Agui­rre lo de­ja

La po­lí­ti­ca más im­por­tan­te de la de­mo­cra­cia da la sor­pre­sa y di­mi­te de sus car­gos tras ca­si 30 años de ac­ti­vi­dad en los que no ha de­ja­do in­di­fe­ren­te a na­die.

Tiempo - - SUMARIO - CLA­RA PI­NAR cpi­nar.tiem­po@gru­po­ze­ta.es

Si se lo hu­bie­ran di­cho ha­ce ape­nas unos años, Es­pe­ran­za Agui­rre no se hu­bie­ra creí­do que fue­ra a em­pe­zar la jor­na­da de un lu­nes de la ma­ne­ra en que em­pe­zó la del 17 de sep­tiem­bre. El pri­mer día de la se­ma­na era cuan­do la to­da­vía pre­si­den­ta de la Co­mu­ni­dad de Ma­drid de­ja­ba su car­go a un la­do du­ran­te un par de ho­ras y se de­di­ca­ba a ju­gar al golf, su de­por­te fa­vo­ri­to, con sus ami­gas en un club de la ca­pi­tal. Es ver­dad que era un mo­men­to de ocio y re­la­jo na­da me­nos que un lu­nes por la ma­ña­na, cuan­do to­da la co­mu­ni­dad que pre­si­de des­de oc­tu­bre de 2003 es­ta­ba ya en ple­na ac­ti­vi­dad. No era me­nos cier­to, sin em­bar­go, que ya ten­dría tiem­po de re­cu­pe­rar, con cre­ces, esas ho­ras a lo lar­go de la se­ma­na.

Lo que ocu­rrió el 17 de sep­tiem­bre fue jus­to a la in­ver­sa. Agui­rre cam­bio el club de golf por el pa­la­cio de la Mon­cloa y a sus ami­gas de to­da la vi­da, por el pre­si­den­te Ma­riano Ra­joy. Fue a ver­le por­que te­nía que con­tar­le al­go im­por­tan­te. Anun­ció a Ra­joy su de­ci­sión de de­jar la po­lí­ti­ca y, an­tes de la ho­ra de co­mer, ha­bía con­ta­do el bom­ba­zo en una rue­da de pren­sa en la se­de de la pre­si­den­cia de la Co­mu­ni­dad de Ma­drid, en la ma­dri­le­ña Puer­ta del Sol. Des­pués se fue a ca­sa, con los su­yos. Ni una vi­si­ta a la Asam­blea de Ma­drid ni una des­pe­di­da en la se­de po

pu­lar, en cu­ya pri­me­ra plan­ta tie­ne el PP ma­dri­le­ño su cuar­tel ge­ne­ral. A la ma­ne­ra tan cas­ti­za con la que acos­tum­bra­ba a ter­mi­nar sus de­cla­ra­cio­nes a la pren­sa, Agui­rre po­dría ha­ber con­clui­do con su “ha­la, ya he pro­fe­ri­do”.

En sus ca­si tres dé­ca­das de ac­ti­vi­dad pú­bli­ca, Agui­rre ha ido apren­dien­do a con­tro­lar su ima­gen y su pro­pio men­sa­je po­lí­ti­co. Nun­ca ha per­mi­ti­do ser fo­to­gra­fia­da mien­tras es­ta­ba sien­do en­tre­vis­ta­da, so­lo an­tes o des­pués. Las me­jo­res fra­ses que ha pro­nun­cia­do, las que más im­pac­to han te­ni­do -co­mo aquel “yo des­ta­pé la [ope­ra­ción] Gür­tel” que re­so­nó en la Asam­blea de Ma­drid-, han si­do invención su­ya, no de sus ase­so­res. Por eso no es ex­tra­ño pen­sar que to­do es­tu­vie­ra me­di­do. Con el Debate so­bre el es­ta­do de la re­gión que se ce­le­bró la se­ma­na pa­sa­da ce­rró el pri­mer trá­mi­te de la le­gis­la­tu­ra, a la que aún le que­dan más de

