Ro­ber­to Ca­va­lli hu­mi­lla al fa­mo­seo ma­dri­le­ño

La aper­tu­ra de la tien­da del di­se­ña­dor en la mi­lla de oro ma­dri­le­ña se con­vier­te en un caos mul­ti­tu­di­na­vips rio, con to­dos los amon­to­na­dos en la puer­ta.

Tiempo - - GENTE - JE­SÚS MARIÑAS

Ca­va­lli de­mues­tra va­len­tía y ga­nas de re­sis­tir la ad­ver­si­dad co­mer­cial abrien­do tien­da en Ma­drid La top Eu­ge­nia Sil­va, en es­ta­do de gra­cia fe­me­ni­na, si­gue en­tu­sias­ma­da con su no­vio, Die­go Oso­rio

Re­sul­tó frus­tran­te, una de­cep­ción, y eso que iban de com­par­sas in­clu­so re­ves­ti­dos por el mo­dis­ta ita­liano que, ani­mo­so, se asien­ta en la mi­lla de oro ma­dri­le­ña en­fren­tán­do­se a la cri­sis que ya em­pie­za a de­bi­li­tar las gran­des mar­cas. Ro­ber­to Ca­va­lli de­mues­tra va­len­tía y ga­nas de re­sis­tir esa ad­ver­si­dad co­mer­cial, por eso com­pró un an­ti­guo feu­do de las em­pren­de­do­ras her­ma­nas Zun­zu­ne­gui, que hu­yen de la que­ma. Ai­re fes­ti­vo, ex­pec­tan­te y res­pal­da­dor de tan es­for­za­da de­ci­sión, es de los me­jo­res ba­jos de una ca­lle don­de Her­mès com­pi­te con Dior, Chanel, Tyf­fany´s o Tod´s. Ca­va­lli no iba a ser me­nos y echa­ron el res­to al con­vo­car: na­da de quin­tae­sen­cia so­cial ni ac­ce­so re­ser­va­do a una mi­no­ría selecta y re­pre­sen­ta­ti­va.

Ab­sur­das pre­ten­sio­nes.

Más bien lo con­tra­rio, y aque­llo fue de­ba­cle dis­fra­za­da de pre­ten­sión ex­qui­si­ta al pun­to de que los aza­fa­tos en­ga­la­na­dos con es­mo­quin a pie de ace­ra pe­dían a los fo­tó­gra­fos que no de­ja­sen sus bol­sas a pie de al­fom­bra ro­ja “por­que eso no es ele­gan­te”. Cau­sa­ron hi­la­ri­dad en sus ab­sur­das pre­ten­sio­nes y en­se­gui­da tu­vie­ron que en­vai­nar­la an­te el caos mul­ti­tu­di­na­rio mon­ta­do en la en­tra­da, don­de los vips se amon­to­na­ban has­ta me­dia ho­ra pa­ra ser re­par­ti­dos en gru­pos co­mo si en­tra­sen a un mo­nu­men­to na­cio­nal o mu­seo por­que Ca­va­lli -hom­bre pe­que­ño y ca­si ri­jo­so se­me­jan­do un Ne­rón re­di­vi­vo- tie­ne al­go de re­li­quia y sus tra­jes re­cuer­dan las me­jo­res crea­cio­nes de Gian­ni Ver­sa­ce, na­da que ver con lo hor­te­ra que hoy di­se­ña su de­for­ma­da her­ma­na Do­na­te­lla. La im­pro­vi­sa­da pa­sa­re­la sir­vió de ex­po­nen­te en pos de cham­pán inal­can­za­ble, co­mo el va­po­ro­so tra­je blan­co lu­ci­do por Eu­ge­nia Sil­va en es­ta­do de gra­cia fe­me­ni­na, ven­ga a ex­hi­bir sus lar­gas pier­nas ba­jo tra­je con aber­tu­ras la­te­ra­les. Me con­tó que si­gue en­tu­sias­ma­da con Die­go Oso­rio, ra­ma tra­ba­ja­do­ra de la di­nas­tía Alburquerque, que du­ran­te tres años pa­seó la so­se­ría de Ana Bo­yer.

