Las nue­vas ar­mas de “Ocu­pa el Con­gre­so”

El ob­je­ti­vo po­lí­ti­co es más cla­ro y las he­rra­mien­tas le­ga­les y de In­ter­net es­tán más pu­li­das en la pro­tes­ta del día 25 fren­te al Par­la­men­to que en el 15-M.

Tiempo - - ESPAÑA - JAVIER OTE­RO jo­te­ro.tiem­po@gru­po­ze­ta.es

“El Par­la­men­to es­tá se­cues­tra­do por los mer­ca­dos”, di­cen los por­ta­vo­ces de la pro­tes­ta

nin­gu­na ma­ni­fes­ta­ción es ile­gal”. Eso di­ce Ra­fa, uno de los miem­bros de la Coor­di­na­do­ra 25-S, que to­ma su nom­bre de la fe­cha en la que han lla­ma­do a ro­dear el Con­gre­so de los Dipu­tados, que am­pa­ra su ar­gu­men­to en la Cons­ti­tu­ción. Tras el mo­vi­mien­to ciu­da­dano que tu­vo su epi­cen­tro en la Puer­ta del Sol de Ma­drid, el sal­to a la pro­tes­ta an­te el Con­gre­so sir­ve pa­ra me­dir el gra­do de ma­du­ra­ción de la es­tra­te­gia y la or­ga­ni­za­ción de es­te fe­nó­meno so­cial y po­ne a prue­ba las ar­mas que se fra­gua­ron du­ran­te la mo­vi­li­za­ción del 15-M.

La de­le­ga­da del Go­bierno en Ma­drid, Cris­ti­na Ci­fuen­tes, ha til­da­do es­ta mo­vi­li­za­ción de “gol­pe de Es­ta­do en­cu­bier­to”, pe­ro sus or­ga­ni­za­do­res se des­mar­can de ac­ti­tu­des vio­len­tas y su­bra­yan que no quie­ren in­ter­fe­rir en el tra­ba­jo de los par­la­men­ta­rios. ¿Por qué han ele­gi­do el le­ma “Ocu­pa el Con­gre­so” o “Ro­dea el Con­gre­so” en lu­gar de “Ocu­pa la Bol­sa” o los bancos? En Es­ta­dos Uni­dos, por ejem­plo, aca­ba de cum­plir­se el pri­mer aniver­sa­rio del mo­vi­mien­to Oc­cupy Wall Street. Che­ma Ruiz, de la Coor­di­na­do­ra 25-S, ex­pli­ca que se tra­ta de “en­fo­car la mo­vi­li­za­ción ha­cia el he­cho de que el Par­la­men­to es- tá to­tal­men­te se­cues­tra­do por el po­der fi­nan­cie­ro, por los mer­ca­dos” y que, en cual­quier ca­so, or­ga­ni­za­cio­nes co­mo la Pla­ta­for­ma de Afec­ta­dos por la Hi­po­te­ca han rea­li­za­do ac­cio­nes a dia­rio fren­te a las en­ti­da­des fi­nan­cie­ras.

Los con­vo­can­tes de es­tas mo­vi­li­za­cio­nes ha­cen un uso más in­ten­so de las he­rra­mien­tas le­ga­les. Han pre­sen­ta­do, por ejem­plo, de­nun­cia en el juz­ga­do por la iden­ti­fi­ca­ción de per­so­nas que de­ba­tían en una pe­que­ña reunión pre­pa­ra­to­ria en el ma­dri­le­ño par­que del Re­ti­ro. O es­tu­dian con de­te­ni­mien­to la res­pues­ta le­gal po­si­ble al in­ci­den­te con más eco que se pro­du­jo en la ma­ni­fes­ta­ción con­vo­ca­da por los sin­di­ca­tos y otras or­ga­ni­za­cio­nes del pa­sa­do 15 de sep­tiem­bre, en la que la po­li­cía arre­ba­tó una pan­car­ta con el le­ma “Ocu­pa el Con­gre­so”.

