Fernando Fe Sa­va­ter Sa

FI­LÓ­SO­FO Y ES­CRI­TOR. Éti­ca de ur­gen­cia (Ariel) es la nue­va obra de es­te re­co­no­ci­do y res­pe­ta­do fi­ló­so­fo es­pa­ñol. Los jó­ve­nes y sus va­lo­res han si­do siem­pre una cons­tan­te en su obra. Una mi­ra­da lú­ci­da pa­ra una épo­ca de cri­sis y re­la­ti­vis­mos, don­de el es­cri

Tiempo - - SUMARIO - POR SIL­VIA GA­MO FO­TO: MANUEL DÍAZ DE RA­DA sga­mo.tiem­po@gru­po­ze­ta.es

Pu­bli­ca Éti­ca de ur­gen­cia cuan­do se cum­plen 20 años de Éti­ca pa­ra

Ama­dor. El li­bro res­pon­de a de­ba­tes man­te­ni­dos con jó­ve­nes y alum­nos. ¿Le han sor­pren­di­do al­gu­nas de las cues­tio­nes plan­tea­das?

Las pre­gun­tas son las ló­gi­cas. Al­gu­nas es­tán he­chas con más agu­de­za, otras más ob­vias, pe­ro en ge­ne­ral uno pue­de su­po­ner que co­no­ce las preo­cu­pa­cio­nes de los jó­ve­nes. Quien lea el li­bro las co­no­ce­rá por­que ahí es­tán re­fle­ja­das.

Una de las cues­tio­nes que más preo­cu­pan a los jó­ve­nes es In­ter­net. An­tes de en­trar en ma­te­ria, ¿cuál es su opinión so­bre la fil­tra­ción del ví­deo de la con­ce­jal Ol­vi­do Hor­mi­gos?

Hay una vir­tud fun­da­men­tal de la éti­ca que es la pru­den­cia, sa­ber que uno es­tá siem­pre ex­pues­to a gra­ba­cio­nes o a di­fu­sio­nes de fra­ses en In­ter­net. Es un mun­do don­de la re­la­ción es com­pli­ca­da, unas re­fle­xio­nes he­chas a al­guien por mail o por un chat, de re­pen­te se con­vier­ten en vox pó­pu­li. Hay que te­ner una con­cien­cia es­pe­cial de eso. Es­ta se­ño­ra co­me­tió una im­pru­den­cia, la cues­tión mo­ral no tie­ne na­da que ver, por­que ca­da uno se di­vier­te co­mo quie­re.

¿Us­ted es­tá a fa­vor de la ley an­ti­pi­ra­te­ría?

Es cu­rio­so, por­que quie­nes tie­nen la po­si­bi­li­dad de abu­sar de otros ven muy mal que los po­lí­ti­cos no se com­pro­me­tan, que los em­pre­sa­rios abu­sen de los obre­ros, pe­ro los abu­sos que ellos pue­dan co­me­ter no los en­cuen­tran mal. Uno ve cla­ras las fal­tas, pe­ro es muy di­fí­cil ver los atro­pe­llos que ellos mis­mos han co­me­ti­do. De­cía un com­pa­ñe­ro mío, que es muy sar­cás­ti­co, que éti­ca es lo que les fal­ta a los de­más. Los jó­ve­nes es­tán in­dig­na­dos con ra­zón, pe­ro am­pa­ran los abu­sos cuan­do son ellos los que los co­me­ten.

¿La subida del IVA en la cul­tu­ra se car­ga­rá el sec­tor?