Con­tro­la­ba su ima­gen y sus men­sa­jes. Sus me­jo­res fra­ses siem­pre fue­ron su­yas, no de sus ase­so­res

dos años, tiem­po su­fi­cien­te pa­ra que su su­ce­sor, Ig­na­cio Gon­zá­lez, ob­ten­ga en la ca­lle el co­no­ci­mien­to que de él se tie­ne en la es­fe­ra po­lí­ti­ca des­pués de 20 años a su la­do. Apro­ve­cha­ba tam­bién una jor­na­da de huel­ga en el me­tro y en la red de cer­ca­nías de la Co­mu­ni­dad de Ma­drid. Una vez más, re­ven­ta­ba una ac­tua­li­dad que iba con­tra ella -las pro­tes­tas eran con­tra la subida de ta­ri­fas de­cre­ta­da por su Go­bierno- en una épo­ca en la que, con el PP de vuel­ta en La Mon­cloa y la cri­sis im­pe­ran­do, ca­da vez en­con­tra­ba más di­fí­cil ha­cer­se un hue­co en los ti­tu­la­res.

Ra­zo­nes per­so­na­les.

Agui­rre lo de­ja to­do -la pre­si­den­cia de la co­mu­ni­dad, el es­ca­ño en la Asam­blea y la pre­si­den­cia del PP de Ma­drid- por “ra­zo­nes per­so­na­les”, un mo­ti­vo tan di­fu­so co­mo pa­ra in­cluir en él el cán­cer de ma­ma del que, se­gún di­jo ella mis­ma, es­tá “pre­sun­ta­men­te cu­ra­da”, la aten­ción a su fa­mi­lia –le preo­cu­pa es­pe­cial­men­te pa­sar tiem­po con sus tres nie­tos y con su ma­dre, ya ma­yor– y la en­fer­me­dad de otro familiar con la que se ya se ha em­pe­za­do a es­pe­cu­lar. Tam­bién se ha­cen con­je­tu­ras con si la di­mi­sión es con­se­cuen­cia de ha­ber asu­mi­do que no po­drá con­quis­tar ya la pre­si­den­cia del Go­bierno o si ha pre­fe­ri­do ha­cer­se a un la­do en

lu­gar de caer con to­do el equi­po y den­tro de un tiem­po so­pe­sar el re­gre­so.

En to­do ca­so, una vez más, ha de­ja­do per­ple­jo a to­do el mun­do. Sus más fie­les han que­da­do “fli­pa­dos” y “muy to­ca­dos”. El res­to del par­ti­do, des­co­lo­ca­do, no ha po­di­do más que ar­ti­cu­lar un “res­pe­to ab­so­lu­to” por su de­ci­sión e in­sis­tir en la “re­fe­ren­cia” que se­gui­rá sien­do den­tro del par­ti­do. El lí­der de los socialistas ma­dri­le­ños, To­más Gó­mez, que se­ma­nas an­tes ha­bía re­ven­ta­do la ex­clu­si­va de que Eu­ro­ve­gas se ins­ta­la­ría en Ma­drid, tam­po­co pu­do an­ti­ci­par el se­cre­to me­jor guar­da­do. So­lo reac­cio­nar, co­mo el res­to, ase­gu­ran­do que en el PP “no hay na­die del ta­ma­ño de Agui­rre”.

Es pre­ci­sa­men­te pre­sen­cia po­lí­ti­ca lo que na­die le po­drá ne­gar a la ex­pre­si­den­ta de Ma­drid, ni en su pro­pio par­ti­do ni en la opo­si­ción. Des­de su lle­ga­da al Ayun­ta­mien­to de la ca­pi­tal en 1993 ha pa­sa­do por ca­si to­dos los pues­tos im­por­tan­tes de la po­lí­ti­ca es­pa­ño­la -aun­que, a su pe­sar, no por el más im­por­tan­te-. Fue mi­nis­tra de Edu­ca­ción con Jo­sé Ma­ría Az­nar, pre­si­den­ta del Se­na­do y lle­va­ba pre­si­dien­do con ma­yo­ría ab­so­lu­ta la Co­mu­ni­dad de Ma­drid -una de las más ri­cas y di­ná­mi­cas de Es­pa­ña- des­de oc­tu­bre de 2003. En su par­ti­do, ade­más de pre­si­den­ta del PP ma­dri­le­ño, con­tó con la fuer­za que le dio ser el con­tra­pun­to tan­to de Ma­riano Ra­joy co­mo de Al­ber­to Rui­zGa­llar­dón, se­gún la ba­ta­lla de la que se tra­ta­se. En el plano au­to­nó­mi­co, otros ba­ro­nes po­pu­la­res tam­bién le re­co­no­cen una es­pe­cial im­por­tan­cia, co­mo tam­bién el ala más du­ra del Par­ti­do Po­pu­lar en cues­tio­nes so­cia­les o de te­rro­ris­mo.

