Los sa­la­fis­tas en­cien­den las ca­lles ára­bes

La co­rrien­te ra­di­cal se es­tá con­vir­tien­do en el prin­ci­pal ac­tor de las re­vuel­tas an­ti­es­ta­dou­ni­den­ses que sa­cu­den los paí­ses is­lá­mi­cos de Áfri­ca y Orien­te Pró­xi­mo.

Tiempo - - MUNDO - AL­FON­SO S. PA­LO­MA­RES as­pa­lo­ma­res@as­pa­lo­ma­res.com

Des­pués de las re­vuel­tas es­pe­ran­za­das de lo que se ha co­no­ci­do co­mo Pri­ma­ve­ra ára­be, han lle­ga­do las frus­tra­cio­nes y los de­sen­can­tos. Se han mul­ti­pli­ca­do la po­bre­za y la mi­se­ria, y con ellas ha lle­ga­do la de­ses­pe­ra­ción. Un buen mo­men­to pa­ra que el sa­la­fis­mo sal­ga a la ca­lle, ocu­pe las pla­zas y tra­te de im­po­ner en la so­cie­dad el ra­di­ca­lis­mo is­lá­mi­co. Y en los úl­ti­mos días se es­tá con­vir­tien­do en el prin­ci­pal ac­tor de las re­vuel­tas an­ti­es­ta­dou­ni­den­ses mo­ti­va­das por el fil­me que ri­di­cu­li­za al pro­fe­ta Maho­ma. Pa­ra com­pren­der la si­tua­ción con­vie­ne echar un vis­ta­zo, aun­que sea ele­men­tal, so­bre el sa­la­fis­mo y sus va­rian­tes.

El nom­bre vie­ne de la pa­la­bra sa­laf, que sig­ni­fi­ca pre­de­ce­sor y an­te­pa­sa­do. Se tra­ta de una co­rrien­te ge­ne­ra­da en el seno del su­nis­mo que tie­ne co­mo ob­je­ti­vo fun­da­men­tal re­cu­pe­rar el mo­do de vi­da del pro­fe­ta Maho­ma y de los pri­me­ros cre­yen­tes que le acom­pa­ña­ron a lo lar­go de los vein­te años de pre­di­ca­ción. Quie­ren cum­plir y ha­cer cum­plir al pie de la le­tra el tex­to del Co­rán y las na­rra­cio­nes y di­chos del Pro­fe­ta. Sin con­ce­sio­nes al cam­bio de los tiem­pos y las cos­tum­bres. El se­gui­mien­to lle­ga al uso de unos ro­pa­jes se­me­jan­tes a los que ellos usa­ron y al cul­ti­vo de las bar­bas que los ca­rac­te­ri­za­ron. Las mu­je­res de­ben po­ner­se el ni­qab que les cu­bra el cuer­po y el ros­tro, so­lo con­sin­tien­do una aber­tu­ra en los ojos.

A lo lar­go de la tur­bu­len­ta his­to­ria del is­lam hu­bo va­rios pre­di­ca­do­res y mís­ti­cos que re­cla­ma­ron esa re­cu­pe­ra­ción, el más in­flu­yen­te de to­dos fue Ab­del Wah­hab, que vi­vió en el si­glo XVIII y que atri­buía la de­ca­den­cia del is­lam al aban­dono de las cos­tum­bres y las creen­cias de los tiem­pos de la gran re­ve­la­ción. Al Wah­hab te­nía un gran pre­di­ca­men­to con la di­nas­tía real de Ibn Saud, que de­ci­dió apli­car sus doc­tri­nas en la pe­nín­su­la ará­bi­ga y aho­ra, en los tiem­pos ac­tua­les, tra­ta de ex­pan­dir­las por el mun­do. Con­vie­ne de­cir que el sa­la­fis­mo no tie­ne una gran cohe­sión doc­tri­nal ni un com­por­ta­mien­to uni­for­me, sino que ofre­ce mo­vi­mien­tos di­ver­sos y frag­men­ta­dos. Más que la po­lí­ti­ca les preo­cu­pa­ba la is­la­mi­za­ción, fo­men­tar una so­cie­dad don­de se vi­vie­ra a ima­gen y se­me­jan­za del Pro­fe­ta. En un prin­ci­pio re­cha­za­ban el yiha­dis­mo por su re­cur­so a la vio­len­cia, pe­ro aho­ra mu­chos de ellos lo acep­tan y en es­tos días lo es­tán ani­man­do.

Sin fu­tu­ro.

