Chi­na y Ja­pón, a la gre­ña por unas pie­dras

Tiempo - - ZOOM -

Los ja­po­ne­ses las lla­man Sen­ka­ku; los chi­nos, Diao­yu. Son un ar­chi­pié­la­go, si es que se pue­de lla­mar así a un gru­po de is­las que no lle­gan, en­tre to­das, a los 7 km2. Me­jor fue­se ha­blar de unas po­cas pie­dras que aso­man del mar. En una de ellas, los ja­po­ne­ses lo­gra­ron cons­truir (mi­la­gros de la in­ge­nie­ría) un faro. Bien, pues esos pe­drus­cos olvidados en el mar es­tán pro­vo­can­do el ma­yor ca­so de fan­fa­rro­neo que Chi­na y Ja­pón vi­ven des­de la gue­rra de 1894. Ja­pón ha com­pra­do las ro­cas y eso ha des­per­ta­do al dra­gón de los or­gu­llos pa­trios. Los chi­nos des­tro­zan tien­das de ja­po­ne­ses. Los ja­po­ne­ses pa­ran sus fá­bri­cas en Chi­na. To­do por unas pie­dras.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.