“Es­ta­mos aquí pa­ra dis­fru­tar al má­xi­mo”

Tiempo - - LA ÚLTIMA - AI­DA FOLCH AC­TRIZ

Re­pi­te con Fernando True­ba do­ce años des­pués de El em­bru­jo de Shang­hai. ¿Ha si­do muy di­fe­ren­te? Sí, ha si­do mu­chí­si­mo me­jor. ¿Por qué? Por­que la pri­me­ra vez que tra­ba­jé con True­ba era mi pri­me­ra pe­lí­cu­la y no sa­bía de qué iba es­te tra­ba­jo. En­ton­ces me pa­re­ció un ti­po su­per­se­rio. Aho­ra he dis­fru­ta­do mu­cho más por­que ya no me ha tra­ta­do co­mo una ni­ña. Ya sé de qué va es­te tra­ba­jo y ha­bla­mos de adul­to a adul­to. He dis­fru­ta­do mu­cho más. ¿Có­mo le con­tac­tó True­ba es­ta vez? Pues fue muy ro­cam­bo­les­co. Un día me lla­mó pa­ra pre­gun­tar­me si sa­bía fran­cés por­que es­ta­ba pen­san­do en ro­dar una pe­lí­cu­la en ese idio­ma en el pla­zo de cin­co me­ses. Y, aun­que no me pro­me­tió na­da, yo al día si­guien­te me fui a vi­vir a Fran­cia pa­ra apren­der fran­cés. Y a los cin­co me­ses lla­mé a Fernando pa­ra de­mos­trar­le que lo ha­bía apren­di­do... Al fi­nal he he­cho la pe­lí­cu­la, pe­ro años des­pués de que su­ce­die­ra to­do aque­llo. Ha te­ni­do co­mo com­pa­ñe­ros a Jean Ro­che­fort y a Clau­dia Car­di­na­le. ¿Qué ha apren­di­do de ellos? So­bre to­do he apren­di­do las co­sas más sim­ples: hu­mil­dad, a de­jar­se de ton­te­rías, a no dar­le im­por­tan­cia a las co­sas... Es­ta es una pe­lí­cu­la arries­ga­da: len­ta, en blan­co y ne­gro y en fran­cés. Sí, Fernando ha he­cho la pe­lí­cu­la que le ha da­do la ga­na. La gen­te que ten­ga cier­ta sen­si­bi­li­dad va a dis­fru­tar­la mu­chí­si­mo. Es len­ta, pe­ro no se ha­ce abu­rri­da. ¿Tie­ne mie­do de que el gran pú­bli­co no la en­tien­da? Me da igual. Me en­can­ta­ría que le gus­ta­ra al pescadero, pe­ro soy cons­cien­te de que es­ta no es una pe­lí­cu­la pa­ra el gran pú­bli­co. Y no me im­por­ta por­que es una pe­lí­cu­la en la que yo creo. Pre­fie­ro ha­cer al­go en lo que creo que una pe­lí­cu­la co­mer­cial en la que no crea. El ar­tis­ta y la mo­de­lo es­tá en la ter­na de las pe­lí­cu­las es­pa­ño­las que com­pi­ten pa­ra ir a los Os­car. ¿Le pue­de per­ju­di­car el he­cho de es­tar ro­da­da en fran­cés? Es­pe­ro que no. Hay mu­chas pe­lí­cu­las es­pa­ño­las que es­tán ro­da­das en otra len­gua. Lo que im­por­ta es la his­to­ria, no el idio­ma. Y si sa­le ele­gi­da pa­ra ir a Holly­wood, ¿no les per­ju­di­ca­rá que el año pa­sa­do arra­sa­ra The Ar­tist, fran­ce­sa y en blan­co y ne­gro? No lo creo, son his­to­rias muy di­fe­ren­tes. Es de­cir, que ya se ve con el Os­car... No, no, es al­go en lo que no quie­ro pen­sar. Me en­can­ta­ría, pe­ro, si no ocu­rre, no pien­so de­jar de es­tar con­ten­ta. ¿Le gus­ta­ría tra­ba­jar en Holly­wood? Sí, pe­ro no es al­go que me plan­tee aho­ra. Me gus­ta po­ner­me me­tas más cer­ca­nas. ¿Y cuál es aho­ra su me­ta? Pues al­go tan sencillo co­mo ser ca­paz de dis­fru­tar. A ve­ces te ol­vi­das de dis­fru­tar y yo lo que quie­ro es sa­bo­rear es­te mo­men­to. Es­ta­mos aquí pa­ra dis­fru­tar al má­xi­mo. Es us­ted ca­ta­la­na pe­ro lle­va vi­vien­do diez años en Ma­drid. ¿Qué pien­sa de to­do es­to de la Dia­da y la po­si­ble in­de­pen­den­cia? Es un te­ma muy de­li­ca­do y ca­da uno tie­ne sus ra­zo­nes. En cual­quier ca­so, no creo en los ra­di­ca­lis­mos y me da mu­cha pe­na que to­do se mue­va por el di­ne­ro.

Ai­da Folch (Reus, Ta­rra­go­na, 1986) es la mo­de­lo que po­sa pa­ra un es­cul­tor en el úl­ti­mo fil­me de Fernando True­ba: ‘El ar­tis­ta y la mo­de­lo’, que se es­tre­na el 28 de sep­tiem­bre. Se tra­ta de una his­to­ria cua­si poé­ti­ca, ro­da­da en blan­co y ne­gro y en fran­cés. Es una de las tres pe­lí­cu­las es­pa­ño­las que pug­nan pa­ra com­pe­tir en los Os­car y Folch es­tá con­ven­ci­da de que se­rá fi­nal­men­te la ele­gi­da

de­bi­do a su ori­gi­na­li­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.