Con­chi­ta Mar­tí­nez

Ex­te­nis­ta y co­men­ta­ris­ta de te­le­vi­sión mon­zón (hues­ca), 16 de abril de 1972

Tiempo - - GENERACIÓN LETIZIA -

PIO­NE­RA, VER­SÁ­TIL Y DIS­CRE­TA

Los re­cien­tes Jue­gos Olím­pi­cos de Lon­dres van a pa­sar a la his­to­ria por mu­chas imá­ge­nes y de­ta­lles, pe­ro en Es­pa­ña siem­pre se re­cor­da­rán co­mo la vez en que el de­por­te fe­me­nino com­par­tió por pri­me­ra vez el pro­ta­go­nis­mo con el mas­cu­lino, al me­nos a la ho­ra de co­lec­cio­nar me­da­llas. De­por­tis­tas es­pa­ño­las co­mo la na­da­do­ra Mireia Belmonte, por no ha­blar de los equi­pos fe­me­ni­nos de waterpolo o ba­lon­mano, de­mos­tra­ron que el ca­mino de la igual­dad es­tá dan­do sus fru­tos en un país en el que las mu­je­res no siem­pre go­za­ron del ca­lor de los fo­cos. Pre­ci­sa­men­te una de las pio­ne­ras, de las que sí se hi­cie­ron un hue­co en un mun­do do­mi­na­do por los hom­bres, fue la ara­go­ne­sa Con­chi­ta Mar­tí­nez. Con­si­guió ser pro­fe­sio­nal en 1988 y du­ran­te 18 años se co­deó con las me­jo­res te­nis­tas del pla­ne­ta. Ella y Arant­xa Sán­chez Vi­ca­rio fue­ron prác­ti­ca­men­te las úni­cas mu­je­res que los es­pa­ño­les vie­ron ha­cien­do de­por­te por te­le­vi­sión du­ran­te los años no­ven­ta. Sus ges­tas en los prin­ci­pa­les tor­neos le­van­ta­ban áni­mos y aca­pa­ra­ban au­dien­cias. Es ver­dad que la ca­ta­la­na con­si­guió le­van­tar más co­pas a lo lar­go de su ca­rre­ra, pe­ro tam­bién es cier­to que Mar­tí­nez siem­pre fue más ver­sá­til a la ho­ra de adap­tar­se a to­das las su­per­fi­cies. Por eso no es de ex­tra­ñar que, fren­te al rei­na­do de Sán­chez Vi­ca­rio en la tie­rra de Pa­rís, la ara­go­ne­sa con­si­guie­ra co­lar­se en las fi­na­les de Wim­ble­don, Aus­tra­lia y Ro­land Ga­rros, ob­te­nien­do la vic­to­ria en la hier­ba de Lon­dres en 1994 fren­te a la mí­ti­ca Mar­ti­na Na­vra­ti­lo­va. Fue la nú­me­ro dos del te­nis mun­dial en 1995, ga­nó pa­ra Es­pa­ña la Co­pa Fe­de­ra­ción (la Da­vis del te­nis fe­me­nino) en cin­co oca­sio­nes y lo­gró tres me­da­llas olím­pi­cas en los Jue­gos de Bar­ce­lo­na, Atlan­ta y Ate­nas, to­das ellas en la mo­da­li­dad de do­bles. Se re­ti­ró en 2006 y des­de en­ton­ces si­gue muy li­ga­da al mun­do del te­nis. La ma­yor par­te del tiem­po la de­di­ca a co­men­tar par­ti­dos en las te­le­vi­sio­nes Di­rect TV y Eu­ros­port, pe­ro tam­bién co­la­bo­ra con la fe­de­ra­ción aus­tra­lia­na y di­ver­sos tor­neos es­pa­ño­les. Mar­tí­nez ha­bla a la per­fec­ción inglés y ale­mán y siem­pre se ha ca­rac­te­ri­za­do por su dis­cre­ción, tan­to den­tro co­mo fue­ra de la pis­ta. Ha­cer rui­do nun­ca fue lo su­yo, pe­ro su cu­rrícu­lo de­mues­tra que es una de las de­por­tis­tas es­pa­ño­las más gran­des de la his­to­ria y, qui­zás lo más im­por­tan­te, un ejem­plo de con­duc­ta pa­ra las mu­je­res que vi­nie­ron des­pués.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.