El hom­bre que pue­de aca­bar con Hu­go Chá­vez

Hen­ri­que Ca­pri­les es­tá lla­ma­do a de­rro­tar al pre­si­den­te ve­ne­zo­lano en las elec­cio­nes del 7 de oc­tu­bre al fren­te de la Me­sa de Uni­dad De­mo­crá­ti­ca (MUD), que en­glo­ba a una coa­li­ción de 33 par­ti­dos y aso­cia­cio­nes ci­vi­les.

Tiempo - - MUNDO - POR PABLO FE­RRI Y JA­LED AB­DEL­RAHIM

Sus ami­gos vo­la­ban a is­la Margarita aquel día, pe­ro Hen­ri­que Ca­pri­les de­ci­dió que­dar­se en Ca­ra­cas. Era fe­bre­ro de 1989, te­nía 16 años. Ve­ne­zue­la vi­vía una épo­ca de con­vul­sión. En ape­nas tres se­ma­nas, mi­les de per­so­nas sal­drían a la ca­lle de la ca­pi­tal a pro­tes­tar con­tra la subida del trans­por­te pú­bli­co y la ga­so­li­na, y el re­cién ele­gi­do pre­si­den­te, Car­los Andrés Pé­rez, or­de­na­ría al ejér­ci­to que con­tu­vie­se a la tur­ba. Cien­tos mu­rie­ron, pe­ro aque­llo ocu­rrió se­ma­nas más tar­de y na­die po­día ima­gi­nár­se­lo to­da­vía. El ado­les­cen­te Ca­pri­les se que­da­ba en Ca­ra­cas por­que que­ría acu­dir, pre­ci­sa­men­te, a la to­ma de po­se­sión del pre­si­den­te Pé­rez. “He si­do un se­gui­dor de la po­lí­ti­ca des­de que ten­go uso de ra­zón. Es­ta es mi vi­da. Es­ta es mi vo­ca­ción, mi mi­sión. Co­mo un mi­sio­ne­ro, igua­li­to, así lo asu­mo yo”.

Ha­ce co­sa de dos me­ses Hen­ri­que Ca­pri­les (Ca­ra­cas, 1972) se con­vir­tió en el prin­ci­pal can­di­da­to de la opo­si­ción pa­ra las elec­cio­nes pre­si­den­cia­les del 7 de oc­tu­bre. Su ob­je­ti­vo pa­sa por de­rro­tar a Hu­go Chá­vez, que ocu­pa el po­der des­de ha­ce 13 años. “Ten­go 40 años y he de­di­ca­do los úl­ti­mos 14 en cuer­po y al­ma a es­to, a tra­ba­jar por los de­más”, ex­pli­ca.

En el pri­mer mes de cam­pa­ña, Ca­pri­les re­co­rrió 21 de los 24 Es­ta­dos de Ve­ne­zue­la y vi­si­tó más de 100 pue­blos. Uno de los pe­rio­dis­tas que le acom­pa­ña­ba co­men­tó que su gi­ra “es­tá mon­ta­da pa­ra vi­si­tar los pun­tos fuer­tes del cha­vis­mo”. Lo cier­to es que ha­ce lo que Hu­go Chá­vez hi­zo en su día: pa­tear­se ca­da Es­ta­do, to­dos los pue­blos que pue­de. Las en­cues­tas que ma­ne­ja le dan un 45% de in­ten­ción de vo­to, un por­cen­ta­je mu­cho ma­yor que el que al­can­za­ba la opo­si­ción a prin­ci­pios de año.

Teo­do­ro Pet­koff, in­flu­yen­te ana­lis­ta po­lí­ti­co, pe­rio­dis­ta y es­cri­tor, ex­pli­ca que “des­de 2006, la opo­si­ción ha me­jo­ra­do en ca­da una de las con­vo­ca­to­rias elec- to­ra­les”. En las pre­si­den­cia­les de 2006, Chá­vez ob­tu­vo más del 60% de los vo­tos; en el re­fe­ren­do cons­ti­tu­cio­nal de 2007, la opo­si­ción me­jo­ró más de 10 pun­tos y su­peró la ba­rre­ra del 50%, que man­tu­vo en las con­vo­ca­to­rias de 2008 –elec­cio­nes a go­ber­na­dor-, 2009 –re­fe­rén­dum pa­ra per­mi­tir la re­lec­ción-, y 2010 –par­la­men­ta­rias-. Pet­koff opi­na que “di­ciem­bre de 2007 fue el prin­ci­pio del fin, des­de en­ton­ces no ha ocu­rri­do na­da que pue­da ex­pli­car un de­rrum­be de la opo­si­ción”.