La cul­tu­ra es una co­sa pri­va­da y son pro­duc­tos co­mo los de­más. El IVA pue­de es­tar bien o mal, pe­ro los bie­nes cul­tu­ra­les son co­mo los de­más. El pro­ble­ma es que al­gu­nos de los te­ji­dos cul­tu­ra­les son muy frá­gi­les por la fal­ta de afi­ción de la gen­te. El fút­bol pue­de su­bir to­do lo que se quie­ra el IVA y ahí na­die pro­tes­ta y, sin em­bar­go, de­ja de ir al tea­tro. Eso es por la po­ca edu­ca­ción de un país que no va­lo­ra la cul­tu­ra, lo que ha­ce que sea más frá­gil. Es una de las co­sas que se de­be­rían ha­ber pro­te­gi­do lo más po­si­ble, quie­ro que ten­ga­mos un IVA lo más re­du­ci­do po­si­ble, pe­ro no me ha­go la ilu­sión por­que no es me­jor que el pa­na­de­ro o el za­pa­te­ro.

¿Es­tá a fa­vor o en con­tra de la se­gre­ga­ción en las au­las?

Es­toy en con­tra, un au­la tie­ne que ser co­mo el mun­do en el que cre­ce­mos. Las mu­je­res, los hom­bres, los ne­gros y la gen­te que pro­vie­ne de dis­tin­to ori­gen. Un au­la no es pa­ra ga­nar di­ne­ro, es con­vi­ven­cia y hu­ma­ni­dad, y eso no se apren­de de ma­ne­ra se­gre­ga­da. Es más im­por­tan­te es­tar en el au­la, esa con­vi­ven­cia, que cual­quie­ra de las ma­te­rias que allí se en­se­ñan. En la se­gre­ga­ción no de­be­ría ir ni un cén­ti­mo de di­ne­ro pú­bli­co. Aho­ra, prohi­bir­lo no sé, hay que com­ba­tir­lo con ar­gu­men­tos.

Es­te Go­bierno ha eli­mi­na­do la asig­na­tu­ra de Edu­ca­ción pa­ra la ciu­da­da­nía tal y co­mo se co­no­cía. ¿Lo aprue­ba?

Es esen­cial y ne­ce­sa­ria por­que plan­tea lo con­tra­rio a lo que de­cía el Mi­nis­te­rio de qué eran te­mas con­flic­ti­vos. Pre­ci­sa­men­te por­que tra­ta del ma­ne­jo con­flic­ti­vo de las ins­ti­tu­cio­nes pa­ra com­pren­der có­mo fun­cio­nan las le­yes, qué se pue­de es­pe­rar de un po­lí­ti­co, cuá­les son los me­ca­nis­mos de un país... Aho­ra se la quie­re con­ver­tir en al­go agua­do don­de so­lo los pa­dres pue­dan trans­mi­tir los va­lo­res. La edu­ca­ción cí­vi­ca de­be­ría ser esen­cial pa­ra to­dos.

¿Quién de­be edu­car a un ni­ño, sus pa­dres o sus pro­fe­so­res?

Los dos. Los pa­dres y los edu­ca­do­res fa­mi­lia­res tie­nen la obli­ga­ción de trans­mi­tir va­lo­res y de dar ejem­plo, pe­ro la es­cue­la tie­ne aún más obli­ga­cio­nes de pro­te­ger a la so­cie­dad de los erro­res en cues­tión de va­lo­res o mo­ral. Si uno tie­ne en su ca­sa unos pa­dres cul­tos, to­le­ran­tes e ima­gi­na­ti­vos, me­jor.

¿Qué pa­sa con la fi­gu­ra del pro­fe­sor?

An­tes se sa­bía que un pro­fe­sor era un fun­cio­na­rio pú­bli­co y no era un cria­do. Aho­ra hay pa­dres que creen que los pro­fe­so­res son cria­dos pa­ra dar los va­lo­res que ellos quie­ran. La la­bor del

pro­fe­sor no es pa­ra com­pla­cer a los alum­nos.

Otro de los te­mas de su li­bro es la desafec­ción ciu­da­da­na de la po­lí­ti­ca.