Agui­rre se va an­tes de que la si­tua­ción eco­nó­mi­ca em­peo­re más las co­sas. Se­gún su en­torno, Gon­zá­lez lo ten­drá to­do más cues­ta arri­ba por­que “no hay di­ne­ro” pa­ra ha­cer co­sas que “lu­cen” a ojos de los ciu­da­da­nos, co­mo hos­pi­ta­les o más in­fraes­truc­tu­ras. Tam­bién de­ja la po­lí­ti­ca sin que se ha­ya ter­mi­na­do de arro­jar luz so­bre asun­tos es­ca­bro­sos, co­mo las cir­cuns­tan­cias que ro­dea­ron al Ta­ma

ya­zo, la de­ser­ción de dos dipu­tados del PSOE tras la vic­to­ria so­cia­lis­ta en 2003 que obli­gó a re­pe­tir las elec­cio­nes me­ses des­pués, dán­do­le fi­nal­men­te la pre­si­den­cia a ella. Tam­po­co se sa­brá qué sa­bía y qué no sa­bía so­bre la ex­ten­sión de la red de co­rrup­ción del ca­so Gür­tel por des­pa­chos de gen­te de su con­fian­za y en ayun­ta­mien­tos de la co­mu­ni­dad go­ber­na­dos por el PP que ella con­tro­la­ba.

Le­jos de la pa­ro­dia.

A buen se­gu­ro habrá leí­do lo que han di­cho los me­dios de co­mu­ni­ca­ción so­bre ella es­tos días. In­te­rés, pe­ro no preo­cu­pa­ción ex­ce­si­va, por­que a lo lar­go de su ca­rre­ra po­cas ve­ces ha da­do ex­ce­si­va im­por­tan­cia a las co­sas que se de­cían de ella. No lo hi­zo ha­ce años, cuan­do se con­vir­tió en mu­sa de pro­gra­mas sa­tí­ri­cos co­mo Cai­ga quien cai­ga o fue es­tig­ma­ti­za­da co­mo la mi­nis­tra de Cul­tu­ra que, se­gún se ex­ten­dió, pen­sa­ba que Jo­sé Sa­ra­ma­go era una tal Sara Ma­go. So­lo en el úl­ti­mo año em­pe­zó a preo­cu­par­se más por los in­sul­tos di­ri­gi­dos a ella, y so­bre to­do a su fa­mi­lia, que em­pe­zó a re­ci­bir a tra­vés de las re­des so­cia­les, a las que se adap­tó con en­tu­sias­mo.

“Lo que más me lla­ma­ba la aten­ción era que no te­nía na­da que ver con el es­te­reo­ti­po que se da­ba de ella, te da­bas cuen­ta de que co­no­cía per­fec­ta­men­te los te­mas”, di­ce un jo­ven dipu­tado del PP de la Asam­blea re­gio­nal so­bre el mo­men­to en que em­pe­zó a tra­tar­la, a me­dia­dos de la dé­ca­da pa­sa­da. “Acep­ta las crí­ti­cas por­que ella mis­ma las ha­ce tam­bién”, aña­de. La “pa­ro­dia” no era al­go que preo­cu­pa­ra a Agui­rre, por­que era ella mis­ma la que no du­da­ba en ca­ri­ca­tu­ri­zar­se si la oca­sión lo re­que­ría. Tam­bién tu­vo siem­pre el des­ca­ro su­fi­cien­te pa­ra no arre­drar­se si la pi­lla­ban en un re­nun­cio. Así, du­ran­te una épo­ca qui­so com­ba­tir la ima­gen que da­ban sus ad­ver­sa­rios de la Con­de­sa (por­que, efec­ti­va­men­te, es con­de­sa con­sor­te de Mu­ri­llo) ase­gu­ran­do que ella co­gía el trans­por­te pú­bli­co con asi­dui­dad.

En el úl­ti­mo año le preo­cu­pa­ban más que an­tes los in­sul­tos con­tra ella y, so­bre to­do, con­tra su fa­mi­lia Lle­gó a pe­dir ayu­da al ex­mi­nis­tro de Fo­men­to Jo­sé Blan­co pa­ra en­con­trar su iPad, ol­vi­da­do en un AVE

Sin em­bar­go, un día de­lan­te de la pren­sa tu­vo que ad­mi­tir que no sa­bía ni por dón­de ha­bía que me­ter el bi­lle­te en los tor­nos del me­tro. Tam­po­co que­da­ron de­ma­sia­do de­mos­tra­das sus do­tes do­més­ti­cas el día que, de vi­si­ta a una fá­bri­ca de re­ci­pien­tes de alu­mi­nio, se em­pe­ñó en me­ter uno de ellos en un mi­cron­das, adu­cien­do que el alu­mi­nio no era me­tal.

