Des­ven­tu­ras cien­tí­fi­cas

Es­pa­ña no ne­ce­si­ta ca­si­nos, sino que los pro­fe­sio­na­les de al­ta cua­li­fi­ca­ción tra­ba­jen en unas con­di­cio­nes dig­nas.

Tiempo - - TAL COMOS COMOS - NATIIVEL PRECIIADO

los cien­tí­fi­cos tam­bién son víc­ti­mas de in­ter­mi­na­bles re­cor­tes pre­su­pues­ta­rios y se que­jan de la fe­roz in­di­fe­ren­cia, se­gún su pro­pia ex­pre­sión, a la que les so­me­te el Go­bierno. A la drás­ti­ca dis­mi­nu­ción de re­cur­sos eco­nó­mi­cos y de pla­zas de­di­ca­das a la in­ves­ti­ga­ción hay que aña­dir la nue­va re­duc­ción del nú­me­ro de con­tra­tos Ra­món y Ca­jal pa­ra los in­ves­ti­ga­do­res jó­ve­nes. Se tra­ta de un acuer­do con los cen­tros de in­ves­ti­ga­ción o la uni­ver­si­dad pa­ra que, al fi­nal del doc­to­ra­do, tra­ba­jen du­ran­te cin­co años, al ca­bo de los cua­les pue­den ob­te­ner una pla­za per­ma­nen­te; una ayu­da esen­cial pa­ra fre­nar la fu­ga de ce­re­bros y re­cu­pe­rar al­gu­nos de los que tra­ba­jan ya en otros paí­ses don­de les res­pe­tan más la­bo­ral­men­te y les pa­gan me­jor. Pe­ro el Go­bierno no quie­re ni oír ha­blar de más sub­ven­cio­nes y no es­tá dis­pues­to a con­ver­tir el I+D+i en una ex­cep­ción.

El otro día com­par­tí me­sa con un pres­ti­gio­so cien­tí­fi­co que me ex­pli­có con de­ta­lle por qué su­fren ca­da vez con más vi­ru­len­cia los ri­go­res de la cri­sis, has­ta el pun­to de que es­tá pen­san­do re­gre­sar a Es­ta­dos Uni­dos con el equi­po de jó­ve­nes que tra­ba­jan en su de­par­ta­men­to. Por un la­do, son víc­ti­mas de las con­ti­nuas re­ba­jas pre­su­pues­ta­rias y, por otra, del en­chu­fis­mo, el ami­guis­mo y el frau­de que exis­te en torno a las pu­bli­ca­cio­nes cien­tí­fi­cas y el ar­bi­tra­rio re­par­to de las sub­ven­cio­nes. Así que los pro­ble­mas no son so­lo eco­nó­mi­cos, sino de ges­tión. Ha­bría que em­pe­zar por re­or­ga­ni­zar el Con­se­jo Su­pe­rior de In­ves­ti­ga­cio­nes Cien­tí­fi­cas, el sis­te­ma de go­bierno de las uni­ver­si­da­des y crear una Agen­cia de Eva­lua­ción de la In­ves­ti­ga­ción.

Qui­so de­jar cla­ro, sin em­bar­go, que el po­si­ble cha­la­neo exis­ten­te en es­te sec­tor (co­mo en tan­tos otros) no jus­ti­fi­ca lo más mí­ni­mo que se re­duz­can drás­ti­ca­men­te las be­cas pa­ra los jó­ve­nes y que no se pro­mue­van po­lí­ti­cas a cor­to y me­dio pla­zo de ayu­da a la in­ves­ti­ga­ción

La in­dus­tria ale­ma­na apor­ta anual­men­te di­ne­ro a fon­do per­di­do pa­ra fi­nan­ciar pro­yec­tos de in­ves­ti­ga­ción

y el desa­rro­llo. A mi in­ter­lo­cu­tor tam­bién le pa­re­ce in­to­le­ra­ble la ac­ti­tud de en­tre­ga ha­cia los in­ver­so­res en el vie­jo ne­go­cio del la­dri­llo, con la va­ga pro­me­sa de la crea­ción de un nú­me­ro in­de­ter­mi­na­do de pues­tos de tra­ba­jo, mien­tras se es­ca­pan los me­jo­res ce­re­bros cien­tí­fi­cos por fal­ta de re­cur­sos pa­ra que­dar­se en su país. Es­pa­ña no ne­ce­si­ta ca­si­nos y par­ques te­má­ti­cos, sino que los pro­fe­sio­na­les de al­ta cua­li­fi­ca­ción tra­ba­jen en unas con­di­cio­nes dig­nas. Las sub­ven­cio­nes no so­lo de­be­ría fa­ci­li­tar­las el Es­ta­do, tam­bién las gran­des em­pre­sas ten­drían que es­tar in­tere­sa­das en apo­yar la for­ma­ción de per­so­nas me­jor pre­pa­ra­das pa­ra com­pe­tir con otros paí­ses. La in­dus­tria ale­ma­na apor­ta anual­men­te di­ne­ro a fon­do per­di­do pa­ra fi­nan­ciar pro­yec­tos de in­ves­ti­ga­ción, por­que sa­be que de esa can­te­ra sal­drá el per­so­nal más cua­li­fi­ca­do.

Le pe­dí que lo con­ta­ra pú­bli­ca­men­te y el co­no­ci­do cien­tí­fi­co me pro­me­tió que lo ex­pli­ca­ría con de­ta­lle en un ar­tícu­lo que se pu­bli­ca­rá pró­xi­ma­men­te en un des­ta­ca­do me­dio de co­mu­ni­ca­ción. Así que res­pe­ta­ré su ano­ni­ma­to y no le pi­sa­ré la ex­clu­si­va. Con­fío en que, a una voz tan au­to­ri­za­da co­mo la su­ya, se le pres­te la aten­ción que me­re­ce.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.