Los po­lí­ti­cos so­mos to­dos. Si los del man­do lo ha­cen mal tam­bién lo ha­re­mos mal no­so­tros, que no les ofre­ce­mos re­cam­bio a ellos. Tam­bién hay una per­cep­ción de que la de­mo­cra­cia es una es­pe­cie de pa­ra­guas pro­tec­tor. Así que cuan­do no se tie­ne lo que se re­ci­bía de la de­mo­cra­cia la ciu­da­da­nía se abu­rre y la ti­ra. Cuan­do ya pa­re­ce que no se sa­ca de Eu­ro­pa to­do lo de an­tes, ya no que­re­mos ser eu­ro­peos... So­lo nos in­tere­sa la ren­ta­bi­li­dad.

Us­ted fue fun­da­dor de UPD. ¿Qué re­la­ción tie­ne con ellos?

Soy miem­bro, afi­lia­do y cuan­do me lla­man les he apo­ya­do, co­mo con la can­di­da­tu­ra de Gor­ka Ma­nei­ro, can­di­da­to de UPD al País Vas­co. UPD ha si­do de­ci­si­vo en mu­chas co­sas, ha in­tro­du­ci­do nue­vos te­mas, len­gua­jes, la fal­ta de pre­jui­cios ha si­do muy po­si­ti­va. Los par­ti­dos no es­tán he­chos pa­ra dar gus­to a to­das las per­so­nas. Lue­go hay co­sas en las que coin­ci­do más y otras me­nos.

¿Por ejem­plo?

UPD no sus­cri­bió la Ley Sin­de y yo sí.

A UPD le acu­san de ser de­ma­gó­gi­co.

Eso lo di­cen por­que UPD no se plan­tea en tér­mi­nos de iz­quier­da o de­re­cha. In­tro­du­ce des­con­ten­tos nue­vos y re­ci­be pa­los.

¿Us­ted ha pen­sa­do al­gu­na vez en me­ter­se en po­lí­ti­ca?

¡No! ¿Yo? ¡Qué va! Yo ha­go po­lí­ti­ca dis­cu­tien­do, ha­blan­do. UPD re­pre­sen­ta una Es­pa­ña uni­da y pro­gre­sis­ta. Hay que reivin­di­car una Es­pa­ña co­mo un Es­ta­do de De­re­cho via­ble y, por su­pues­to, una Es­pa­ña pro­gre­sis­ta en ma­te­ria de edu­ca­ción y abor­to.

¿Te­me un gran re­sul­ta­do de Bil­du en las pró­xi­mas elec­cio­nes?

El te­mor ayu­da po­co en es­tos ca­sos, lo que hay que ha­cer es pro­po­ner una op­ción ní­ti­da e inequí­vo­ca –co­mo es UPD, a mi jui­cio– y es­for­zar­se por sa­car­la ade­lan­te. Des­pués del des­plie­gue de en­tu­sias­mo de­mos­tra­do por Bil­du en el asun­to de Bo­li­na­ga, ya que­da cla­ro al me­nos lo que re­pre­sen­tan po­lí­ti­ca­men­te: la re­in­ser­ción triun­fa­lis­ta de ETA, su reivin­di­ca­ción po­lí­ti­ca. Vo­tar a Bil­du es con­ver­tir a los eta­rras en hi­jos pre­di­lec­tos del pue­blo y dar por bueno que es pre­ci­so asu­mir sus reivin­di­ca­cio­nes se­pa­ra­tis­tas pa­ra ga­nar de­fi­ni­ti­va­men­te la paz... que es­tá en sus ma­nos con­ce­der o no con­ce­der.

El día 20 de oc­tu­bre se cum­ple un año del ce­se de­fi­ni­ti­vo de la lu­cha ar­ma­da. ¿Qué ha cam­bia­do en el País Vas­co?