Por eso, Ra­fa, que pre­fie­re no iden­ti­fi­car­se con su ape­lli­do, des­ta­ca que “hoy, ejer­cer los de­re­chos de­mo­crá­ti­cos es ejer­cer la desobe­dien­cia ci­vil”, Y ahí in­clu­ye el de­re­cho de ma­ni­fes­ta­ción o de reunión. En su opinión, la fal­ta de cul­tu­ra de­mo­crá­ti­ca ha­ce que se ol­vi­de que nin­gu­na ma­ni­fes­ta­ción o reunión tie­ne que es­tar au­to­ri­za­da y que so­lo po­dría in­ter­ve­nir la po­li­cía en el ca­so de que se pro­du­je­ra al­gún pe­li­gro, por ejem­plo, pa­ra el fun­cio­na­mien­to in­terno del Par­la­men­to, co­sa que nie­gan que pre­ten­dan pro­vo­car.

Un ejem­plo más de las nue­vas for­mas de mo­vi­li­za­ción, con un ma­yor pro­ta­go­nis­mo de las ac­cio­nes le­ga­les, es la idea de in­ten­tar pre­sen­tar es­cri­tos an­te el re­gis­tro del Con­gre­so el día de la mo­vi­li­za­ción, con el ar­gu­men­to de que la po­li­cía de­be­ría ga­ran­ti­zar a los ciu­da­da­nos ejer­cer ese de­re­cho o que, en su ca­so, si hu­bie­ra aglo­me­ra­cio­nes, se­ría la po­li­cía la que ten­dría que re­co­ger las pe­ti­cio­nes, en­tre­gar­las en el re­gis­tro de la cá­ma­ra y de­vol­ver una co­pia se­lla­da a ca­da uno de los que se las con­fia­ron. Los au­to­res de la idea sa­ben que no es in­fa­li­ble an­te cor­do­nes po­li­cia­les, pe­ro es un ejem­plo del pro­ta­go­nis­mo que to­ma el uso de los re­cur­sos le­ga­les en es­tas mo­vi­li­za­cio­nes. Otra ca­rac­te­rís­ti­ca es la re­per­cu­sión, la vi­ra­li­dad de la idea pues­ta en In­ter­net. Se­gún sus pro­mo­to­res, un blog de dos ac­ti­vis­tas que pu­sie­ron en mar­cha la pla­ta­for­ma De­mo­cra­cia 4.0 y que se han bau­ti­za­do a sí mis­mos co­mo hac­ka­bo­ga­dos (hack de hac­ker), en las pri­me­ras 24 ho­ras de su pro­pues­ta ha­bía re­ci­bi­do 25.000 vi­si­tas.

El ejem­plo tam­bién va­le pa­ra des­cri­bir la di­vi­sión de opi­nio­nes que se pal­pa a la pri­me­ra en cual­quier cues­tión que se tra­te en el mo­vi­mien­to. Si en una reunión de uno de los gru­pos de tra­ba­jo de la Coor­di­na­do­ra 25-S pre­via a la con­vo­ca­to­ria no se re­ci­bía ami­ga­ble­men­te la pro­pues­ta de De­mo­cra­cia 4.0, Che­ma Ruiz, uno de los por­ta­vo­ces ro­ta­to­rios de la coor­di­na­do­ra, sí la re­ci­bía bien. A Ra­fa le pa­re­ce que es una ma­ne­ra de “rom­per el si­len­cio de los cor­de­ros, fren­te a los que di­cen que te­ne­mos que que­dar­nos en ca­sa cuan­do es­ta­mos en pa­ro o de­ba­jo de un puen­te si nos que­da­mos sin ca­sa”.

De la mis­ma ma­ne­ra se po­dría ha­blar del en­fo­que di­fe­ren­te que se pro­du­ce en­tre es­ta coor­di­na­do­ra y la pla­ta­for­ma ¡En Pie!, las dos prin­ci­pa­les or­ga­ni­za­do­ras de la con­vo­ca­to­ria, que se con­cre­ta de for­ma más cla­ra en el le­ma de la mo­vi­li­za­ción: “Ro­dea el Con­gre­so” pa­ra la pri­me­ra y “Ocu­pa el Con­gre­so” pa­ra los se­gun­dos, aun­que des­de la coor­di­na­do­ra se le qui­te hie­rro a la li­te­ra­li­dad del tér­mino ocu­par.

Po­li­cía. Des­plie­gue po­li­cial fren­te al Con­gre­so de los Dipu­tados en ju­lio, du­ran­te una con­cen­tra­ción de pro­tes­ta de fun­cio­na­rios pú­bli­cos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.