Las otras he­ri­das de la de­ri­va ca­ta­la­na

El debate so­bre Ca­ta­lu­ña de­be su­pe­rar lo eco­nó­mi­co y cen­trar­se en la de­cep­ción de­mo­crá­ti­ca que re­pre­sen­ta la apues­ta se­ce­sio­nis­ta.

Tiempo - - ESPAÑA - AGUS­TÍN VA­LLA­DO­LID

En aquel his­tó­ri­co (“Ja soc aquí”) y bre­ve dis­cur­so de re­gre­so a ca­sa, un fo­lio es­ca­so, el has­ta en­ton­ces pre­si­den­te de la Ge­ne­ra­li­tat en el exi­lio, Jo­sep Ta­rra­de­llas, nom­bró dos ve­ces a Es­pa­ña an­te una mul­ti­tud emo­cio­na­da. La pri­me­ra, ca­si al prin­ci­pio: “¡Ya es­toy aquí! (…) Por es­ta Ca­ta­lu­ña que tie­ne que po­ner­se a tra­ba­jar más que nun­ca pa­ra lo­grar fuer­za y pros­pe­ri­dad. Pa­ra que sea un ejem­plo pa­ra to­dos los pue­blos de Es­pa­ña”. La se­gun­da, ya en la par­te fi­nal, an­ti­ci­pan­do un mo­de­lo que huía de vie­jos an­ta­go­nis­mos y apos­ta­ba por el pro­gre­so, la co­la­bo­ra­ción y la so­li­da­ri­dad: “No­so­tros te­ne­mos que ser la avan­za­da del bie­nes­tar, de la pros­pe­ri­dad y de la de­mo­cra­cia de to­dos los pue­blos de Es­pa­ña”. Mu­cho más que una de­cla­ra­ción de in­ten­cio­nes; to­do un pro­gra­ma de fu­tu­ro de­fi­ni­do en po­co más de vein­te pa­la­bras.

Pro­ba­ble­men­te Ta­rra­de­llas, tras mu­chos años de exi­lio, no po­día sa­ber­lo a cien­cia cier­ta, pe­ro pa­ra mu­chos es­pa­ño­les Ca­ta­lu­ña, aquel 23 de oc­tu­bre de 1977, ya era el es­pe­jo en el que se mi­ra­ba una so­cie­dad an­sio­sa de li­ber­tad. Oriol Pu­jol no de­bía te­ner ni 10 años cuan­do mi­les de ciu­da­da­nos se ma­ni­fes­ta­ban por to­da Es­pa­ña enar­bo­lan­do se­ñe­ras e iku­rri­ñas, sím­bo­los de so­ña­das li­ber­ta­des; o se en­fren­ta­ban con la po­li­cía, aún fran­quis­ta, que di­sol­vía sin con­tem­pla­cio­nes a los que co­no­cien­do la sus­pen­sión de los con­cier­tos de Lluis Llach, Raimon o Joan Manuel Se­rrat –prohi­bi­dos por in­cluir can­cio­nes en ca­ta­lán– se con­cen­tra­ban an­te las puer­tas de un po­li­de­por­ti­vo clau­su­ra­do en Ma­drid pa­ra ha­cer ex­plí­ci­ta su pro­tes­ta con­tra los re­si­duos de un ré­gi­men en des­com­po­si­ción.

La úl­ti­ma pa­la­bra.

Des­de que el pa­sa­do 11 de sep­tiem­bre las ca­lles de Bar­ce­lo­na se po­bla­ran de ban­de­ras in­de­pen­den­tis­tas, han si­do mu­chos los análisis que he­mos es­cu­cha­do y leí­do. La ma­yo­ría, en cla­ve eco­nó­mi­ca. Pe­ro ca­si na­die ha bu­cea­do en la me­mo­ria pa­ra reivin­di­car que la Ca­ta­lu­ña de hoy es mu­cho más que la le­gí­ti­ma en­te­le­quia de quie­nes ves­tían cal­zón cor­to cuan­do en las ca­lles de Ma­drid, Valencia o Se­vi­lla ha­bía quien se ju­ga­ba el fí­si­co de­fen­dien­do la sin­gu­la­ri­dad his­tó­ri­ca de la pro­pia Ca­ta­lu­ña, el País Vas­co o Ga­li­cia. En es­tos años, cier­to, han pa­sa­do de­ma­sia­das co­sas: el ca­fé pa­ra to­dos, la ne­ga­ción de reali­da­des plu­ra­les por par­te del na­cio­na­lis­mo es­pa­ñol más cas­po­so, la au­to­in­mo­la­ción de una par­te de la iz­quier­da, la co­lo­ni­za­ción de los me­dios de co­mu­ni­ca­ción, el uso in­tere­sa­do de la ba­lan­za fis­cal, la au­sen­cia de li­de­raz­gos sol­ven­tes, la ca­ta­la­no­fo­bia ali­men­ta­da por mo­ti­vos par­ti­dis­tas, la cri­sis, el pa­ro, los re­cor­tes en el Es­ta­do del bie­nes­tar... Pe­ro hay otros ar­gu­men­tos que de­bie­ran pe­sar en la ba­lan­za cuan­do lle­gue el mo­men­to, si lle­ga, de to­mar una de­ci­sión que con­di­cio­na­rá pa­ra siem­pre el fu­tu­ro.