La au­sen­cia de vio­len­cia es una gran me­jo­ra y un avan­ce sus­tan­ti­vo: ¡nues­tro tra­ba­jo nos ha cos­ta­do con­se­guir­lo! Los ver­da­de­ros pa­sos a fa­vor de la paz fue­ron cuan­to hi­ci­mos pa­ra re­sis­tir y aca­bar con la vio­len­cia por me­dio de po­li­cía, jue­ces, le­yes, ma­ni­fes­ta­cio­nes, et­cé­te­ra. Pe­ro aban­do­nar la vio­len­cia es co­mo ba­jar­se de un tren: pue­de uno ha­cer­lo por­que se da cuen­ta de que va en di­rec­ción opues­ta, por­que se ha equi­vo­ca­do de lí­nea, o pue­de ba­jar­se por­que ya ha lle­ga­do a la es­ta­ción de des­tino. Los eta­rras y ser­vi­cios auxiliares quie­ren con­ven­cer­se y con­ven­cer­nos de que se bajan del tren de la vio­len­cia por­que ya han lle­ga­do a la es­ta­ción que bus­ca­ban, el triun­fo po­lí­ti­co. En ma­nos de los ciu­da­da­nos vas­cos y del res­to de los es­pa­ño­les es­tá

“Se ha ex­ten­di­do por Es­pa­ña una ac­ti­tud de reivin­di­ca­do­res in­ca­pa­ces de ha­cer au­to­crí­ti­ca” “Un au­la no es pa­ra ga­nar di­ne­ro, es con­vi­ven­cia y hu­ma­ni­dad y eso no se apren­de de ma­ne­ra se­gre­ga­da”

de­mos­trar­les que se equi­vo­can pa­la­di­na­men­te.

¿Se cree el per­dón que ha pe­di­do Ar­nal­do Ote­gi?

El pro­ble­ma es que Ote­gi pi­de per­dón por ha­ber aña­di­do do­lor a las víc­ti­mas, no por ha­ber par­ti­ci­pa­do y apo­ya­do al gru­po cri­mi­nal que las con­vir­tió en víc­ti­mas.

El día 25 hay con­vo­ca­da una ma­ni­fes­ta­ción ba­jo el le­ma Ocu­pa el Con

gre­so. ¿Le preo­cu­pa la escalada del con­flic­to so­cial?

Se ha ex­ten­di­do por Es­pa­ña una ac­ti­tud de reivin­di­ca­do­res in­ca­pa­ces de au­to­crí­ti­ca pe­ro es­pe­cia­lis­tas en ha­cer

au­to­crí­ti­cas a los de­más. Ha­blan de lo ma­los que son los po­lí­ti­cos con el mis­mo tono de al­ta­ne­ría ofen­di­da con que an­tes las se­ño­ro­nas co­men­ta­ban lo de “¡Hay que ver có­mo es­tá el ser­vi­cio!”. Es­pe­re­mos que la au­tén­ti­ca opo­si­ción a los re­cor­tes abu­si­vos gu­ber­na­men­ta­les, al des­con­trol fis­cal, al de­rro­che au­to­nó­mi­co, et­cé­te­ra, en­cuen­tren me­jor cau­ce de ex­pre­sión. ¿Qué va­lo­ra­ción ha­ce de la ma­si­va ma­ni­fes­ta­ción de la Dia­da en Bar­ce­lo­na? Una ma­ni­fes­ta­ción in­de­pen­den­tis­ta que se pro­du­ce tras la pe­ti­ción de res­ca­te por Ca­ta­lu­ña, de­bi­do a su quie­bra por la ma­la ges­tión na­cio­na­lis­ta... Los na­cio­na­lis­tas ca­ta­la­nes pi­den la in­de­pen­den­cia co­mo esos ado­les­cen­tes que le di­cen a los pa­pás: “Ya no so­por­to más vues­tra cons­tan­te ti­ra­nía, vuestras exi­gen­cias y las obli­ga­cio­nes que que­réis im­po­ner­me pa­ra que vi­va en es­ta fa­mi­lia. Na­da, lo sien­to, voy a in­de­pen­di­zar­me. Compradme cuan­to an­tes un pi­so cén­tri­co y pa­sad­me una pen­sión de 5.000 eu­ros men­sua­les. Con eso me las arre­gla­ré per­fec­ta­men­te so­lo”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.