Ar­tur Mas, ha­cia el 25-N y lo des­co­no­ci­do

El pre­si­den­te de la Ge­ne­ra­li­tat tra­zó un plan de­ta­lla­do, que pu­so en mar­cha a prin­ci­pios de 2012 y que cul­mi­na­rá con las elec­cio­nes ca­ta­la­nas el 25-N. Ca­si to­do es­ta­ba pre­vis­to, me­nos el día des­pués.

Tiempo - - CARTA DEL DIRECTOR - JE­SÚS RI­VA­SÉS

Pre­si­den­tes de otras co­mu­ni­da­des tu­vie­ron va­rios in­di­cios y de­ta­lles de los pla­nes de Mas

lluís com­panys, pre­si­den­te de la Ge­ne­ra­li­tat, pro­cla­mó el 6 de oc­tu­bre de 1934, a las ocho de la tar­de, des­de el bal­cón del pa­la­cio de la Ge­ne­ra­li­tat, “el Es­ta­do Ca­ta­lán de la Re­pú­bli­ca Fe­de­ral Es­pa­ño­la”. To­do fue efí­me­ro. A las diez de esa mis­ma no­che, el Go­bierno de Es­pa­ña, que pre­si­día Ale­jan­dro Le­rroux, de­cla­ró el es­ta­do de gue­rra en to­do el país y el ge­ne­ral Ba­tet, je­fe de la Cuar­ta Di­vi­sión con se­de en Bar­ce­lo­na, sa­có las tro­pas a la ca­lle en la Ciu­dad Con­dal. Los sol­da­dos re­du­je­ron en po­cas ho­ras a los es­ca­mots que tam­bién ha­bía en­via­do a las ca­lles el con­se­je­ro de Go­ber­na­ción Jo­sep Den­càs, y al ama­ne­cer Com­panys y su Go­bierno se ren­dían pa­ra ser con­fi­na­dos en el bu­que pri­sión Uru­guay. El Es­ta­tu­to de Au­to­no­mía que­dó sus­pen­di­do has­ta fe­bre­ro de 1936.

Ar­tur Mas, su­ce­sor de Com­panys al fren­te de la Ge­ne­ra­li­tat tras Jo­sep Ta­rra­de­llas, Jor­di Pu­jol y Jo­sé Mon­ti­lla, no es un po­lí­ti­co que im­pro­vi­se y la con­vo­ca­to­ria de elec­cio­nes en Ca­ta­lu­ña el 25 de no­viem­bre (25-N) es el fi­nal de una ho­ja de ru­ta di­se­ña­da de an­te­mano y apli­ca­da mi­nu­cio­sa­men­te. Na­die pu­do pre­ver, sin em­bar­go, cuan­do se ela­bo­ra­ron los pla­nes, la mag­ni­tud de la ma­ni­fes­ta­ción del 11 de sep­tiem­bre y que Mas anun­cia­ra el ade­lan­to elec­to­ral, ape­nas una se­ma­na an­tes de que se cum­plie­ra el 78 aniver­sa­rio de la pro­cla­ma­ción por Com­panys del Es­ta­do Ca­ta­lán. De ha­ber­lo sa­bi­do, la ten­ta­ción de ha­cer coin­ci­dir las fe­chas po­dría ha­ber si­do irre­sis­ti­ble. O no, co­mo di­ría Ma­riano Ra­joy, por­que Mas y su equi­po que­rrán mar­car dis­tan­cias con aquel pa­sa­do que Jo­sep Pla des­cri­bía con amar­gu­ra el 10 de oc­tu­bre de 1934: “Los hom­bres de Es­que­rra -es­cri­bía en su cró­ni­ca de La Veu de Ca­ta­lun­ya-, que go­ber­na­ban en la Ge­ne­ra­li­tat de Ca­ta­lun­ya, a pe­sar de la mag­ní­fi­ca po­si­ción de pri­vi­le­gio que no ha­bía co­no­ci­do nun­ca nin­gún par­ti­do po­lí­ti­co ca­ta­lán (...) se han equi­vo­ca­do y lo han pa­ga­do ca­ro.(...) Di­re­mos so­lo que Ca­ta­lu­ña si­gue con su his­to­ria trá­gi­ca, y que so­lo eli­mi­nan­do la fri­vo­li­dad po­lí­ti­ca que he­mos vi­vi­do úl­ti­ma­men­te se po­drá co­rre­gir el ca­mino em­pren­di­do”.

Ar­tur Mas y su equi­po pre­pa­ran con mi­mo des­de ha­ce mu­chos me­ses el ór­da­go que aca­ban de lan­zar. Es­tán con­ven­ci­dos de que ob­ten­drán una ma­yo­ría ab­so­lu­ta hol­ga­da, pe­ro has­ta que se cie­rre la úl­ti­ma ur­na se abre un pe­rio­do de incertidumbre y ex­pec­ta­ti­vas que pue­den que­dar sa­tis­fe­chas o trun­ca­das. Las su­yas y las de sus ad­ver­sa­rios po­lí­ti­cos.

