Pa­raí­so pri­va­do

La es­pon­so­ri­za­ción de las obras maes­tras de la hu­ma­ni­dad no se sa­be bien si en­ca­ja en el dra­ma, la co­me­dia o el vo­de­vil.

Tiempo - - VISIONES - RI­CAR­DO ME­NÉN­DEZ SAL­MÓN

Qui­zá al­gún día la Puer­ta del Pa­raí­so de Ghi­ber­ti no hue­la a fe o bue­nas obras, sino a Chanel

el es­ta­do ita­liano ha in­ver­ti­do 27 años en res­tau­rar la Puer­ta del Pa­raí­so, obra ca­pi­tal de Ghi­ber­ti y del Re­na­ci­mien­to, y en pa­la­bras de Mi­guel Ángel, tan be­lla que, de exis­tir se­me­jan­te es­pa­cio en una to­po­gra­fía ideal, hu­bie­ra me­re­ci­do se­ña­lar la en­tra­da al Edén men­cio­na­do por las Es­cri­tu­ras. Vein­ti­sie­te años es mu­cho tiem­po, al­go que ha­bla del mi­mo con que se ha afron­ta­do la res­tau­ra­ción y de las di­fi­cul­ta­des téc­ni­cas del em­pe­ño, pe­ro tam­bién de un pro­ble­ma me­nos ama­ble que afec­ta a las ar­cas del era­rio: la in­so­por­ta­ble car­ga eco­nó­mi­ca que su­po­ne man­te­ner vi­vo un ca­pi­tal ar­tís­ti­co co­mo el que ate­so­ra Ita­lia.

Es sa­bi­do que la res­tau­ra­ción del Co­li­seo, em­ble­ma uni­ver­sal de lo ita­liano, ci­fra­da en la na­da des­de­ña­ble can­ti­dad de 25 mi­llo­nes de eu­ros, ha si­do ad­ju­di­ca­da a una em­pre­sa de za­pa­tos a cam­bio de que sus pro­pie­ta­rios pue­dan ex­plo­tar en ex­clu­si­va, du­ran­te quin­ce años, los ré­di­tos que ge­ne­re el mo­nu­men­to. Es­tas ope­ra­cio­nes es­pe­cu­la­ti­vas, que en­mas­ca­ran una pri­va­ti­za­ción del patrimonio más frá­gil y a la vez de­ci­si­vo de la hu­ma­ni­dad, el de su me­mo­ria, son cons­tan­tes. Es de do­mi­nio pú­bli­co que la Fon­ta­na di Tre­vi se­rá res­tau­ra­da me­dian­te el im­pul­so eco­nó­mi­co pro­cu­ra­do por una em­pre­sa de agua em­bo­te­lla­da, Ac­qua Clau­dia, que ce­de­rá 200.000 eu­ros con tal fin, y el al­cal­de de Ro­ma ha pro­pues­to que el Mu­ro Au­re­liano, que se ha hun­di­do va­rias ve­ces du­ran­te los úl­ti­mos tiem­pos por fal­ta de pre­vi­sión, aco­ja a lo lar­go de su ge­ne­ro­sa ex­ten­sión la pre­sen­cia de afi­ches pu­bli­ci­ta­rios. Des­de es­te ve­rano, ade­más, se sa­be que el Go­bierno Mon­ti pla­nea sa­car a subas­ta más de 350 edi­fi­cios his­tó­ri­cos, al ob­je­to de lle­nar unas ar­cas ex­haus­tas y de­pri­mi­das. Un so­lo da­to sir­ve pa­ra ima­gi­nar la plau­si­ble ope­ra­ción de ali­vio: se cal­cu­la que Ro­ma po­see un ca­pi­tal de 42.000 mi­llo­nes de eu­ros en in­mue­bles dig­nos de ser subas­ta­dos. La ci­fra, co­mo se in­tu­ye, pro­vo­ca vér­ti­go.

La pro­gre­si­va con­ver­sión de las ciu­da­des en par­ques te­má­ti­cos pue­de al­can­zar aquí un cé­nit no por es­pe­ra­do me­nos per­ver­so. La trans­for­ma­ción de una obra ce­sá­rea en so­por­te pu­bli­ci­ta­rio de una mar­ca de re­lo­jes o de ro­pa in­te­rior qui­zá sea un signo de los tiem­pos e in­clu­so un sín­to­ma de jus­ti­cia poé­ti­ca, pe­ro po­see a la vez al­go de pe­sa­di­lla de po­lí­ti­ca fic­ción, con la me­ta­mor­fo­sis del mun­do en un gran lo­go­ti­po im­pre­so en nues­tra re­ti­na, en nues­tra con­cien­cia y en nues­tro bol­si­llo. La es­pon­so­ri­za­ción de las obras maes­tras del es­pí­ri­tu hu­mano es un gé­ne­ro que no se sa­be bien dón­de en­ca­ja: si en el dra­ma, en la co­me­dia, en el sus­pen­se, en la pi­ca­res­ca o en el vo­de­vil. Pro­ba­ble­men­te, sea una mez­cla bas­tar­da de ellos.

To­do, pues, pa­re­ce ya po­si­ble en es­te mun­do atri­bu­la­do que lla­ma­mos Eu­ro­pa. Qui­zá por ello la pa­sa­da no­che so­ñé con una caput mun­di que ex­hi­bía con le­gí­ti­mo or­gu­llo no so­lo el es­plen­dor de sus ge­nia­les ar­tis­tas, sino el oro­pel de cier­ta mar­ca pun­te­ra en la ven­ta de au­to­mó­vi­les. Qui­zá un día el Pa­raí­so de Ghi­ber­ti no hue­la a fe o bue­nas obras, sino a Chanel.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.