Ca­pri­les con­fía en sus po­si­bi­li­da­des y ofre­ce su re­cien­te pa­sa­do po­lí­ti­co co­mo ga­ran­tía. Con ape­nas 26 años, ob­tu­vo un es­ca­ño en la cá­ma­ra de dipu­tados por Copei, uno de los par­ti­dos tra­di­cio­na­les de Ve­ne­zue­la. Días des­pués, Copei le nom­bró pre­si­den­te de la cá­ma­ra, car­go que es­tre­na­ba al tiem­po que Chá­vez ac­ce­día a la pre­si­den­cia, en 1999.

Ape­nas dos años des­pués, el Fla­co Ca­pri­les -co­mo le apo­dan al­gu­nos-, es­ta­ba pre­pa­ra­do pa­ra con­ver­tir­se en un pú­gil po­lí­ti­co que a día de hoy aún no ha be­sa­do la lo­na. Ga­nó la al­cal­día del mu­ni­ci­pio de Ba­ru­ta, uno de los cin­co que con­for­man la Gran Ca­ra­cas. Más tar­de ob­tu­vo la re­lec­ción con el 80% de los vo­tos. En 2008 acu­dió a las elec­cio­nes a go­ber­na­dor del Es­ta­do de Mi­ran­da, ve­cino de Ca­ra­cas. Allí, con­tra to­do pro­nós­ti­co, de­rro­tó al po­de­ro­so Dios­da­do Ca­be­llo, cer­cano a Chá­vez y al po­der eco­nó­mi­co del Go­bierno. En fe­bre­ro pa­sa­do se hi­zo fi­nal­men­te con la can­di­da­tu­ra pre­si­den­cial de la Me­sa de Uni­dad De­mo­crá­ti­ca, una coa­li­ción de 33 par­ti­dos y aso­cia­cio­nes ci­vi­les que re­pre­sen­ta a ca­si to­da la opo­si­ción a Chá­vez.

Lan­zar­se des­nu­do en pa­ra­caí­das.

31 de ju­lio de 2012, 8.25 de la ma­ña­na, ae­ro­puer­to de Ca­ra­cas. Mi­nu­tos an­tes de sa­lir rum­bo a Ya­ra­cuy, uno de los je­fes de gi­ra de Ca­pri­les ex­pli­ca: “Es­ta­mos a un pun­to, a uno no más, pe­ro... Es co­mo cuan­do es­tás a die­ta, ba­jas 20 ki­los y ya esa die­ta no te sir­ve pa­ra ba­jar un ki­lo más. ¡Tie­nes que cam­biar!”. Me­dio en bro­ma aña­de que igual tie­nen que lan­zar­se des­nu­dos en pa­ra­caí­das pa­ra lla­mar la aten­ción de más vo­tan­tes.

En el mi­cro­bús, Ca­pri­les y los su­yos se mues­tran tran­qui­los. El can­di­da­to ocu­pa la par­te tra­se­ra del vehícu­lo jun­to a una mo­chi­la lle­na de go­rras y ca­mi­se­tas. Su equi­po de gi­ra eli­ge los pues­tos me­dios y la se­gu­ri­dad, los de­lan­te­ros. Es me­dia tar­de y el can­san­cio se de­ja ver. Ca­pri­les se se­ca la ca­be­za con frui­ción. Ha­ce diez mi­nu­tos es­ta­ba echan­do unas ca­nas­tas ba­jo la llu­via con sus se­gui­do­res y un par de ho­ras an­tes com­par­tía unos ape­ri­ti­vos en otro pue­blo de Ya­ra­cuy.

