Obe­lis­co de la pla­za de Cas­ti­lla. Ma­drid

Tiempo - - CULTURA -

El obe­lis­co de lá­mi­nas de bron­ce que el ar­qui­tec­to Santiago Ca­la­tra­va fir­mó en 2009 por en­car­go de Ca­ja Ma­drid y el Ayun­ta­mien­to de Ma­drid ha re­sul­ta­do uno de los gran­des fias­cos de la ar­qui­tec­tu­ra de la ca­pi­tal. A su cos­te to­tal –14,5 mi­llo­nes de eu­ros– hay que su­mar los 158.000 eu­ros que cues­ta man­te­ner­lo anual­men­te. De él se lle­gó a de­cir que se­ría la to­rre Eif­fel de Ma­drid. Opor­tu­ni­dad per­di­da. Pa­ra el ar­qui­tec­to Santiago Fa­jar­do, re­sul­ta “ho­rro­ro­so” por pro­po­ner “un desafío a la ley de la gra­ve­dad re­suel­to de for­ma tor­pe”. En esa pla­za se con­ci­tan, se­gún Fa­jar­do, “de­ma­sia­das alu­sio­nes a la ver­ti­ca­li­dad, con las To­rres [Kio] y el obe­lis­co”. Por no ha­blar de sus bran­quias -un me­ca­nis­mo que si­mu­la­ba su res­pi­ra­ción y que, de­bi­do a la cri­sis, lle­va apa­ga­do des­de abril- o las de­nun­cias por des­te­llos que en­tor­pe­cen la con­duc­ción por el pa­seo de la Cas­te­lla­na. Con iro­nía, el ar­qui­tec­to Andrés Pe­rea cree que “las ge­ne­ra­cio­nes del fu­tu­ro se­gu­ra­men­te ve­rán en es­ta pla­za un re­fle­jo de nues­tra so­cie­dad, per­ple­ja y des­pla­za­da”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.