Es otra hi­ja de su ma­dre lan­za­da a lo pu­bli­ci­ta­rio si­guien­do la re­cau­da­do­ra es­cue­la de Isa­bel Preysler. Es­tán bien en­se­ña­das. Ella y Ta­ma­ri­ta ya van a la za­ga y com­pi­ten en con­tra­tar su fi­na es­tam­pa, aun­que el ex­mi­nis- tro se re­sis­tía a verla en un mer­ca­do que siem­pre de­tes­tó. La otra ma­ña­na pro­mo­cio­nó el ca­va An­na de Co­dor­niú por­que la Na­vi­dad es­tá en­ci­ma, quién lo di­ría.

Un fa­llo im­per­do­na­ble.

Acom­pa­ña­da de Ana Cris­ti­na Por­ti­llo, hi­jas­tra de Ber­tín Osborne, y la ac­triz Ana Fer­nán­dez, ca­ra bo­ni­ta de Los pro­te­gi­dos, ex­hi­bie­ron tra­jes de Ángel Schles­ser en to­nos co­ral, tur­ma­li­na y la­pis­lá­zu­li pa­ra así ele­gir por vo­ta­ción po­pu­lar el que usa­rán en el spot fes­te­ro. Lo­ren­zo Ca­pri­le fue pri­me­ri­zo en es­to, se­gui­do el in­vierno pa­sa­do por los Lu­chi­nos. Lo más real­za­ble fue que, sin du­da a cau­sa de ner­vios y ten­sión in­di­si­mu­la­dos, el su­dor tras­pa­só la cin­tu­ra de la Bo­yer re­mar­cán­do­le an­ti­es­té­ti­co cer­co so­bre el om­bli­go da­da la ligereza de esa tú­ni­ca de bus­to al­to es­ti­lo. Im­per­do­na­ble, y na­die pa­re­ció no­tar­lo. Un fa­llo de es­ti­lis­mo.

Pe­ro vol­va­mos a la ca­lle, al alu­vión en­tre­ga­do a Ca­va­lli, lo mis­mo en So­ra­ya, con pa­re­ja nue­va pe­ro aún do­lien­te por ha­ber ro­to su re­la­ción sue­ca que la te­nía en un y ve­nir in­ce­san­te. Lu­ció tra­je blan­co, cor­to y acam­pa­na­do, na­da que ver con el ca­si ace­bra­mien­to co­lec­ti­vo del res­to, es un san­to y se­ña de la fir­ma que de­di­ca sus úl­ti­mos di­se­ños al mun­do ani­mal ca­si en el es­ti­lo de Dia­ne von Furs­ten­berg, ya sin tien­da en el ba­rrio de Sa­la­man­ca por­que a la ban­que­ra Ma­ría Reig no le re­sul­tó ren­ta­ble co­mo sus jo­yas Va­sa­ri o el ho­tel Man­da­rín que pres­ti­gia la

hos­te­le­ría bar­ce­lo­ne­sa. Alar­de ani­mal en ro­jo y ne­gro so­bre la siem­pre ri­sue­ña Aran­cha de Be­ni­to, ato­si­ga­da por la nue­va pa­ter­ni­dad de Gu­ti y una

Ro­mi­na ya co­no­ci­da co­mo la Gam­ba por­que es to­do ca­be­za. Aran­cha ca­si se in­dig­nó re­to­can­do las apa­ra­to­sas ca­de­nas de su cue­llo: “¿Es que no te­néis mas co­sas que pre­gun­tar­me?”, ob­ser­vó des­de­ñan­do el cer­co in­qui­si­dor fi­ján­do­se en el lla­ma­ti­vo en­torno don­de, se­dien­tos, se agol­pa­ban des­de

Rossy de Pal­ma, con al­gún ki­lo más di­si­mu­la­do ba­jo ne­gro, a Ai­tor Ocio, ele­gan­te don­de los ha­ya y ya sin con­ten­cio­so con su ex Lau­ra Sán­chez, del que so­bre­sa­lía el pe­lo apa­ren­te­men­te in­for­mal pe­ro con fijador, pa­san­do por un Jon Kor­ta­ja­re­na que se man­tie­ne pro­fe­sio­nal­men­te en es­ta­do de gra­cia co­pan­do anun­cios de las me­jo­res fir­mas mun­dia­les.

