La peor muer­te pa­ra el rey

CAS­TI­LLO DE KILLINGWORTH, 21 DE SEP­TIEM­BRE DE 1327 · Eduardo II, rey de In­gla­te­rra, es ase­si­na­do de la for­ma más cruel pen­sa­ble por su es­po­sa y el fa­vo­ri­to de ella.

Tiempo - - HISTORIAS DE LA HISTORIA - LUIS REYES

Nun­ca Jú­pi­ter en­lo­que­ció por Ga­ní­me­des co­mo el rey por el mal­di­to Ga­ves­ton”, se que­ja la es­po­sa aban­do­na­da. Así de cla­ro abor­da Mar­lo­we la ho­mo­se­xua­li­dad de Eduardo II, rey de In­gla­te­rra, en su dra­ma del mis­mo nom­bre. Pa­ra los es­pe­cia­lis­tas en es­tu­dios de gé­ne­ro, es la pri­me­ra vez que se pre­sen­ta di­rec­ta­men­te un pro­ta­go­nis­ta gay en la li­te­ra­tu­ra oc­ci­den­tal, y ade­más se de­fien­de su op­ción ci­tan­do ejem­plos de gran­des per­so­na­jes: Só­cra­tes y Al­ci­bía­des, Ale­jan­dro Magno y He­fes­tión o los hé­roes mí­ti­cos Aqui­les y Pa­tro­clo. Pa­ra los crí­ti­cos li­te­ra­rios, la obra de Mar­lo­we es el pre­ce­den­te y mo­de­lo pa­ra los dra­mas his­tó­ri­cos de Sha­kes­pea­re. Pe­ro por mu­chos mé­ri­tos que ten­ga la crea­ción dra­má­ti­ca de Mar­lo­we, no es más que un ve­raz re­fle­jo de al­gu­nas de las más tre­me­bun­das con­vul­sio­nes de la his­to­ria de Eu­ro­pa.

Ne­fas­tos su­ce­sos pre­si­die­ron el rei­na­do de Eduardo II Plan­ta­ge­net. In­gla­te­rra per­dió Es­co­cia, el equi­li­brio en­tre po­de­res se rom­pió, unas ve­ces es­tan­do el rey en ma­nos de los ba­ro­nes, otras im­po­nién­do­se el ab­so­lu­tis­mo real so­bre no­ble­za y Par­la­men­to, en una su­ce­sión de gue­rras ci­vi­les que aca­ba­ron con el de­rro­ca­mien­to de Eduardo. Y en to­do ca­so el mo­nar­ca fue mo­ti­vo de es­cán­da­lo, no ya por­que tu­vie­se amo­res ho­mo­se­xua­les, sino por con­sen­tír­se­lo to­do a sus aman­tes, co­rrup­ción eco­nó­mi­ca y des­po­tis­mo po­lí­ti­co. No es el ca­pri­cho de Eduardo ha­cia el be­llo Ga­ves­ton lo que irri­ta a un no­ble en el dra­ma de Mar­lo­we, sino que “hom­bre tan ba­ja­men­te na­ci­do me­dre tan­to gra­cias al fa­vor de su so­be­rano y se ha­ga con los te­so­ros del reino”.

El fi­nal del pe­rio­do fue un es­tram­bo­te acor­de con su tru­cu­len­cia. Eduardo II no so­lo per­dió la co­ro­na y la vi­da, co­sa no ra­ra en la Edad Me­dia, sino que fue víc­ti­ma del re­gi­ci­dio más es­pan­to­so que se ha co­no­ci­do en Oc­ci­den­te. Su aman­te pa­de­ció un su­pli­cio igual­men­te

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.