FAMOSOS ES­TA­FA­DOS

Sofía Ma­za­ga­tos, Car­men Mau­ra, Luis del Ol­mo... na­die se li­bra del en­ga­ño ni de ver có­mo se es­fu­man los aho­rros de una vi­da.

Tiempo - - SOCIEDAD - POR MA­CU LLO­REN­TE

Han con­fia­do en quien no de­bían y les han pa­ga­do su amis­tad de­ján­do­los en la ruina. “Ha ro­to mu­chos sue­ños y me ha ro­ba­do to­do el di­ne­ro que he he­cho en ma­dru­ga­das, tar­des y años en la ra­dio”. El que así se la­men­ta es Luis del Ol­mo, que ha­ce so­lo unos me­ses afir­mó ha­ber si­do víc­ti­ma de una es­ta­fa de mu­chos mi­llo­nes de eu­ros por par­te de Ro­ge­lio Ren­gel Mer­ca­dé, su ad­mi­nis­tra­dor y ami­go, que, se­gún ase­gu­ra el pe­rio­dis­ta, se ha apro­pia­do del 75% de sus aho­rros. Ma­la suer­te tam­bién la de Car­men Mau­ra, a quien su com­pa­ñe­ro, con el que vi­vió 13 años y al que ha­bía otor­ga­do po­de­res uni­ver­sa­les, de­jó con lo pues­to. Un buen día la ac­triz se dio cuen­ta de que no te­nía ni un eu­ro en sus cuen­tas, has­ta el pun­to de que lle­ga­ron a cor­tar­le el te­lé­fono por fal­ta de pa­go. Por si fue­ra po­co, ade­más, te­nía que asu­mir el pa­go de cré­di­tos y ha­cer fren­te a im­pa­gos a la Se­gu­ri­dad So­cial. El asun­to le sa­lió a la ex­mu­sa de Al­mo­dó­var por ca­si un mi­llón de eu­ros. Tras sal­dar sus cuen­tas con el fis­co, de­nun­ció a su ex, ga­nan­do la ba­ta­lla en los tri­bu­na­les.

Con el co­ra­zón ro­to y mu­cho me­nos di­ne­ro en el bol­si­llo se que­dó tam­bién Pa­lo­ma La­go tras co­no­cer a un su­pues­to prín­ci­pe po­la­co que se pre­sen­ta­ba a sí mis­mo co­mo des­cen­dien­te del con­de Drá­cu­la. Su al­te­za real era gua­po, jo­ven, muy edu­ca­do y lle­va­ba un al­tí­si­mo tren de vi­da, co­mo co­rres­pon­de a un hom­bre de su ca­te­go­ría. Pa­ra que su far­sa re­sul­ta­ra más creí­ble, Woj­ciech Sar­jusz Za­les­ki no es­ca­ti­ma­ba es­fuer­zos y re­pre­sen­ta­ba su pa­pel de aris­tó­cra­ta lle­ván­do­lo has­ta lí­mi­tes in­sos­pe­cha­dos: in­vi­ta­ba a sus víc­ti­mas a su país na­tal y las alo­ja­ba en su su­pues­to cas­ti­llo. To­do pa­re­cía in­di­car que el po­la­co po­seía una desor­bi­ta­da for­tu­na. Allí era tra­ta­do co­mo un au­tén­ti­co no­ble, con ri­tua­les de be­sa­ma­nos in­clui­dos. Con un cu­rrí­cu­lum así, Pa­lo­ma no tar­dó en caer ren­di­da an­te sus en­can­tos y, si­guien­do sus con­se­jos, le en­tre­gó 140.000 eu­ros pa­ra que los in­vir­tie­ra en un fon­do de in­ver­sión que re­sul­tó tam­bién ser fic­ti­cio. Pe­ro el prín­ci­pe Za­les­ki ter­mi­nó des­cu­brién­do­se co­mo un au­tén­ti­co vam­pi­ro y el di­ne­ro que con­se­guía se es­fu­ma­ba co­mo por arte de ma­gia.

Tam­po­co era tan de fiar co­mo po­día pa­re­cer el no­vio de Sofía Ma­za­ga­tos, un su­pues­to em­pre­sa­rio ira­ní lla­ma­do Max Ba­di­yi, y ex­per­to tam­bién en apro­ve­char­se de ella. La ex Miss Es­pa­ña pa­re­ce que no tie­ne bue­na suer­te en en­con­trar millonarios. Se­gún él con­ta­ba, su pa­dre era un pro­duc­tor de ci­ne muy fa­mo­so, con lo que Ma­za­ga­tos ya se veía con el pa­sa­por­te ha­cia Holly­wood. Tres años pa­só la mo­de­lo dis­fru­tan­do de un apa­sio­na­do ro­man­ce, pa­ra aca­bar dán­do­se cuen­ta de que su no­vio no era el que de­cía ser sino otro, y cuan­do por fin se le ca­yó la ven­da de los ojos des­cu­brió que el ira­ní lle­va­ba una vi­da pa­ra­le­la, es­ta­ba ca­sa­do, te­nía una hi­ja, y tam­po­co era tan ri­quí­si­mo co­mo apa­ren­ta­ba. Ade­más, es­ta­ba car­ga­do de deu­das.