Ma­drid, ca­pi­tal de la mo­da.

Lo­gró más ala­ri­dos en­tu­sias­tas con su bla­zer azul que el ya su­pe­ra­do Mi­guel

Ángel Sil­ves­tre, de es­mo­quin y sin cal­ce­ti­nes ba­jo sus ne­gros y ce­rra­dos za­pa­tos Derby con dos he­bi­llas so­bre el em­pei­ne. Lo re­co­gió el siem­pre in­qui­si­dor Luis Ga­lliu­si, de­co­ra­dor tan de mo­da co­mo Lo­ren­zo Cas­ti­llo o To­más

Aliá. So­bre­sa­lía su as­pec­to re­bel­de ca­si a lo Ja­mes Dean, más apro­pia­do al bu­lli­cio ca­lle­je­ro don­de se agol­pa-

ban en­tre otros Bea­triz de Or­leans con Da­ni San Mar­tín, que la tie­ne real­qui­la­da. Es un in­con­di­cio­nal de Car­men

Fran­co, exal­ta­ron an­te el mí­ti­co Ju­lio Aye­sa que re­apa­re­cía tras lar­ga con­va­le­cen­cia en sus do­mi­nios na­va­rros, o una Sandra Gar­cía San Juan que for­ma buen tán­dem con An­to­nio Ban­de­ras; es­tá ya pre­pa­ran­do el Star­li­te del año pró­xi­mo en una Mar­be­lla re­lan­za­da por ellos an­te la pa­si­vi­dad mu­ni­ci­pal. Más se ha­cían no­tar los trin­ca­do­res go­bier­nos de Je­sús Gil o Ju­lián Mu­ñoz.

Los con­cier­tos de agos­to con fi­gu­ras co­mo Tony Ben­net, Rap­hael y Man­za

ne­ro fue­ron un éxi­to y de­ja­ron bue­nas ga­nan­cias. “Nos han pe­di­do que tam­bién lo or­ga­ni­ce­mos en Mé­xi­co, en eso an­da­mos”, con­fió sin qui­tar ojo a có­mo el re­pei­na­do Da­vid Me­ca da­ba el bra­zo a la aún en­lu­ta­da Cu­qui

Fie­rro, que siem­pre de­ja es­te­la ro­sa­da. Sor­pren­dió su piel ar­gen­té im­pro­pia de las al­tas tem­pe­ra­tu­ras. Pe­se al do­lor re­cien­te y la­ten­te, con­ser­va hu­mor y se­ño­río. No en­ten­dió el des­ba­ra­jus­te, ob­ser­va­ron an­te las cam­bian­tes Ma-

El to­re­ro Fi­ni­to de Cór­do­ba vis­tió es­ti­li­za­da cha­que­ta blanca con­tras­ta­da con cor­ba­ta de rom­bos

le­na Cos­ta y Te­re­sa Ba­ca, que la no­che an­te­rior ha­bía des­ta­ca­do es­co­ta­dí­si­ma ba­jo mo­ra­dos en la fies­ta de Mar Flo­res y Javier Me­rino real­za­da por Pa­lo­ma

La­go, Fer­nán­dez Sastrón y Che­noa con bar­bu­di­to a cues­tas. Con­me­mo­ra­ban el aniver­sa­rio del po­lé­mi­co Fortuny, por fin re­ma­ta­ron con­ten­cio­so mu­ni­ci­pal de años pa­ra con­se­guir abrir te­rra­za.

Una inau­gu­ra­ción es­pe­cial.

