Pa­la­cio de Fes­ti­va­les de Can­ta­bria. Santander

Tiempo - - CULTURA -

El Pa­la­cio de Fes­ti­va­les de Santander, em­pla­za­do fren­te a la bahía, es uno de los edi­fi­cios más con­tro­ver­ti­dos de Es­pa­ña. Re­pu­dia­do por su crea­dor, el ge­nial Fran­cis­co Javier Sáenz de Oi­za, el día de su pre­sen­ta­ción, allá por 1991 –di­jo no re­co­no­cer ni su as­pec­to fi­nal ni la au­sen­cia de la luz na­tu­ral en su in­te­rior, que ha­bía pla­nea­do– hoy es uno de los mo­to­res cul­tu­ra­les de la ciu­dad y por él, por su au­di­to­rio, por sus ta­blas, han des­fi­la­do des­de Bob Dy­lan o Emir Kus­tu­ri­ca has­ta Ma­rio Gas o Con­cha Ve­las­co. Pe­ro hay más: el pa­tio de bu­ta­cas de ese ilustre au­di­to­rio tu­vo que ser re­for­ma­do des­pués del pri­mer con­gre­so or­ga­ni­za­do en sus en­tra­ñas por­que, se­gún re­co­gie­ron los dia­rios de la épo­ca, “no ha­bía es­pa­cio pa­ra las pier­nas en­tre las fi­las” de los oyen­tes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.