En­tre el res­ca­te y la in­de­pen­den­cia

The Eco­no­mist no en­tien­de por qué el Go­bierno de Ma­drid no se ha aba­lan­za­do so­bre la cuer­da de sal­va­men­to lan­za­da por Ma­rio Drag­hi y el Ban­co Cen­tral Eu­ro­peo.

Tiempo - - LA CRÓNICA - JO­SÉ ONE­TO

han pa­sa­do los días cla­ve, las vi­si­tas pro­gra­ma­das y las reunio­nes pre­vis­tas (ver La cró­ni­ca, “Vís­pe­ras de días de­ci­si­vos”, en el nú­me­ro 1.569 de Tiem­po) y el pre­si­den­te del Go­bierno, Ma­riano Ra­joy, si­gue sin de­ci­dir­se, sin en­se­ñar sus car­tas, es­pe­ran­do que el Ban­co Cen­tral Eu­ro­peo (BCE) y su pre­si­den­te, el ita­liano Ma­rio Drag­hi, mues­tren las su­yas, sa­bien­do, co­mo sa­be, que la pe­lo­ta es­tá en su te­ja­do, aun­que no quie­ra ad­mi­tir­lo. Pe­ro ne­ce­si­ta ga­nar tiem­po, has­ta el pun­to de que es­tá pen­san­do en que si la pri­ma de ries­go si­gue si­tua­da en torno a los 400 pun­tos, a lo me­jor no ne­ce­si­ta pe­dir el res­ca­te, co­mo le es­tán ur­gien­do Ita­lia y Fran­cia. Se ha reuni­do en Ma­drid con la can­ci­ller An­ge­la Mer­kel, a la que no ha que­ri­do dar nin­gu­na pis­ta de lo que quie­re ha­cer. Ha re­ci­bi­do al pri­mer mi­nis­tro fin­lan­dés, Jyr­ki Ka­tai­nen, uno de los más rea­cios a con­tri­buir a cual­quier ti­po de res­ca­te, y le ha di­cho a él, y a los pe­rio­dis­tas que le acom­pa­ña­ban, que “qui­zá” lo so­li­ci­ta­ría. Ha re­ci­bi­do, con cier­to ali­vio, la de­ci­sión del Tri­bu­nal Cons­ti­tu­cio­nal ale­mán de con­si­de­rar ple­na­men­te le­gal la par­ti­ci­pa­ción de Ber­lín en el lla­ma­do MEDE (Me­ca­nis­mo Eu­ro­peo de Es­ta­bi­li­dad), el fon­do de res­ca­te per­ma­nen­te que sus­ti­tui­rá al Fon­do Eu­ro­peo de Es­ta­bi­li­dad Fi­nan­cie­ra (FEEF), y al que po­drán acu­dir con “es­tric­tas con­di­cio­nes” los paí­ses en di­fi­cul­ta­des co­mo Es­pa­ña e Ita­lia pa­ra que com­pre deu­da en el mer­ca­do pri­ma­rio, mien­tras el BCE lo ha­ce en el se­cun­da­rio pa­ra bo­nos a uno y tres años, se­gún han ve­ni­do pi­dien­do, in­sis­ten­te­men­te, tan­to Ma­drid co­mo Ro­ma. Es­pe­cial­men­te, y con cier­ta de­ses­pe­ra­ción, el pro­pio pre­si­den­te Ra­joy y su mi­nis­tro de Asun­tos Ex­te­rio­res, Jo­sé Manuel Gar­cía-Mar­ga­llo. Ha de­ja­do pa­sar la reunión de mi­nis­tros de fi­nan­zas de la Eu­ro­zo­na en Ni­co­sia (Chi­pre), don­de de­cían que se iban a co­men­zar a dis­cu­tir los pri­me­ros da­tos de un nue­vo Me­mo­rán­dum de En­ten­di­mien­to (MOU, por sus si­glas en inglés) y allí, uti­li­zan­do a su mi­nis­tro Luis De Guin­dos, ha anun­cia­do (des­pués de que le di­je­ran que se re­tra­sa la Unión Ban­ca­ria y la su­per­vi­sión, con lo cual la ayu­da a la ban­ca se con­ver­ti­rá en más deu­da pú­bli­ca) que con­ti­nua­rán las re­for­mas y los re­cor­tes de ca­ra a los Pre­su­pues­tos Ge­ne­ra­les del Es­ta­do pa­ra el año que vie­ne. ha di­cho una co­sa y la con­tra­ria y a es­tas al­tu­ras es­tá de­fen­dien­do su or­gu­llo, se­gún la ver­sión del Frank­fur­ter All­ge­mei­ne Zei­tung, es­pe­ran­do y bai­lan­do en la cuer­da flo­ja, aun­que quie­nes le co­no­cen di­cen que es su for­ma de ac­tuar, de­jan­do que sea el tiem­po el que re­suel­va los pro­ble­mas o, por lo me­nos, acla­re la sa­li­da más fa­vo­ra­ble o más be­ne­fi­cio­sa. Al­go que lle­ga a ser de­ses­pe­ran­te, co­mo ano­ta el se­ma­na­rio bri­tá­ni­co The Eco­no­mist, que no en­tien­de por qué el Go­bierno de Ma­drid no se ha aba­lan­za­do so­bre la cuer­da de sal­va­men­to crea­da por Ma­rio Drag­hi, pre­si­den­te del BCE, a tra­vés de la com­pra ma­si­va de bo­nos de un pro­gra­ma con­ce­bi­do pa­ra res­ca­tar a Es­pa­ña y al eu­ro.

