Pa­la­cio de Con­gre­sos y Ex­po­si­cio­nes. Ovie­do

Tiempo - - CULTURA -

Los sue­ños del ar­qui­tec­to es­tre­lla pro­du­cen mons­truos. Un pa­ra­dig­ma: el in­ter­mi­na­ble Pa­la­cio de Con­gre­sos de Ovie­do –nue­ve años de cons­truc­ción, por aho­ra–, que abrió par­cial­men­te en 2011 y que lle­va la fir­ma de Santiago Ca­la­tra­va. Bau­ti­za­do por los ha­bi­tan­tes de Ovie­do co­mo el Cen­to­llu por su pa­re­ci­do con el apa­ra­to­so crus­tá­ceo, su ADN es una ma­ca­bra per­ver­sión de la era Gug­gen­heim. ¿Qué pre­cio –es­té­ti­co, eco­nó­mi­co y so­cial– tie­ne co­lo­car una ciu­dad en el ma­pa por me­dio de una obra mo­nu­men­tal? En el ca­so del Cen­to­llu, 79 mi­llo­nes de eu­ros, la obra pri­va­da –que con­tie­ne un cen­tro co­mer­cial, un ho­tel de cua­tro es­tre­llas, las con­se­je­rías de Cul­tu­ra y Sa­lud del Prin­ci­pa­do y un apar­ca­mien­to sub­te­rrá­neo– más ca­ra de la his­to­ria de As­tu­rias, cu­ya gran vir­tud es­truc­tu­ral es una vi­se­ra mó­vil que ya cau­só un ac­ci­den­te en 2006 y que nun­ca po­drá le­van­tar­se de­bi­do al pe­li­gro de co­lap­so. El ar­qui­tec­to Santiago Fa­jar­do lo tie­ne cla­ro: “Es un ver­da­de­ro des­pro­pó­si­to, una obra de juz­ga­do de guar­dia, pe­ro lo im­por­tan­te aquí es el con­tex­to en el que se pro­du­cen es­te ti­po de co­sas. Qué cla­se de per­so­na­jes de la vi­da pú­bli­ca te­ne­mos que per­mi­ten al­go así”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.