Fue even­to don­de des­ta­có el se­reno be­lle­zón de Amaia Sa­la­man­ca que pre­pa­ra en­la­ce con Ro­sau­ro Ba­ro. Ella se di­fe­ren­ció en ne­gros con man­gas don­de so­bre­sa­lía una ex­ce­si­va

ba­guet­te ro­ja, co­mo el du­que de Te­rra­no­va con ca­no­sa bar­ba re­cién es­tre­na­da o Fernando Mar­tí­nez de Iru­jo por lle­gar sin pa­re­ja y sa­lir bien acom­pa­ña­do. Con­tó que los te­so­ros fa­mi­lia­res se­rán ex­pues­tos al pú­bli­co.

Al­fon­so de Bor­bón ex­hi­bió ga­la muy vin­ta­ge co­mo he­re­da­da -lo su­yo es la des­preo­cu­pa­ción is­le­ña- mien­tras

Bo­ris Iza­gui­rre no se vio mar­gi­na­do co­mo en la no­che de Ca­va­lli, don­de, igual que Nor­ma Du­val -res­ta­llan­te en ru­bí real­za­dor de bus­to- no pu­do en­trar al fies­to­rro dis­co­te­que­ro que si­guió a la inau­gu­ra­ción. De­ses­pe­ró a Car­men Va­li­ño, re­cu­pe­ra­da co­mo re­la­cio­nes pú­bli­cas tras sus año­ra­dos años en Loe­we, don­de no han sa­bi­do re­em­pla­zar­la. Mu­chos de sus in­vi­ta­dos

o ami­gos que­da­ron en la puer­ta des­pa­rra­ma­dos, sin po­der usar la in­vi­ta­ción y do­li­dos, co­mo Ma­ri­lí Coll, por la te­rra­za del cén­tri­co Ram­sés. Cer­ca­ban la ve­ci­na Puer­ta de Al­ca­lá – ahí es­tá,

ahí es­tá, bro­mea­ron- sin creer­lo del to­do. In­clu­so se res­tre­ga­ban per­ple­jos an­te la sú­bi­ta mar­gi­na­ción su­pe­ra­do­ra de la an­gus­tio­sa aper­tu­ra don­de se ha­ci­na­ron el re­ce­ñi­do pan­ta­lón es­tam­pa­do de Be­go­ña Tra­po­te, la do­ra­da mi­ni a ti­ras de gla­dia­dor de Ve­ga Ro­yo

Vi­lla­no­va, la dis­pli­cen­cia de Jo­sé Ma­ría Lo­ren­zo, la al­ta co­la de ca­ba­llo de

Ele­na Fu­ria­se cre­ci­da con pla­ta­for­mas, el de­cai­mien­to sor­pren­di­do de Pas­to­ra

Soler con ma­ri­do en­do­min­ga­do o el re­mar­ca­dor y ce­ñi­do tra­je gris pla­ta de pe­dre­ría con es­pal­da al ai­re de Car­men Lo­ma­na. Ya ape­nas se de­ja ver con Ángel Ca­sa­ña y ha­ce mal­pen­sar.

Fio­na Fe­rrer, más lis­ta que nin­gu­na, usó un có­mo­do pan­ta­lón ra­ya­do mien­tras Mó­ni­ca Naranjo, iné­di­ta en es­te ti­po de reunio­nes, se es­con­dió ba­jo ano­di­na cha­que­ta de na­pa ne­gra rom­pien­do ex­ce­sos an­te­rio­res emu­la­do­res de Lady Ga­ga. Una plan­cha­da me­le­ni­ta acen­tuó su re­bus­ca­da dis­cre­ción, na­da que ver con cuan­do en lo de Mon

cho Mo­reno la pei­na­ba May Ángeles Cá­ce­res, que con­tro­la las ex­ten­sio­nes de Lo­ma­na, bien dis­tin­ta al des­apro­ve­cha­do ti­pa­zo de Sil­via Ja­to con pi­ja­ma ra­ya­do o los za­pa­to­nes azu­les de Lo­re­na

