Inma Sha­ra

Di­rec­to­ra de or­ques­ta amu­rrio (ála­va), 25 de abril de 1972

Tiempo - - GENERACIÓN LETIZIA -

MÚ­SI­CA, TA­LEN­TO Y PA­CIEN­CIA

Es­ta ala­ve­sa de ca­rác­ter tan dulce co­mo obs­ti­na­do tie­ne su há­bi­tat, des­de ha­ce ca­si un cuar­to de si­glo, en un me­dio hos­til: el mun­do de la di­rec­ción de or­ques­ta, que si­gue sien­do un re­duc­to no so­lo va­ro­nil sino des­ca­ra­da­men­te ma­chis­ta. En to­do el mun­do, pe­ro en Es­pa­ña más. En prin­ci­pio las ni­ñas, en los con­ser­va­to­rios, pue­den es­tu­diar lo que quie­ran (lo nor­mal es piano, cuer­da, ma­de­ras, a ve­ces per­cu­sión, muy po­cas gran­des me­ta­les), pe­ro al po­dio con el pa­li­to se suben ca­si ex­clu­si­va­men­te los ca­ba­lle­ros. Pues en es­te ca­so no es así. In­ma­cu­la­da Sa­rat­xa­ga, que es su ver­da­de­ro nom­bre, tu­vo cla­rí­si­mo des­de los 4 años que le gus­ta­ba la mú­si­ca, y des­de los 16, que su ins­tru­men­to pre­fe­ri­do era el más di­fí­cil de to­dos: la ba­tu­ta. Se lo pro­pu­so y no tar­dó en lla­mar la aten­ción de va­cas sa­gra­das co­mo sir Co­lin Da­vis, Zu­bin Meh­ta o Ric­car­do Mu­ti. Un di­rec­tor de or­ques­ta tie­ne que sa­ber, por en­ci­ma de to­do, có­mo quie­re que sue­ne la par­ti­tu­ra que tie­ne de­lan­te, y eso, que no es ni mu­chí­si­mo me­nos fá­cil, es al­go ca­si na­tu­ral en es­ta jo­ven vas­ca que ca­si nun­ca gri­ta a los mú­si­cos (los ba­tu­tas, so­bre to­do al­gu­nos, tie­nen me­re­ci­da fa­ma de ma­las pul­gas) y que sus­ti­tu­ye el di­vis­mo y los de­li­rios de gran­de­za de tan­tos ge­nios por la pa­cien­cia y el tra­ba­jo mi­nu­cio­so. Eso le ha lle­va­do di­ri­gir al­gu­nas de las me­jo­res or­ques­tas del mun­do y a lle­var ade­lan­te una ca­rre­ra que pa­ra sí qui­sie­ran hoy mu­chos de sus co­le­gas va­ro­nes. No tar­da en ha­cer­se con los mú­si­cos in­clu­so en las si­tua­cio­nes más di­fí­ci­les. El 10 de mar­zo de 2006, por ejem­plo, Sha­ra di­ri­gió en el re­ple­to Au­di­to­rio Na­cio­nal, de­lan­te de los Reyes y de me­dio Go­bierno, el me­mo­ra­ble con­cier­to Ma­drid-Lon­dres, in

me­mo­riam, de­di­ca­do a las víc­ti­mas del te­rro­ris­mo en las dos ciu­da­des (Sha­ra, mu­jer com­pro­me­ti­da, ha di­ri­gi­do va­rios de es­tos con­cier­tos-ho­me­na­je). La vas­ca te­nía de­lan­te na­da me­nos que a la re­sa­bia­dí­si­ma Phil­har­mo­nic Or­ches­tra de Lon­dres... y el pro­gra­ma era de mú­si­ca bri­tá­ni­ca o re­la­cio­na­da con el Reino Uni­do. Al prin­ci­pio, los in­tér­pre­tes mi­ra­ban la par­ti­tu­ra y na­da más, con ges­to abu­rri­do: qué iba a en­se­ñar­les a ellos aque­lla es­pa­ño­la, que ade­más era mu­jer y pa­ra col­mo gua­pa, có­mo se to­ca­ba a El­gar. Pe­ro Sha­ra, que di­ri­ge pa­ra los mú­si­cos y no pa­ra el pú­bli­co, que no bai­la las par­ti­tu­ras, se hi­zo con la or­ques­ta... y aque­llo fue un triun­fo. Uno más, y me­re­ci­do, en su bri­llan­te y aún bre­ve ca­rre­ra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.