Ma­dre, prin­ce­sa, te­naz

Le­ti­zia OR­TIZ RO­CA­SO­LANO Prin­ce­sa de As­tu­rias ovie­do, 15 de sep­tiem­bre de 1972

Tiempo - - GENERACIÓN LETIZIA - M.A.L.T.

Cua­ren­ta años de vi­da, ocho de ellos ca­sa­da con el prín­ci­pe he­re­de­ro de Es­pa­ña, dos hi­jas. Ci­fras pe­que­ñas pa­ra gran­des emo­cio­nes. Le­ti­zia Or­tiz que­ría ser pe­rio­dis­ta. Lo te­nía cla­ro des­de muy pe­que­ña, cuan­do me­ren­da­ba bo­ca­tas en la ra­dio de su abue­la, mien­tras la veía con­tar lo que ocu­rría en el mun­do y en su ciu­dad. Eso de na­rrar lo que pa­sa­ba era su pasión. Des­pués de la uni­ver­si­dad, fue re­dac­to­ra en teles va­rias, en al­gún pe­rió­di­co y si­guió es­cri­bien­do so­bre lo que veía y sen­tía. En aque­llos años vi­vió co­mo cual­quier jo­ven in­de­pen­dien­te de la Es­pa­ña de fi­na­les del si­glo XX. De esa épo­ca re­cor­da­mos a la Le­ti­zia re­por­te­ra y di­cha­ra­che­ra que lo mis­mo nos con­ta­ba en di­rec­to có­mo los pes­ca­do­res se re­cu­pe­ra­ban del cha­pa­po­te que el pe­li­gro­so des­plie­gue del ejér­ci­to es­pa­ñol en el sur de Irak. Esa jo­ven Le­ti­zia vi­vía so­la, era pe­rio­dis­ta, qui­zá so­ña­ba con ser una Ch­ris­tia­ne Aman­pour a la es­pa­ño­la. Sus ami­gos la re­cuer­dan in­ten­sa, con­cen­tra­da, di­ver­ti­da, qui­zá de­ma­sia­do en­fo­ca­da en ser una bue­na pe­rio­dis­ta, en no de­jar pa­sar ni una opor­tu­ni­dad pa­ra lo­grar­lo. Era ese ti­po de mu­je­res muy jó­ve­nes que se ven ve­nir en cuan­to pi­san una re­dac­ción por el re­vue­lo que sue­len le­van­tar. No pa­san inad­ver­ti­das por su ím­pe­tu. Una es­pe­cie de ven­da­val que pro­vo­ca­ba el co­men­ta­rio: “Pe­ro a dón­de se cree­rá es­ta que va”. Pe­ro lle­gó el 1 de no­viem­bre de 2003 y to­dos nos en­te­ra­mos de que la re­dac­to­ra Or­tiz se ca­sa­ba con el prín­ci­pe Fe­li­pe. Y el rum­bo cam­bió.

A los 40 años lle­ga fres­ca, her­mo­sa, cur­ti­da en pe­nas y cu­ra­da de es­pan­tos. Y lle­ga, an­tes que na­da, co­mo ma­dre fe­liz. Es lo pri­me­ro que men­cio­nan los que la co­no­cen: ella es, so­bre to­do, ma­dre, pa­pel que ado­ra y en el que se em­pe­ña en cuer­po y al­ma, con ca­ri­ño y energía. Y, co­mo otras mu­je­res de su edad, in­ten­ta ha­cer com­pa­ti­ble la res­pon­sa­bi­li­dad co­mo ma­dre y, des­de que se ca­só con Fe­li­pe, co­mo Prin­ce­sa de As­tu­rias. Jun­to al Prín­ci­pe ha re­co­rri­do más de 60 paí­ses en via­jes ofi­cia­les y ha par­ti­ci­pa­do en más de 1.300 ac­ti­vi­da­des pú­bli­cas, 350 de ellas fue­ra de Es­pa­ña. Y al­go que con­vie­ne re­cor­dar: ca­da una de es­tas ac­ti­vi­da­des con­lle­va una pre­pa­ra­ción pre­via tan mi­nu­cio­sa co­mo di­li­gen­te que no se ve.

A par­tir de 2007, por de­seo ex­pre­so de la Ca­sa Real, em­pe­zó a pro­ta­go­ni­zar en so­li­ta­rio di­fe­ren­tes ac­ti­vi­da­des. Y fue de­fi­nien­do sus áreas de in­te­rés, que –co­mo siem­pre ha di­cho ella mis­ma– son las mis­mas que cuan­do era pe­rio­dis­ta: la edu­ca­ción, so­bre to­do de ni­ños y jó­ve­nes, la sa­lud in­te­gral y la cul­tu­ra de la in­ves­ti­ga­ción. Des­de en­ton­ces, par­ti­ci­pa en fun­da­cio­nes y en aso­cia­cio­nes, cu­yos di­ri­gen­tes des­ta­can su enor­me preo­cu­pa­ción y co­no­ci­mien­to de los te­mas que le ex­po­nen.