La mo­de­lo Jun­cal Ri­ve­ro man­tu­vo im­per­té­rri­ta su ta­lan­te ba­jo un mo­ño tren­za­do co­mo boi­na

van Heer­de, el mo­ño al­to de la cam

bian­te Lo­la Mar­ce­li o los ver­des de Ana Ro­sa Quin­ta­na, que evi­tó em­pa­re­jar­se fo­to­grá­fi­ca­men­te con Ca­va­lli. Cuan­do lo in­ten­ta­ron se qui­tó de en me­dio co­mo tan­tos otros en­fu­re­ci­dos por las apre­tu­ras y la es­pe­ra. Jun­cal Ri­ve­ro man­tu­vo im­per­té­rri­ta su ta­lan­te ba­jo un mo­ño tren­za­do co­mo boi­na y Ra­món Frei­xa con­ta­ba qué bien fun­cio­na su res­tau­ran­te re­cién inau­gu­ra­do en Car­ta­ge­na de In­dias. Re­cha­za co­mo su pa­dre la co­ci­na de so­ple­te.

No fal­tó na­die.

Mai­ka Pé­rez de Co­bas re­pi­tió el con­jun­to do­ra­do lu­ci­do so­bre ver­des en la ex­po de Car­la Du­val. Es di­se­ño que po­dría em­pa­re­jar­se al bur­bu­jeo co­mo na­vi­de­ño y bai­lón de Ale­jan­dra de Rojas, que en lo de Fortuny no evi­tó

a su ex Luis Medina, la ove­ja ne­gra de Naty Abascal. Con­ta­ban que las pa­sea sin en­trar a ma­tar, de ahí su in­cons­tan­cia ama­to­ria. Oli­via de Bor­bón pa­re­ció ha­ber ga­na­do pe­so y gus­tó verla con su ma­dre, la ex­cén­tri­ca Bea-

triz de Bor­bón. Com­pe­tían en ati­gra­dos gri­sá­ceos, “pe­ro es­te que llevo es vie­jí­si­mo y de mi pro­pie­dad”, reivin­di­có la ex­du­que­sa de Se­vi­lla in­ten­cio­na­da­men­te re­ti­ra­da del ja­leo so­cial, don­de pocos en­ten­die­ron su pasión por cer­di­tos y ra­nas. Año­ra­mos su ori­gi­na­li­dad rompe­dora.

Im­ma An­són des­lum­bró con sus tres vueltas de per­lo­nes ba­rro­cos y San

dra Iba­rra con su tra­je ne­gro re­mar­ca­dor de cin­tu­ra co­mo con fo­go­na­zos bri­llan­tes. Edur­ne con pei­na­do re­tro a lo Ve­ro­ni­ca La­ke y Ce­ci­lia Gó­mez por es­ti­lo pe­plum si­mi­lar a los azu­les de

Nuria Ro­ca y Patricia Gar­cía en la no­che don­de Mar Flo­res epa­tó con enor­me cin­tu­rón do­ra­do, ca­si cor­se­le­te, so­bre la tú­ni­ca fuc­sia mien­tras Patricia

Medina -su cu­ña­da pre­pa­ra pró­xi­ma bo­da san­lu­que­ña en el pa­la­cio Or­leans, es la úl­ti­ma De la Cier­va sol­te­ra- por es­co­ta­zo, Aran­cha del Sol al re­ves­tir­se pru­den­te y su ma­ri­do, el to­re­ro Fi­ni­to

de Cór­do­ba, es­ti­li­za­do ba­jo cha­que­ta blanca con­tras­ta­da con cor­ba­ta de rom­bos. Tie­ne la ele­gan­cia in­for­mal del

Gi­gi Sa­ra­so­la con fa­jín gris perla y no se

le pa­só a En­ri­que Mo­ne­reo.

Con­tras­te en­tre una y otra cita bien re­fle­ja­do­ras de có­mo es­tá el am­bien­te. Por si no bas­ta­ra la cris­pa­ción ca­lle­je­ra, el des­plan­te de Ca­va­lli sir­vió pa­ra acre­cen­tar­la. Aún re­la­men sus he­ri­das. Qué apo­rrea­da vi­da cin­co es­tre­llas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.