El enamo­ra­do y la muer­te

Tiempo - - CULTURA -

Joa­quín Car­bo­nell, con La­bor­de­ta y Eduardo Paz, for­ma­ron du­ran­te dé­ca­das un gru­po que se ha­cía lla­mar Los tres te­rro­res: eso da una idea per­fec­ta del con­cep­to que te­nían de sí mis­mos. Pe­ro lean us­te­des el li­bro y lle­ga­rán a las pá­gi­nas fi­na­les, a las que re­la­tan el tra­to que el buen ara­go­nés dis­pen­sa­ba a la muer­te cabrona que se le me­tió den­tro d sin avi­sar y que ya no se qui­so ir. La­bor­de­ta, enamo­ra­do de la vi­da ple­na, me­día esa vi­da por “lar­gos de pa­si­llo” y por cam­peo­na­tos de­por­ti­vos: al Mun­dial lle­go, a lo de Lon­dres no lle­ga­ré... Y se fue así, con una son­ri­sa z zum­bo­na que ja ja­más se irá.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.