Una mu­jer y sus ta­co­nes

Mi nom­bre es Ce­ci­lia, pe­ro to­dos me co­no­cen co­mo Lía. Un buen apo­do pa­ra al­guien co­mo yo. Mu­jer, pe­rio­dis­ta, trein­ta­ñe­ra y con una vi­da muy con­fu­sa.

Tiempo - - 540 CARACTERES - EL MUN­DO DE CE­CI­LIA G. To­das las his­to­rias de Ce­ci­lia G. en: www.blogs.tiem­po­dehoy. com/el­mun­do­de­ce­ci­liag

al­go más re­cu­pe­ra­da del efec­to Ch­ris­tian Grey que la úl­ti­ma vez que vi a Ar­tu­ro, me di­ri­gí ha­cia el res­tau­ran­te. Lo en­con­tré sen­ta­do en una me­sa re­don­da, al fi­nal del co­me­dor.

–Ho­la, te­nía ga­nas de ver­te –me di­jo mien­tras me be­sa­ba.

Con la se­ma­na de tra­ba­jo que ha­bía te­ni­do y el debate or­ga­ni­za­do por mis in­con­tro­la­das neu­ro­nas so­bre có­mo de­ben ser las re­la­cio­nes des­pués de la tri­lo­gía Cin­cuen­ta som­bras de Grey, ya no sa­bía si que­ría ver­le o sa­lir co­rrien­do.

An­te mi si­len­cio, Ar­tu­ro, al que a par­tir de aho­ra lla­ma­ría Willy Fog, cam­bió de es­tra­te­gia. Me con­tó su in­creí­ble se­ma­na: de Mé­xi­co a Nue­va York, pa­san­do por Bru­se­las. A es­te chi­co pa­re­ce que aún no le han pre­sen­ta­do al tal jet lag.

No es que no me atre­vie­ra a sa­lir con Ar­tu­ro, es que des­pués de tan­tos años de fra­ca­sa­das re­la­cio­nes ha­bía apren­di­do una sa­bia lec­ción. De­cir sí a un tío es con­se­guir que su hui­da sea más rá­pi­da que una sa­li­da de Fernando Alon­so. Así pues, ¿qué te­nía de ma­lo que­dar­nos co­mo es­tá­ba­mos? Con la lle­ga­da del pos­tre de cho­co­la­te, la pre­gun­ta fue inevi­ta­ble. –¿No quie­res pro­bar­lo? –No, gra­cias, es­toy lle­na. La ce­na es­ta­ba a pun­to de aca­bar y Ar­tu­ro no ha­bía he­cho re­fe­ren­cia a su pre­gun­ta de la se­ma­na an­te­rior. Esa ac­ti­tud me con­fun­día. Por un la­do, que­ría evi­tar su pre­gun­ta. Por otro, qui­zá se ha­bía arre­pen­ti­do. Ha­bía cam­bia­do de opinión por­que co­no­ció a al­guien en Mé­xi­co, Nue­va York o Bru­se­las, o se ha­bía enamo­ra­do de una gua­pa aza­fa­ta en el avión, mien­tras bus­ca­ba a jet lag. Vol­ví del ba­ño con me­nos ali­vio del que en­tré.

–Lía, ¿te pue­do ha­cer una pre­gun­ta?

Ahí es­ta­ba, el mo­men­to más es­pe­ra­do de la se­ma­na, de la no­che, de la úl­ti­ma ho­ra.

-¿Por qué siem­pre lle­vas tan­to ta­cón? ¿Sa­bes que más de cin­co cen­tí­me­tros da­ñan tu co­lum­na? Y no te creas que no me gus­ta, so­lo que no los ne­ce­si­tas.

¿Eh? ¿Es­ta­ba tra­tan­do de des­con­cer­tar­me? ¿Me es­ta­ba va­ci­lan­do? ¿Era una cá­ma­ra ocul­ta? Y, so­bre to­do, ¿no sa­be lo que sig­ni­fi­can pa­ra una mu­jer sus ta­co­nes? Me cre­cí.

–Mi que­ri­do Ar­tu­ro, los ta­co­nes son a una mu­jer lo que a un hom­bre sus clicks de play­mo­bil o su sca­lex­tric. Es lo que nos co­nec­ta con la tie­rra. Lo que nos ha­ce sen­tir po­de­ro­sas cuan­do te­ne­mos al mun­do en con­tra. Lo que nos ele­va de nues­tra di­fí­cil reali­dad. La mú­si­ca que re­sue­na en nues­tra ca­be­za cuan­do to­das las vo­ces son fu­rio­sas. Los ta­co­nes han he­cho más por la li­be­ra­ción de la mu­jer que si­glos de lu­cha fe­mi­nis­ta.

-En­tien­do. Ve­rás, el pro­ble­ma es que cuan­do ven­gas con­mi­go a las fies­tas, via­jes o ce­nas no vas a aguan­tar con ta­co­nes tan al­tos.

Los ta­co­nes son a una mu­jer lo que a un hom­bre su sca­lex­tric, nos ele­va de nues­tra di­fí­cil reali­dad

Tou­ché. Di al­go, Lía, di al­go... –¿Me pa­sas el agua?... –¿Por qué voy a ir con­ti­go? –¿Y por qué no? Do­ble tou­ché: con ti­ra­bu­zón, tri­ple axel y caí­da en pi­ca­do al fon­do de la pis­ci­na. Te­nía mil y una ra­zo­nes pa­ra de­cir­le que no a Ar­tu­ro, pe­ro en ese mo­men­to mis neu­ro­nas es­ta­ban ejer­cien­do su de­re­cho a huel­ga (sin ser­vi­cios mí­ni­mos). Así que op­té por la fra­se que mi ma­dre siem­pre me di­ce -y no es la de “pór­ta­te bien”, si no es­ta otra: “Si no vas a de­cir na­da que me­jo­re el si­len­cio, cá­lla­te”–. –Pi­da­mos la cuen­ta, afir­mó. Esa no­che me acos­té en mi mis­mo apar­ta­men­to, en mi mis­ma ca­ma, pe­ro, al pa­re­cer, con un nue­vo... ¿no­vio?

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.