Es­tu­vie­ron au­sen­tes de la Pri­ma­ve­ra ára­be, en don­de los prin­ci­pios do­mi­nan­tes fue­ron la lu­cha con­tra las ti­ra­nías y a fa­vor de la li­ber­tad y la de­mo­cra­cia. Des­pués de la caí­da de los ti­ra­nos, el fac­tor re­li­gio­so is­lá­mi­co se ha con­ver­ti­do en el rui­do de fon­do de esa so­cie­dad, ejer­ce el pa­pel de un an­ti­de­pre­si­vo con­tra la pre­ca­rie­dad cu­yo fi­nal no se ve ni se adi­vi­na. Los Her­ma­nos Mu­sul­ma­nes, con­si­de­ra­dos mo­de­ra­dos y que bus­can la con­vi­ven­cia de is­lam y de­mo­cra­cia, ven có­mo los sec­to­res del ra­di­ca­lis­mo fun­da­men­ta­lis­ta iden­ti­fi­ca­dos con el sa­la­fis­mo les dispu­tan la ca­lle. Mu­chos de los jó­ve­nes que en su día con­tri­bu­ye­ron a de­rri­bar las dic­ta­du­ras aho­ra se en­cuen­tran an­te un ho­ri­zon­te sin fu­tu­ro, la cri­sis eco­nó­mi­ca se ha agu­di­za­do y es- to fa­vo­re­ce los men­sa­jes ex­tre­mis­tas. La de­ses­pe­ra­ción y el odio se han ido acu­mu­lan­do, so­lo ne­ce­si­ta­ban un de­to­nan­te pa­ra que se pro­du­je­ra el es­ta­lli­do y apa­re­ció el que más so­li­vian­ta el áni­mo de los cre­yen­tes, el in­sul­to al ama­do Pro­fe­ta y a las creen­cias is­lá­mi­cas.

No es la pri­me­ra vez que es­to ocu­rre, ocu­rrió con Sal­man Rush­die y sus Ver­sos sa­tá­ni­cos, ocu­rrió cuan­do un hu­mo­ris­ta da­nés pu­bli­có unas ca­ri­ca­tu­ras mo­fán­do­se de Maho­ma y aho­ra se cue­la en las re­des una pe­lí­cu­la que ni lle­ga a ser pe­lí­cu­la so­bre el mis­mo te­ma. Se ti­tu­la, pa­ra­dó­ji­ca­men­te, La inocen­cia de los mu­sul­ma­nes. En reali­dad se tra­ta de un clip que du­ra 14 mi­nu­tos y que pocos han vis­to, pe­ro del que to­dos ha­blan de­for­man­do la reali­dad, des­de los pre­di­ca­do­res en las mez­qui­tas a los asal­tan­tes de las em­ba­ja­das ame­ri­ca­nas. El ori­gen de es­ta pe­lí­cu­la es muy con­fu­so, pe­ro tan­to en El Cai­ro co­mo en Tú­nez o Trí­po­li han da­do co­mo cier­to que la ha­bía pro­du­ci­do el mag­na­te is­rae­lí ame­ri­cano Sam Ba­si­le, que no exis­te pe­ro del que na­die du­dó de su exis­ten­cia. Po­co im­por­ta. Pa­re­ce ser que el res­pon­sa­ble de la pe­li­cu­li­ta es un ca­li­for­niano de ori­gen cop­to lla­ma­do

Na­ku­la. La reac­ción con­tra los es­ta­dou­ni­den­ses ha si­do co­mo si el au­tor del clip fue­ra el mis­mí­si­mo Ba­rack Oba­ma, aun­que des­de el pri­mer mo­men­to tan­to el pre­si­den­te co­mo la se­cre­ta­ria de Es­ta­do, Hi­llary Clin­ton, con­de­na­ran a los au­to­res y pro­me­tie­ran una in­ves­ti­ga­ción a fon­do. En el mun­do mu­sul­mán no com­pren­den lo de la li­ber­tad de ex­pre­sión y, con­cre­ta­men­te pa­ra los sa­la­fis­tas, era la coar­ta­da so­ña­da pa­ra con­ver­tir­se en los al­ta­vo­ces de las pro­tes­tas.

Ata­ques a em­ba­ja­das.

El acon­te­ci­mien­to más trá­gi­co ha te­ni­do lu­gar en la ciu­dad li­bia de Ben­ga­si, des­de la que se ha­bía ini­cia­do la lu­cha con­tra Ga­da­fi, aun­que ese su­ce­so pa­re­ce que no es­tá re­la­cio­na­do con la ci­ta­da pe­lí­cu­la. Un co­man­do is­la­mis­ta en­tró vio­len­ta­men­te en el con­su­la­do es­ta­dou­ni­den­se de esa ciu­dad ma­tan­do al embajador, Ch­ris Ste­ven, y a tres de sus co­la­bo­ra­do­res. El Go­bierno li­bio ha man­te­ni­do des­de el pri­mer mo­men­to que el ata­que ha­bía si­do pla­ni­fi­ca­do por an­ti­guos ga

da­fis­tas y gen­tes de Al Qae­da, te­sis que se ha ter­mi­na­do im­po­nien­do co­mo la más ve­ro­sí­mil, aun­que hay quien si­gue sos­te­nien­do que to­do em­pe­zó con una ma­ni­fes­ta­ción es­pon­tá­nea.