En un ra­to el mi­cro­bús lle­ga­rá a Guan­ta. Sus se­gui­do­res aba­rro­ta­rán las ca­lles pa­ra re­ci­bir­lo y el can­di­da­to ba­ja­rá una vez más a sa­lu­dar. La ta­ri­ma don­de da­rá su dis­cur­so dis­ta un ki­ló­me­tro de allí, así que irá co­rrien­do por­que el mi­cro­bús ya no po­drá avan­zar. To­do el mun­do co­rre­rá, cien­tos de per­so­nas arro­pa­rán la mar­cha y Ca­pri­les sa­lu­da­rá a los mi­ro­nes en las tien­das y los bal­co­nes. Lue­go, en la ta­ri­ma, su­dan­do adre­na­li­na, se acor­da­rá de Chá­vez: “Me di­cen que no ha ve­ni­do el can­di­da­to del afi­che [de la pan­car­ta]... Si no ha ve­ni­do ya, no va a ve­nir, ¡pe­ro aquí es­tá el Fla­co en car­ne y hue­so!”.

Ca­pri­les es el Fla­co, el ti­po sano. De pe­que­ño ju­ga­ba al béis­bol y al ba­lon­ces­to y aho­ra ha­ce la cam­pa­ña co­rrien­do. Vis­te za­pa­ti­llas y pan­ta­lo­nes de trek­king, una ca­mi­sa trans­pi­ra­ble de man­ga cor­ta y una go­rra con los co­lo­res pa­trios. Ca­da día sa­ca de­ce­nas de su mo­chi­la y las re­par­te. Quie­re que to­dos le vean y en­tien­dan que no es co­mo “el de la ca­rro­za”, “el que vi­si­ta los pue­blos en he­li­cóp­te­ro” o “el can­di­da­to del ofi­cia­lis­mo”. De he­cho, ni si­quie­ra men­cio­na su nom­bre en los dis­cur­sos. “Sí lo nom­bro, pe­ro al fi­nal yo veo que es­to es una lu­cha que tras­cien­de a una per­so­na. No se tra­ta de que ga­ne la pre­si­den­cia, sino de cam­biar un mo­de­lo

que no fun­cio­na, un mo­de­lo es­ta­tis­ta que el Go­bierno lla­ma Re­vo­lu­ción”.

Ca­pri­les evi­ta­ba ata­car di­rec­ta­men­te a Chá­vez. Has­ta ha­ce tres me­ses ni si­quie­ra alu­día a sus po­lí­ti­cas e in­clu­so re­co­no­cía el im­pac­to po­si­ti­vo de al­gu­nas. Aho­ra es dis­tin­to. Cuan­do pre­sen­ta­ba su plan pe­tro­le­ro, di­jo: “Pue­den ta­pi­zar el país, no­so­tros no te­ne­mos re­cur­sos pa­ra eso, pe­ro si lle­go a pre­si­den­te, ja­más me­te­ré la mano en PDV­SA [la em­pre­sa pe­tro­le­ra es­ta­tal] pa­ra fi­nan­ciar una cam­pa­ña po­lí­ti­ca”. Ahí lle­gó a su má­xi­mo.

“Él es muy ana­lis­ta, crí­ti­co, muy agu­do en su re­fle­xión. Su gran for­ta­le­za po­lí­ti­ca es que es ca­paz de vi­vir lo que vi­ven los otros”. El que ha­bla es Ar­man­do Bri­quet, je­fe de cam­pa­ña de Ca­pri­les y ami­go des­de la in­fan­cia. Bri­quet am­plía: “Es un gran echa­dor de bro­mas, es muy agu­do, las aga­rra to­das. Pa­sa cin­co días aquí y ya sa­be per­fec­ta­men­te qué bro­ma echar­le a ca­da quien”. De la mis­ma ma­ne­ra, el can­di­da­to sa­be bien cuán­to pue­de gri­tar­le al Go­bierno. Al me­nos en pú­bli­co.

Orí­ge­nes.