A Sara Mon­tiel tam­bién se le ca­yó el mun­do en­ci­ma cuan­do se en­te­ró de que Fran­cis­co Fer­nán­dez, su hom­bre de con­fian­za du­ran­te más de 20 años y ad­mi­nis­tra­dor de to­dos sus bie­nes, ha­bía sus­traí­do nue­ve mi­llo­nes de eu­ros de

El no­vio de Pa­lo­ma La­go ase­gu­ra­ba ser un prín­ci­pe po­la­co que te­nía in­clu­so su pro­pio cas­ti­llo

sus cuen­tas sui­zas y los ha­bía des­via­do a di­ver­sos pa­raí­sos fis­ca­les. Cuan­do ella se las pro­me­tía fe­li­ces dis­fru­tan­do de una ve­jez aco­mo­da­da, es­te du­ro re­vés la ha de­ja­do en nú­me­ros ro­jos. Por su par­te, el su­pues­to la­drón si­gue en su em­pe­ño de que to­da esa su­ma de di­ne­ro ha si­do in­ver­ti­da en los es­pec­tácu­los de Sa­ri­tí

si­ma, y que tam­bién se ha uti­li­za­do pa­ra cos­tear el enor­me tren de vi­da que ha lle­va­do la in­tér­pre­te.

Se apro­ve­cha­ron de su inocen­cia.

Te­nía 16 años y con­fió ple­na­men­te en los pro­fe­sio­na­les que ha­bía con­tra­ta­do mien­tras ella se de­di­ca­ba a pa­sear sus éxi­tos mu­si­ca­les por to­do el mun­do. Rihan­na ha ini­cia­do una ba­ta­lla le­gal con­tra sus an­ti­guos con­ta­bles, a los que acu­sa de ha­ber­se me­ti­do en sus bol­si­llos co­mi­sio­nes exor­bi­ta­das por las gi­ras que reali­zó en­tre 2005 y 2010. La in­tér­pre­te de Um­bre­lla co­men­zó a sos­pe­char que al­go no iba bien al com­pro­bar que, pe­se a los in­gre­sos con­si­de­ra­bles, ha­bía ge­ne­ra­do im­por­tan­tes pér­di­das. Pe­ro la de Bar­ba­dos no es la úni­ca. Con ma­yor ex­pe­rien­cia y más edad a sus es­pal­das, el ba­jis­ta del gru­po ir­lan­dés U2, Adam Clay­ton, ha re­co­no­ci­do que su se­cre­ta­ria le ha ro­ba­do ca­si tres mi­llo­nes de eu­ros de las cuen­tas ban­ca­rias, por lo que la jo­ven ha si­do con­de­na­da a sie­te años de cár­cel por un tri­bu­nal de Du­blín.

Y aun­que pa­ra él ha si­do una pe­sa­di­lla, pa­ra sus fans ha su­pues­to el re­gre­so de Leo­nard Cohen a la mú­si­ca y el aban­dono de su re­ti­ro es­pi­ri­tual en un mo­nas­te­rio bu­dis­ta de Los Ángeles. El ca­na­dien­se se vio obli­ga­do a su­bir­se a los es­ce­na­rios y em­bar­car­se en una gi­ra mun­dial pa­ra re­cu­pe­rar par­te de su ca­pi­tal per­di­do al dar­se cuen­ta de que sus fi­nan­zas ha­bían dis­mi­nui­do es­can­da­lo­sa­men­te. ¿La cul­pa­ble? Ke­lley Lynch, su exa­man­te, an­ti­gua má­na­ger y ase­so­ra fi­nan­cie­ra, que se em­bol­só has­ta cua­tro mi­llo­nes de eu­ros de su for­tu­na. Los tri­bu­na­les re­sol­vie­ron la es­ta­fa obli­gán­do­la a pa­gar sie­te mi­llo­nes de eu­ros y con­de­nán­do­la a cin­co años de cár­cel en li­ber­tad con­di­cio­nal. Pe­ro la pe­sa­di­lla tu­vo un se­gun­do epi­so­dio: Lynch se de­di­có a man­dar al can­tan­te más de trein­ta men­sa­jes de

e-mails dia­rios y a rea­li­zar lla­ma­das te­le­fó­ni­cas car­ga­das de ame­na­zas y obs­ce­ni­da­des, con­si­guien­do, se­gún los abogados de Cohen, con­ver­tir la exis­ten­cia del mú­si­co en “un in­fierno en vi­da”. Es­ta

vez le cos­tó 11 me­ses de cár­cel por sal­tar­se la or­den de ale­ja­mien­to.