La que al­guien ha de­no­mi­na­do la “mi­tad si­len­te”, aún no ha di­cho la úl­ti­ma pa­la­bra. De esa par­te de la so­cie­dad,

¿Qué de­re­cho tie­nen a opi­nar los que des­de fue­ra de Ca­ta­lu­ña de­fen­die­ron en el pa­sa­do su sin­gu­la­ri­dad his­tó­ri­ca?

cu­yo pe­so real co­no­ce­re­mos cuan­do se la si­túe en­tre la es­pa­da y la pa­red, so­lo te­ne­mos cla­ra una co­sa: ni apues­tan in­con­di­cio­nal­men­te por el na­cio­na­lis­mo es­pa­ñol, ni por el ca­ta­lán. Su ori­gen es­tá en los que pe­lea­ron fue­ra de Ca­ta­lu­ña por las li­ber­ta­des de los ca­ta­la­nes y des­de Ca­ta­lu­ña por las li­ber­ta­des del res­to de Es­pa­ña. Es­tá por ver has­ta dón­de ha lle­ga­do su ras­tro y ha ca­la­do su he­ren­cia, pe­ro lo que pa­re­ce evi­den­te es que el éxi­to o fra­ca­so de la aven­tu­ra in­de­pen­den­tis­ta de­pen­de­rá, en gran me­di­da, de có­mo reac­cio­ne ese co­lec­ti­vo, hoy mu­do, y al­go aco­bar­da­do (¡cui­da­do con los mi­me­tis­mos coac­ti­vos que to­dos co­no­ce­mos!), y cu­ya prin­ci­pal par­ti­cu­la­ri­dad es que no es uni­for­me, sino que res­pon­de a múl­ti­ples sen­si­bi­li­da­des y re­gis­tros po­lí­ti­cos. ¿Des­cu­bri­rá al­guien el pun­to de en­cuen­tro que ac­ti­ve su co­ra­zón, en­co­gi­do por tan­to de­sen­ga­ño?

Di­vi­sión so­cial.

Na­die que con­ser­ve un gra­mo de ob­je­ti­vi­dad pue­de ne­gar que la ma­yor res­pon­sa­bi­li­dad de lo que es­tá ocu­rrien-

do re­cae en los na­cio­na­lis­mos es­pa­ñol y ca­ta­lán. Uno y otro han ali­men­ta­do la ham­bru­na de sus ca­cho­rros con los desechos del ad­ver­sa­rio. Y sien­do ma­yor, a mi jui­cio, la cuo­ta par­te de los que des­de el Es­ta­do no han sa­bi­do in­ter­pre­tar las se­ña­les de una so­cie­dad en cons­tan­te evo­lu­ción, tam­bién hay que si­tuar en pa­re­ci­do ni­vel de cul­pa­bi­li­dad a aque­llos que han os­ten­ta­do el po­der en Ca­ta­lu­ña du­ran­te la ma­yor par­te de la eta­pa cons­ti­tu­cio­nal (CiU, 23 años). Pa­re­cie­ra que los pro­ble­mas de la Ca­ta­lu­ña de hoy na­cie­ron con la in­con­sis­ten­cia del tri­par­ti­to o la in­com­pren­sión de Ma­drid. Pe­ro su raíz es mu­cho más pro­fun­da. De­je­mos que sea de nue­vo Jo­sep Ta­rra­de­llas quien apor­te al­gu­nas cla­ves: “Una cons­tan­te de la ac­ción so­li­ta­ria de Jor­di Pu­jol es no ha­cer nun­ca ca­so a na­die y creer­se en po­se­sión de to­da la ver­dad cuan­do se tra­ta de Ca­ta­lu­ña. Así le han ido las co­sas, des­de Ban­ca Ca­ta­la­na has­ta la di­vi­sión que ha crea­do en Ca­ta­lu­ña (...). No soy de los que creen que cri­ti­car a Jor­di Pu­jol sig­ni­fi­que cri­ti­car a Ca­ta­lu­ña, co­mo creen cu­rio­sa­men­te ca­si to­dos los di­ri­gen­tes de los par­ti­dos, in­clui­da la iz­quier­da ca­ta­la­na” (ano­ta­ción rea­li­za­da por Ta­rra­de­llas en su dia­rio el 11 de ju­lio de

1977. Ja soc aquí. Re­cuer­do de un re­torno, editorial Pla­ne­ta, 1990). Sin Pu­jol, un personaje sin­gu­lar cu­ya tra­yec­to­ria po­lí­ti­ca al­gún día se­rá so­me­ti­da a re­vi­sión, no pue­de en­ten­der­se lo que hoy nos pa­sa: di­vi­sión so­cial, acom­ple­ja­mien­to de la iz­quier­da ca­ta­la­na. Dos con­quis­tas de quien tu­vo la ha­bi­li­dad de apro­piar­se del pa­pel de ar­qui­tec­to de la lí­nea Ma­gi­not con­tra los enemi­gos del ca­ta­la­nis­mo y aho­ra re­cu­pe­ra el uni­for­me de cam­pa­ña pa­ra ocul­tar que es­te fra­ca­so co­lec­ti­vo es, en bue­na par­te, su pro­pio fra­ca­so, por mu­cho que se ca­mu­fle de­trás de una pan­car­ta.

El his­tó­ri­co error de la de­re­cha es­pa­ño­la es no ha­ber he­cho nun­ca el me­nor es­fuer­zo por en­ten­der a Ca­ta­lu­ña. El de la iz­quier­da, ha­ber for­za­do la con­vi­ven­cia de dos al­mas no siem­pre com­pa­ti­bles. Y es ahí don­de se asien­ta el éxi­to del na­cio­na­lis­mo: en el fra­ca­so de los de­más. Y en la au­sen­cia de una al­ter­na­ti­va ca­paz de re­cu­pe­rar la cen­tra­li­dad y el or­gu­llo de no per­te­ne­cer a nin­gu­na op­ción ex­clu­yen­te.

Dia­da de 2012. El pa­sa­do 11 de sep­tiem­bre, las ca­lles de Bar­ce­lo­na se po­bla­ron de ban­de­ras in­de­pen­den­tis­tas ca­ta­la­nas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.