La fa­mi­lia Ra­dons­ki lle­gó al puer­to de La Guai­ra con una pe­lí­cu­la en una la­ta y cien dó­la­res en el bol­si­llo. Huían de la vie­ja Eu­ro­pa, de los na­zis y del ocul­ta­mien­to. Ha­bían es­cu­cha­do que en Ve­ne­zue­la

Ca­pri­les quie­re que to­dos le vean y en­tien­dan que no es co­mo Chá­vez, “el que vi­si­ta los pue­blos en he­li­cóp­te­ro” “An­tes la opo­si­ción bus­ca­ba sa­li­das rá­pi­das. Aho­ra man­tie­ne una pos­tu­ra de más cohe­ren­cia”, di­cen en la MUD

da­ban vi­sas a los ju­díos. En unos cuan­tos años, pros­pe­ra­ron y lo­gra­ron ar­mar una de las ca­de­nas de ci­ne más im­por­tan­tes del país. Una de sus hi­jas, Mó­ni­ca, tra­bó amis­tad con Hen­ri­que Ca­pri­les Gar­cía, he­re­de­ro de una im­por­tan­te in­dus­tria de ha­ri­nas y ga­lle­tas. Lo de­más es his­to­ria.

Los cha­vis­tas afean el ori­gen de Ca­pri­les. Sos­tie­nen que es un bur­gués, del mis­mo lu­gar que aque­llos que arrui­na­ron el país an­tes de Chá­vez. Le lla­man ma

jun­che [po­ca co­sa], que no sa­be ha­blar en pú­bli­co; que va a ven­der el país a las mul­ti­na­cio­na­les y sus­pen­der los pro­gra­mas so­cia­les del Go­bierno. Ca­pri­les y los su­yos se de­fien­den. Ma­ría Co­ri­na Ma­cha­do, que se en­fren­tó a él en las pri­ma­rias pa­ra li­de­rar la opo­si­ción y aho­ra es su co­la­bo­ra­do­ra, re­co­no­ce que “él mis­mo ha di­cho que eso [el dis­cur­so] no es su fuer­te”, pe­ro que le tie­ne im­pre­sio­na­da “la co­ne­xión que tie­ne con su gen­te”. Bri­quet pos­tu­la que ellos van a “dar es­pa­cio al sec­tor pri­va­do pa­ra que in­ter­ac­túe con el sec­tor pú­bli­co”, aun­que no con­cre­ta na­da más. El mis­mo Ca­pri­les ar­gu­men­ta que los pro­gra­mas so­cia­les de Chá­vez es­tán fra­ca­san­do por de­ja­dez del Go­bierno. Ángel Ca­ci­que, de Copei, for­ma­ción in­te­gra­da en la coa­li­ción, aña­de que “Ca­pri­les es un si­frino [pi­jo], de de­re­chas, pe­ro ha sa­bi­do re­pre­sen­tar”. Car­los Me­lo, tam­bién de Copei, ma­ti­za: “Has­ta aho­ra la opo­si­ción bus­ca­ba sa­li­das rá­pi­das. Aho­ra, con Ca­pri­les, man­tie­ne una pos­tu­ra de más cohe­ren­cia”.

El can­di­da­to for­ma­li­za esa cohe­ren­cia al fon­do del mi­cro­bús. Mi­ra a los ojos, ha­bla con in­ten­si­dad y vehe­men­cia: “Ahí es­tá el mo­de­lo bra­si­le­ro -re­fle­xio­na-. Bra­sil tie­ne éxi­to por­que el Es­ta­do en­ten­dió el rol que te­nía que cum­plir, igual que el sec­tor pri­va­do, al­go dis­tin­to al mo­de­lo que pro­po­ne es­te Go­bierno”. “El debate en es­te país no es en­tre la iz­quier­da y la de­re­cha. Aquí es en­tre un país que quie­re soluciones a sus pro­ble­mas y otros que plan­tean co­sas ab­so­lu­ta­men­te abs­trac­tas”.

Can­di­da­to. Hen­ri­que Ca­pri­les, des­pués de un mi­tin en

Ca­ra­cas el 11 de ju­lio.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.