Es­tos epi­so­dios y, so­bre to­do, su ma­ne­ra de sa­lir de ellos del mo­do más na­tu­ral, han he­cho du­ran­te años las de­li­cias de mu­chos ciu­da­da­nos de Ma­drid. Tam­bién han si­do uno de los pi­vo­tes de las crí­ti­cas de la opo­si­ción, mu­chas ve­ces im­po­ten­te an­te el ti­rón me­diá­ti­co de una li­de­re­sa que, al mis­mo tiem­po, se­guía su agen­da po­lí­ti­ca de des­man­te­la­mien­to de los ser­vi­cios pú­bli­cos pa­ra ce­der la ex­plo­ta­ción al sec­tor pri­va­do de hos­pi­ta­les, es­cue­las, cen­tros cul­tu­ra­les o ser­vi­cios fu­ne­ra­rios.

Agui­rre de­ja “huér­fa­nos” a mu­chos di­ri­gen­tes y mi­li­tan­tes del Par­ti­do Po­pu­lar, don­de tam­bién hay quien habrá res­pi­ra­do ali­via­do al verla mar­char. Sus pos­tu­ras, ali­nea­das con el ala más du­ra, en te­mas co­mo te­rro­ris­mo u or­ga­ni­za­ción te­rri­to­rial -fue la pri­me­ra in­clu­so en plan­tear que el Es­ta­do cen­tral reasu­mie­ra com­pe­ten­cias trans­fe­ri­das a las co­mu­ni­da­des au­tó­no­mas, co­mo la Jus­ti­cia-, muy di­fí­cil­men­te ca­sa­ban en los úl­ti­mos tiem­pos con un par­ti­do más por la la­bor de ir ha­cia el cen­tro.

En la opo­si­ción, fue­ra de la tri­ful­ca dia­ria, tam­bién de­ja anéc­do­tas que dan bue­na pis­ta de su ma­ne­ra de ser. El ex­mi­nis­tro de Fo­men­to Jo­sé Blan­co co­no­ció a Agui­rre el día que to­mó po­se­sión de su car­go. La ha­bía in­vi­ta­do por­que, aun­que no era de su par­ti­do, era la má­xi­ma au­to­ri­dad po­lí­ti­ca de la Co­mu­ni­dad de Ma­drid. Y cuál no fue su sor­pre­sa cuan­do re­ci­bió una lla­ma­da de la mis­ma Agui­rre pa­ra pre­gun­tar­le si la in­vi­ta­ba de ma­ne­ra pro­to­co­la­ria o por­que, efec­ti­va­men­te, que­ría que asis­tie­ra. Él le con­tes­tó, Agui­rre asis­tió y ahí em­pe­zó una re­la­ción que Blan­co ca­li­fi­ca de “muy sin­ce­ra” y ba­sa­da en de­cir­se las co­sas “a la ca­ra”.

Aun­que tam­bién hu­bo fa­vo­res, co­mo el que, otra vez al apa­ra­to, Agui­rre le pi­dió un día al mi­nis­tro: ha­bía de­ja­do ol­vi­da­do su iPad en un AVE y lla­ma­ba na­da me­nos que al res­pon­sa­ble de Fo­men­to pa­ra que la ayu­da­ra a re­cu­pe­rar­lo.

La mis­ma lla­ne­za que de­mos­tra­ba mu­chas ve­ces se con­ver­tía en se­ve­ri­dad cuan­do las co­sas no le gus­ta­ban. “Lo mis­mo te echa­ba una bron­ca que te es­ta­ba que­rien­do”, di­cen en su en­torno de al­guien ca­paz de con­ver­tir la vi­si­ta a las obras de un hos­pi­tal –el de Villalba, a prin­ci­pios de ve­rano– en un ver­da­de­ro exa­men so­bre to­dos los de­ta­lles del cen­tro. Con ca­si tres dé­ca­das de pro­fe­sión, Agui­rre aún se preo­cu­pa­ba de que en los mí­ti­nes se re­ser­va­ra al­gún asien­to por­que iba a ir a verla tal o cual familiar, igual que era de las que se que­da­ba has­ta el fi­nal pa­ra sa­lu­dar a gen­te que ha­bía ido a es­cu­char­la.