Sin em­bar­go, el re­gue­ro de có­le­ra que ha agi­ta­do el mun­do mu­sul­mán, es­pe­cial­men­te en Tú­nez, El Cai­ro y Sa­ná, ha si­do in­du­ci­do por los sa­la­fis­tas agi­tan­do los in­sul­tos pro­fe­ri­dos en La inocen­cia de

los mu­sul­ma­nes. El asal­to a la em­ba­ja­da en Tú­nez aca­bó con cua­tro muer­tos en­tre los asal­tan­tes co­mo con­se­cuen­cia de la ac­ción po­li­cial. El Go­bierno del par­ti­do is­la­mis­ta En­nah­da ha reac­cio­na­do con con­tun­den­cia, pro­me­tien­do una lim­pie­za pro­fun­da de los ex­tre­mis­tas, in­clui­dos los sa­la­fis­tas. En El Cai­ro los sa­la­fis­tas tra­tan de des­bor­dar al Go­bierno del mu­sul­mán mo­de­ra­do Mor­si, que ha te­ni­do que ha­cer ver­da­de­ros equi­li­brios pa­ra car­gar con­tra la vio­len­cia an­ti­es­ta­dou­ni­den­se a la par que con­de­na­ba la pe­lí­cu­la.

El in­cen­dio si­gue y se ha ido ex­ten­dien­do por to­do el mun­do is­lá­mi­co tan­to de Asia co­mo de Áfri­ca, que se ha ido su­man­do al de Orien­te Me­dio. Es­tos asun­tos no se apa­gan tan fá­cil­men­te, las lla­mas se van re­tro­ali­men­tan­do, ya que la re­li­gión es un ex­ce­len­te com­bus­ti­ble. El me­jor de to­dos. Re­cor­de­mos lo de Rush­die y las ca­ri­ca­tu­ras de Maho­ma

En El Cai­ro los sa­la­fis­tas tra­tan de des­bor­dar al Go­bierno del mu­sul­mán mo­de­ra­do Moha­med Mor­si Los re­pu­bli­ca­nos cul­pan al pre­si­den­te Ba­rack Oba­ma de ha­ber pro­vo­ca­do las pri­ma­ve­ras ára­bes

que, en cier­to mo­do, aún man­tie­nen vi­vas sus bra­sas. La cam­pa­ña elec­to­ral en EEUU, que se pre­sen­ta­ba con per­fil ba­jo en lo re­fe­ren­te a la po­lí­ti­ca internacional, ha cam­bia­do de tono. La vio­len­cia que se ex­tien­de por el mun­do is­lá­mi­co ha con­ver­ti­do la po­lí­ti­ca internacional en uno de los ejes del debate po­lí­ti­co en­tre Oba­ma y Rom­ney. Los re­pu­bli­ca­nos cul­pan al pre­si­den­te Oba­ma de ha­ber pro­vo­ca­do las pri­ma­ve­ras ára­bes que ter­mi­na­ron con los re­gí­me­nes au­to­ri­ta­rios bien re­la­cio­na­dos con Es­ta­dos Uni­dos, in­clu­so Ga­da­fi ha­bía vuel­to al re­dil, pa­ra apo­yar el re­sur­gi­mien­to del is­la­mis­mo an­ti­ame­ri­cano y an­ti­oc­ci­den­tal.

Son par­ti­da­rios de la mano du­ra y el apo­yo in­con­di­cio­nal a Is­rael. Oba­ma apues­ta por el apo­yo a los go­bier­nos sa­li­dos de las ur­nas, is­la­mis­tas mo­de­ra­dos, pa­ra con­se­guir la con­vi­ven­cia del is­lam con la de­mo­cra­cia aun sa­bien­do los pro­ble­mas que ello en­tra­ña. Las cir­cuns­tan­cias obli­ga­rán a Oba­ma a ele­var el tono con­tra Irán si per­sis­te en el ca­mino de do­tar­se de ar­mas ató­mi­cas. Si el ré­gi­men de los aya­to­lás hi­cie­ra ex­hi­bi­cio­nis­mo en la escalada ató­mi­ca no se des­car­ta que apo­ya­ra un gol­pe de fuer­za de Is­rael. Es­tas de­mos­tra­cio­nes son ren­ta­bles elec­to­ral­men­te. Re­cor­de­mos la subida de po­pu­la­ri­dad del pre­si­den­te cuan­do de­ci­dió aca­bar con Osa­ma Bin La­den, y de la for­ma en que lo hi­zo. Des­de el ata­que a las To­rres Ge­me­las, los es­ta­dou­ni­den­ses con­si­de­ran que la lu­cha con­tra el is­la­mis­mo de Al Qae­da y otros fun­da­men­ta­lis­mos vio­len­tos for­ma par­te de su se­gu­ri­dad. El debate es­tá ser­vi­do. La fu­ria desata­da por ese abor­to de pe­lí­cu­la es­tá si­len­cian­do la bar­ba­rie de El As­sad en Si­ria.

Re­vuel­tas. Pa­quis­ta­níes pro­tes­tan con­tra EEUU en Ka­ra­chi el pa­sa­do día 16.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.