No es una po­se. Es res­pon­sa­bi­li­dad. Por­que la Es­pa­ña que le ha to­ca­do vi­vir a Le­ti­zia co­mo Prin­ce­sa pa­sa por una si­tua­ción di­fí­cil y com­ple­ja. Ella lo sa­be y, jun­to al Prín­ci­pe, for­man un equi­po que re­pre­sen­ta, hoy por hoy, un va­lor se­gu­ro pa­ra una ins­ti­tu­ción que mi­ra al fu­tu­ro. Por eso, ade­más, de la edu­ca­ción, la in­ves­ti­ga­ción y la sa­lud, la Prin­ce­sa tie­ne otro cuar­to em­pe­ño: co­nec­tar con los más jó­ve­nes, con aque­llos que no vi­vie­ron la tran­si­ción de la dic­ta­du­ra a la de­mo­cra­cia, pe­ro que se en­fren­tan aho­ra mis­mo a un da­to ate­rra­dor: la ci­fra del 52% de pa­ro ju­ve­nil. Ese equi­po prin­ci­pes­co tra­ba­ja con la in­ten­ción de lle­gar a to­dos esos jó­ve­nes que se­gu­ra­men­te no com­pren­den qué es eso del “apo­yo ins­ti­tu­cio­nal”, en­ten­di­do co­mo una la­bor, co­mo una ta­rea pro­fe­sio­nal, co­mo un tra­ba­jo, al fin y al ca­bo. De ahí la can­ti­dad de ac­ti­vi­da­des de los Prín­ci­pes re­la­cio­na­das con el fo­men­to del tra­ba­jo ju­ve­nil, el es­pí­ri­tu em­pren­de­dor, la for­ma­ción pro­fe­sio­nal, el desa­rro­llo de ha­bi­li­da­des pro­fe­sio­na­les, los vi­ve­ros de em­pre­sa. Dar vi­si­bi­li­dad a ese ti­po de ini­cia­ti­vas tie­ne que dar sus fru­tos y es lo que ellos pre­ten­den. Y cuan­do las crí­ti­cas arre­cian por asun­tos co­la­te­ra­les –que las hay–, ellos, los Prín­ci­pes, sa­len al te­rreno de jue­go con las úni­cas car­tas que tie­nen: su tra­ba­jo y la fa­mi­lia que ellos for­man jun­to a sus dos hi­jas. No hay tru­cos, no hay tras­tien­das.

Aban­do­nar una vi­da in­de­pen­dien­te y más li­bre, aban­do­nar su vo­ca­ción pa­ra vol­car­se en el pro­yec­to vi­tal del ma­ri­do, ha­cer su­yo ese pro­yec­to co­mo Prin­ce­sa de As­tu­rias, es, cuan­to me­nos, di­fí­cil. Y ge­ne­ro­so. Ca­si nue­ve años en el pun­to de mi­ra es tiem­po su­fi­cien­te pa­ra va­lo­rar aquel ben­di­to ano­ni­ma­to que no vol­ve­rá. La nos­tal­gia es a ve­ces tris­te, pe­ro la Le­ti­zia prin­ce­sa y ya cua­ren­ta­ñe­ra de­ja ver op­ti­mis­mo en su mi­ra­da, la se­gu­ri­dad de cua­tro dé­ca­das de vi­da in­ten­sa y el bri­llo ale­gre de unas ni­ñas y un es­po­so que la quie­ren.

Qui­zá el ma­yor pro­ble­ma que le han in­ven­ta­do a Le­ti­zia es que ven­de, por­que in­tere­sa su vi­da. Ese su­pues­to

va­lor co­mer­cial de su ima­gen es per­ver­so, in­con­tro­la­ble y ar­bi­tra­rio, y se pue­de ma­ne­jar en la di­rec­ción que con­ven­ga sin que ella, ni el Prín­ci­pe ni la Je­fa­tu­ra de Es­ta­do pue­dan de­fen­der­se de esos abu­sos. Di­cen que en cier­ta oca­sión un pe­rio­dis­ta le di­jo que ha­blar mal de ella era ren­ta­ble. Así que la Prin­ce­sa ma­dre, pe­rio­dis­ta, di­vor­cia­da,

cua­ren­ta­ñe­ra, que mo­les­ta a al­gu­nos ran­cios y ar­cai­cos per­so­na­jes, que sor­pren­de a otros y que re­sis­te con la mis­ma ac­ti­tud, qui­zá dis­tan­te, ha­la­gos y crí­ti­cas, se ins­ta­la es­tos días en la jo­ven ma­du­rez de quien ig­no­ra de­rro­tas y vic­to­rias. Tan so­lo vi­ve em­pe­ña­da en una cau­sa: la de sus hi­jas y su ma­ri­do. Sin más. Ni me­nos.

Jun­to al Prín­ci­pe, for­man un equi­po que re­pre­sen­ta un va­lor se­gu­ro pa­ra una ins­ti­tu­ción que mi­ra al fu­tu­ro

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.