En la otra ca­ra de la mo­ne­da, su sa­li­da de la po­lí­ti­ca fue re­ci­bi­da el lu­nes pa­sa­do por cien­tos de per­so­nas que se con­gre­ga­ron a úl­ti­ma ho­ra de la tar­de pa­ra ce­le­brar si di­mi­sión. Es­ta ma­ni­fes­ta­ción de ale­gría con­tras­ta­ba con el llan­to in­con­te­ni­ble, ho­ras an­tes, de Lucía Fi­gar, con­se­je­ra de Edu­ca­ción y una de sus pu

pi­las, a la que du­ran­te un tiem­po ador­nó el sam­be­ni­to de ser la po­si­ble su­ce­so­ra.

Qui­zá Fi­gar ha­ya si­do la úl­ti­ma en caer en una ca­rre­ra por la su­ce­sión que se in- ten­si­fi­có des­de que Agui­rre anun­ció el año pa­sa­do que te­nía cán­cer y que, a la pos­tre, ha te­ni­do un fi­nal tan pre­vi­si­ble co­mo que el pró­xi­mo pre­si­den­te ma­dri­le­ño se­rá Ig­na­cio Gon­zá­lez, su mano de­re­cha du­ran­te dé­ca­das y un po­lí­ti­co que, aun­que no tan co­no­ci­do en­tre el pú­bli­co, es tan co­no­ce­dor de to­dos los asun­tos de la co­mu­ni­dad co­mo la pro­pia Agui­rre. Gon­zá­lez vi­ve es­tos días una es­pe­cie de

jus­ti­cia poé­ti­ca. Ra­joy, que en 2008 le sa­có de los ór­ga­nos de di­rec­ción del PP y le ve­tó pa­ra pre­si­dir Ca­ja Ma­drid a fa­vor de Ro­dri­go Ra­to, ten­drá aho­ra que acep­tar que se con­vier­ta en pre­si­den­te de uno de los ma­yo­res ca­la­de­ros de vo­tos que tie­ne el PP en to­da Es­pa­ña.

El tiem­po di­rá si las lá­gri­mas de Lucía Fi­gar eran so­lo por la pe­na de ver a su je­fa mar­char o tam­bién por su pro­pio des­tino. Por­que el tí­tu­lo de su­ce­sor es­ta­ba en­ve­ne­na­do pa­ra cual­quie­ra que no fue­ra Gon­zá­lez. Ca­yó uno de sus ma­yo­res enemi­gos, Fran­cis­co Gra­na­dos, que pa­só de ser se­cre­ta­rio ge­ne­ral del PP de Ma­drid y con­se­je­ro a dipu­tado ra­so, o el tam­bién pro­me­te­dor Juan Jo­sé Güe­mes, ex­con­se­je­ro de Sa­ni­dad.

Agui­rre de­ja su su­ce­sión bien ata­da y con ella, de pa­so, da un úl­ti­mo do­lor de ca­be­za a Ra­joy. Gon­zá­lez tie­ne el po­der in­terno su­fi­cien­te pa­ra sa­lir ade­lan­te. Es­tá por ver si pue­de con­ver­tir­se en un ani­mal po­lí­ti­co de la ta­lla de su su­ce­so­ra.

1 1. Ra­joy, Agui­rre y Az­nar en el cie­rre de cam­pa­ña de las au­to­nó­mi­cas de 2003. 2. La pre­si­den­ta de la co­mu­ni­dad, ves­ti­da de chu­la­pa pa­ra ce­le­brar la fes­ti­vi­dad del pa­trón de Ma­drid en 2007. 3. Agui­rre y Ra­joy su­frie­ron un apa­ra­to­so ac­ci­den­te de he­li­cóp­te­ro sin víc­ti­mas en di­ciem­bre de 2005. 4. La pre­si­den­ta, en la rue­da de pren­sa que dio a su lle­ga­da de Bom­bay tras los aten­ta­dos de 2008 en esa ciu­dad. 5. En 2009, jun­to a su mano de­re­cha y su­ce­sor, Ig­na­cio Gon­zá­lez, en la Asam­blea de Ma­drid.

3

4

2

5

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.