar, que no hi­zo mu­chos ami­gos en el Prin­ci­pa­do y los na­cio­na­lis­tas su­pie­ron apro­ve­char­lo.

-Us­ted di­rá lo que quie­ra, pe­ro a mí se ha­ce que es­to va muy re­vuel­to, va­mos, de­ma­sia­do –in­sis­te el personaje del ga­lle­go Ce­la, co­mo Ra­joy.

-No, es­to no va ni me­dio re­vuel­to.

-Co­mo gus­te. Yo no le he de lle­var la con­tra­ria.

Po­de­ro­sos y go­ber­nan­tes, en ge­ne­ral, no son par­ti­da­rios de que les lle­ven la con­tra­ria. Me­nos aún de la crí­ti­ca. Ma­rio Con­de, otro ga­lle­go en el rue­do, que as­pi­ra por se­gun­da vez -la pri­me­ra fra­ca­só con es­tré­pi­to- a una cuo­ta elec­to­ral, lo de­cía tras su de­ba­cle en Ba­nes­to: “Es di­fí­cil, muy di­fí­cil con­vi­vir con la crí­ti­ca”. Luis de Guin­dos, li­be­ral que ha­cía bue­nas mi­gas con Es­pe­ran­za Agui­rre igual que las ha he­cho con So­ra­ya Sáenz de San­ta­ma­ría, es­pe­ra que al fi­nal el Go­bierno no aprue­be la lla­ma­da ta­sa To­bin. Mon­to­ro pa­re­ce par­ti­da­rio, por­que lo su­yo aho­ra es re­cau­dar y cua­drar unos Pre­su­pues­tos de 2013 creí­bles. De ellos de­pen­de el que al fi­nal ha­ya res­ca­te -y más o me­nos du­ro- pa­ra Es­pa­ña. Es la úl­ti­ma opor­tu­ni­dad de evi­tar­lo. El pre­cio es más aus­te­ri­dad y ma­les­tar po­pu­lar. La ta­sa To­bin, en teo­ría, la pa­ga­rían bancos y ban­que­ros. Muy po­pu­lar, co­mo el gra­va­men ex­tra a las plus­va­lías. Za­pa­te­ro fue el que di­jo que ba­jar los im­pues­tos era de iz­quier­das. Al­guien apun­ta aho­ra que, en­ton­ces, el Go­bierno de Ra­joy -que sube los im­pues­tos- es inequí­vo­ca­men­te de de­re­chas. Es­pe­ran­za Agui­rre, sin em­bar­go, has­ta el úl­ti­mo mo­men­to se ne­gó a su­bir im­pues­tos, aun­que la Co­mu­ni­dad no tu­vie­ra un du­ro, co­mo con­fe­só en des­cui­do, cuan­do creía que na­die la

es­cu­cha­ba. La ta­sa To­bin, si se apli­ca, la pa­ga­rán los clien­tes de los bancos. La muy ex­tra­ña re­for­ma eléc­tri­ca tam­bién la pa­ga­rán los usua­rios y los ciu­da­da­nos vía im­pues­tos. La cua­dra­tu­ra del círcu­lo eléc­tri­co ha re­sul­ta­do una chapuza, des­pués de que se en­zar­za­ran los mi­nis­tros Mon­to­ro y Jo­sé Manuel So­ria. El es­per­pen­to es no­ta­ble. Las eléc­tri­cas pro­du­cen y dis­tri­bu­yen la elec­tri­ci­dad a un pre­cio in­fe­rior al que les cues­ta. La di­fe­ren­cia, des­de tiem­pos de Az­nar, la asu­me el Es­ta­do, es de­cir, los ciu­da­da­nos. Es lo que se lla­ma el dé­fi­cit de ta­ri­fa. Aho­ra, pa­ra pa­gar­lo, el Es­ta­do im­po­ne una ba­te­ría de im­pues­tos a las eléc­tri­cas. Con lo que re­cau­de, les pa­ga­rá par­te de ese dé­fi­cit. Por el ca­mino, les ha he­cho un bo­que­te en sus cuen­tas de re­sul­ta­dos y al fi­nal, es inevi­ta­ble, la elec­tri­ci­dad su­birá. El Rey va a Ca­ta­lu­ña el 25, mien­tras los crí­ti­cos de Ar­tur

Mas se pre­gun­tan dón­de es­tá esa más o me­nos ma­yo­ría no so­be­ra­nis­ta ca­ta­la­na -no­ta­bles y em­pre­sa­rios in­clui­dos- que por aho­ra ca­lla. To­do si­gue de­ma­sia­do re­vuel­to, qui­zá por­que, co­mo ex­pli­ca uno de esos per­so­na­jes de Ce­la, “la vi­da no tie­ne ar­gu­men­to”. Qui­zá co­mo la po­lí­ti­ca, o no, que di­ría el ga­lle­go.

Ga­lle­go. Pa­ra ‘The Eco­no­mist’, Ra­joy es un personaje

“enig­má­ti­co y mis­te­rio­so”. No hay vo­ca­blo en inglés pa­ra de­fi­nir a un

ga­lle­go.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.