La ex­pli­ca­ción de The Eco­no­mist es que la res­pues­ta hay que bus­car­la en el “enig­má­ti­co pre­si­den­te del Go­bierno”, en su or­gu­llo, en el mie­do a la tu­te­la eu­ro­pea, a la pér­di­da de vo­tos y a la fal­sa creen­cia de que un país con el caos eco­nó­mi­co de Es­pa­ña –una com­bi­na­ción de bancos mal­tre­chos, re­ce­sión de do­ble caí­da y 25% de pa­ro- pue­de sal­var­se del res­ca­te. Sin em­bar­go, aho­ra él, des­pués de la ba­ja­da de la pri­ma de ries­go, la subida de la bol­sa y la nue­va po­lí­ti­ca del Ban­co Cen­tral Eu­ro­peo, cree que sí, que pue­de ir ti­ran­do has­ta des­pués de las elec­cio­nes au­to­nó­mi­cas en Ga­li­cia y Eus­ka­di del pró­xi­mo 21 de oc­tu­bre. unas elec­cio­nes que, ade­más, se pue­den com­pli­car con un ade­lan­to elec­to­ral en Ca­ta­lu­ña, ade­lan­to que pue­de anun­ciar­se en el mes de enero, si Ma­riano Ra­joy no ac­ce­de a con­ce­der el re­cla­ma­do Pac­to Fis­cal que le pe­di­rá el pre­si­den­te de la Ge­ne­ra­li­tat, Ar­tur Mas, co­mo co­lo­fón y cie­rre de la ma­si­va ma­ni­fes­ta­ción del pa­sa­do 11 de sep­tiem­bre en Bar­ce­lo­na, en la que más de un mi­llón de ca­ta­la­nes se pro­nun­cia­ron a fa­vor de la in­de­pen­den­cia de Ca­ta­lu­ña co­mo un nue­vo país de Eu­ro­pa y de la Unión Eu­ro­pea .

Ya Ar­tur Mas no se con­for­ma con un nue­vo mo­de­lo de fi­nan­cia­ción, ni si­quie­ra con un nue­vo Pac­to Fis­cal, sino con una so­be­ra­nía fis­cal que lle­ve con­si­go una so­be­ra­nía po­lí­ti­ca: la in­de­pen­den­cia de Ca­ta­lu­ña, pa­ra la cual ten­drá que se­guir to­dos los pa­sos que mar­ca la le­ga­li­dad vi­gen­te. Ten­drá que con­vo­car elec­cio­nes con un pro­gra­ma elec­to­ral cla­ro en el que se in­clu­ya la in­de­pen­den­cia. Esa in­de­pen­den­cia ten­drá que ser vo­ta­da en el Par­la­men­to ca­ta­lán y ra­ti­fi­ca­da en un re­fe­rén­dum al que se lle­ga des­pués de un lar­go pro­ce­so re­gu­la­do por el ar­tícu­lo 168 de la Cons­ti­tu­ción, en tan­to afec­ta al ar­tícu­lo 2 del Tí­tu­lo Pre­li­mi­nar, que ne­ce­si­ta­ría de una re­for­ma cons­ti­tu­cio­nal. Una re­for­ma com­ple­ja que exi­ge la apro­ba­ción por dos ter­cios de las dos cá­ma­ras, la di­so­lu­ción in­me­dia­ta de las mis­mas, la elec­ción de las nue­vas cá­ma­ras, la ra­ti­fi­ca­ción de la de­ci­sión por una ma­yo­ría de dos ter­cios y la pos­te­rior ra­ti­fi­ca­ción por to­dos los es­pa­ño­les con de­re­cho a vo­to me­dian­te el co­rres­pon­dien­te re­fe­rén­dum con­vo­ca­do al efec­to.

¿Es­tá el país pa­ra es­to? ¿Es­tá el país, al bor­de del res­ca­te y Ca­ta­lu­ña pen­dien­te del res­ca­te por par­te del Es­ta­do es­pa­ñol, pa­ra ini­ciar es­te ti­po de aven­tu­ras que na­da más que su­po­ne per­jui­cios y pro­ble­mas pa­ra Es­pa­ña y pa­ra Ca­ta­lu­ña? ¿Ayu­da es­to a sa­lir del pre­ci­pi­cio en el que nos en­con­tra­mos?

Ra­joy ha anun­cia­do que con­ti­nua­rán las re­for­mas y los re­cor­tes en los Pre­su­pues­tos Ge­ne­ra­les de 2013

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.