Tam­bién Ni­co­las Ca­ge ha ro­za­do la ruina por la ma­la ca­be­za de su ad­mi­nis­tra­dor, Sa­muel J. Le­vin, que se em­ba­ló rea­li­zan­do in­ver­sio­nes que ni si­quie­ra es­ta­ban al al­can­ce del ar­tis­ta, pro­vo­cán­do­le da­ños por más de 15 mi­llo­nes de eu­ros. Uma Thur­man per­dió la com­pos­tu­ra al ver có­mo Ken­neth Starr, “el ma­go de las fi­nan­zas en Holly­wood”, ha­bía sus­traí­do ca­si un mi­llón de eu­ros de su cuen­ta. Es­te in­ver­sor de es­tre­llas te­nía sus mé­to­dos pa­ra que­dar­se con el di­ne­ro de las ce­le

bri­ties pa­ra las que tra­ba­ja­ba. La ar­tis­ta no es la úni­ca que ha caí­do en sus re­des: Syl­ves­ter Sta­llo­ne, Wes­ley Sni­pes y la fo­tó­gra­fa An­nie Leibovitz con­fia­ron en él has­ta que Uma des­ta­pó el es­cán­da­lo. El inigua­la­ble Vi­to Cor­leo­ne tam­bién ha si­do en­ga­ña­do. Ro­bert de Ni­ro de­man­dó ha­ce cin­co años a la ga­le­ría de arte neo­yor­qui­na Sa­lan­der-O’Reilly por ven­der sin su au­to­ri­za­ción 12 cua­dros de su pa­dre. L. Sa­lan­der, que le ti­mó al ac­tor un mi­llón de eu­ros, pa­ga­ba con che­ques sin fon­dos y era ca­paz de ven­der el mis­mo cua­dro a va­rios in­ver­so­res.

Tra­ta­mien­tos muy ca­ros.

Y se­gu­ro que más guapas, pe­ro tam­bién más po­bres, sa­lían del sa­lón de be­lle­za Chez Ga­brie­la Stu­dio de Los Ángeles las ac­tri­ces An­ne Hat­ha­way, Jennifer Anis­ton y Liv Ty­ler. Las ce­le­bri­ties en­tre­ga­ban con­fia­das sus tar­je­tas de cré­di­to cuan­do iban a ha­cer­se un tra­ta­mien­to y la due­ña uti­li­zó sus da­tos pa­ra em­bol­sar­se más de 220.000 eu­ros en un año. Quién les iba a de­cir que ha­cer­se la manicura o una lim­pie­za de cu­tis iba a ser tan per­ju­di­cial pa­ra su bol­si­llo.

Y hay al­gu­nos que con un sim­ple lis­ta­do la lían y gor­da: Abraham Ab­da­llah, un ayu­dan­te de ca­ma­re­ro es­ta­dou­ni­den­se que con el ranking de los cien hom­bres más ri­cos del mun­do de For­bes en sus ma­nos, se me­tió en sus cuen­tas ban­ca­rias des­de el or­de­na­dor de una bi­blio­te­ca pú­bli­ca y ro­bó ca­si 80 mi­llo­nes eu­ros. En­tre las víc­ti­mas es­ta­ba Oprah Win­frey. Y aun­que no de­ja de ser una me­ra anéc­do­ta por­que la ci­fra es mí­ni­ma, Angelina Jo­lie tam­bién fue ti­ma­da du­ran­te el ro­da­je en Hun­gría de su pri­me­ra pe­lí­cu­la co­mo di­rec­to­ra. El vi­gi­lan­te del apar­ta­men­to se hi­zo pa­sar por el due­ño y se lo al­qui­ló por 2.000 eu­ros a la se­ma­na. La co­sa no lle­gó a más por­que los pro­pie­ta­rios se die­ron cuen­ta y pu­die­ron pa­rar el en­ga­ño.

1. De Ni­ro de­man­dó a una ga­le­ría de arte por la que se sin­tió es­ta­fa­do. 2. El no­vio de Pa­lo­ma La­go se de­cía des­cen­dien­te de Drá­cu­la. 3. Luis del Ol­mo ase­gu­ra que su ad­mi­nis­tra­dor se ha apro­pia­do del 75% de sus aho­rros. 4. Rihan­na acu­sa a sus an­ti­guos con­ta­bles de ro­bar­le.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.