A prin­ci­pios de 2012, el pre­si­den­te de la Ge­ne­ra­li­tat y sus fie­les ya te­nían di­se­ña­da su ho­ja de ru­ta que, por aho­ra, cul­mi­na con las elec­cio­nes de 2012. Ya en enero, el pro­pio Ar­tur Mas ade­lan­tó al­gu­nos de­ta­lles de sus pla­nes a al­gún pre­si­den­te de co­mu­ni­dad au­tó­no­ma de las que no es­tán go­ber­na­das por el PP y otro/s de las que con­tro­la el par­ti­do de Ra­joy. Uno de los ob­je­ti­vos es que la in­for­ma­ción lle­ga­ra al pre­si­den­te del Go­bierno re­cién lle­ga­do a La Mon­cloa. El plan con­sis­tía en em­pe­zar a con­for­mar una ma­yo­ría so­cial, aglu­ti­na­da al­re­de­dor de la idea de que Ca­ta­lu­ña pa­ga o apor­ta a Es­pa­ña mu­cho más de lo que re­ci­be. El si­guien­te pa­so era po­ner el asun­to en­ci­ma de la me­sa y en­viar­le un men­sa­je a Ra­joy al­re­de­dor de Se­ma­na San­ta. Des­pués, el ve­rano era el mo­men­to pre­vis­to pa­ra ofi­cia­li­zar de al­gu­na ma­ne­ra la pe­ti­ción del pac­to fis­cal y la pri­me­ra par­te del pro­ce­so se ce­rra­ría con la que fue la gran mo­vi­li­za­ción del 11 de sep­tiem­bre. El éxi­to de la Dia­da afian­zó y ace­le­ró los pla­nes que cul­mi­na­ban con la gran es­ce­ni­fi­ca­ción del des­en­cuen­tro Ra­joy-Mas en la reunión que ce­le­bra­ron el 20 de sep­tiem­bre, que to­do el mun­do sa­bía que ter­mi­na­ría sin acuer­do, y que ha per­mi­ti­do al pre­si­den­te de la Ge­ne­ra­li­tat su­bir la apues­ta: Es­ta­do pro­pio y con­vo­ca­to­ria de elec­cio­nes en bus­ca de una muy hol­ga­da ma­yo­ría ab­so­lu­ta des­de don­de se­guir ha­cia lo des­co­no­ci­do, por­que la ho­ja de ru­ta di­se­ña­da con es­me­ro ter­mi­na, por aho­ra, el pró­xi­mo 25-N.

La cam­pa­ña elec­to­ral ca­ta­la­na co­men­zó na­da más sa­lir Ar­tur Mas del des­pa­cho de Ma­riano Ra­joy en La Mon­cloa. Me­jor di­cho, mi­nu­tos des­pués, cuan­do des­de la de­le­ga­ción de la Ge­ne­ra­li­tat en la ma­dri­le­ña ca­lle de Al­ca­lá, el lí­der ca­ta­lán anun­ció que no ha­bía ha­bi­do nin­gún acuer­do so­bre el pac­to fis­cal. No ha­bla­ron del Es­ta­do, ni tam­po­co sa­lió en la con­ver­sa­ción la pa­la­bra “in­de­pen­den­cia”. Ar­tur Mas ha­bló bien de Ra­joy des­de el as­pec­to de la re­la­ción per­so­nal y ala­bó las for­mas del pre­si­den­te del Go­bierno, in­clu­so des­de la dis­cre­pan­cia. La tác­ti­ca de Ra­joy, tam­bién cal­cu­la­da, con­sis­tió en

que la ré­pli­ca pú­bli­ca a Mas la die­ra la lí­der del PP ca­ta­lán, Ali­cia Sán­chez

Ca­ma­cho, en el que tam­bién era su pri­mer ac­to de cam­pa­ña.

Ra­joy y Mas y sus res­pec­ti­vos equi­pos es­tán con­ven­ci­dos de que la reunión de La Mon­cloa y los acon­te­ci­mien­tos pos­te­rio­res -des­de los ama­gos de fle­xi­bi­li­dad del pre­si­den­te del Go­bierno a la con­vo­ca­to­ria de elec­cio­nes en Ca­ta­lu­ña- be­ne­fi­cian al PP y a CiU. En el PP es­tán con­ven­ci­dos de que la pos­tu­ra de

Ra­joy, el re­co­no­ci­mien­to de su cor­dia­li­dad por par­te de Mas y el vér­ti­go an­te la au­to­de­ter­mi­na­ción, les da vo­tos. Au­gu­ran una subida de los po­pu­la­res en el Par­la­men­to ca­ta­lán. El equi­po de CiU ha­ce el análisis con­tra­rio. La ne­ga­ti­va ro­tun­da de Ra­joy a ne­go­ciar el pac­to fis­cal les ca­ta­pul­ta ha­cia la ma­yo­ría ab­so­lu­ta. Uno de los dos se equi­vo­ca, pe­ro has­ta el 25-N no se sa­brá. Aho­ra to­do in­flu­ye, por­que co­mo di­ce Mas, la na­ción “no es ra­zón, sino sen­ti­mien­to”.

Pop­per qui­zá da­ba la cla­ve: “Es im­po­si­ble que al­guien aban­do­ne me­dian­te ra­zo­na­mien­to una con­vic­ción a la que no ha lle­ga­do me­dian­te ra­zo­na­mien­to”. Ra­zón y sen­ti­mien­tos an­te las ur­nas. Qui­zás sean com­pa­ti­bles. ¡O no!

di­rec­tor.tiem­po@gru­po­ze­ta.es

Cam­pa­ña. Mi­nu­tos des­pués de sa­lir

de su reunión con Ra­joy, Mas ini­ció su cam­pa­ña anun­cian­do, des­de la de­le­ga­ción de

la Ge­ne­ra­li­tat en Ma­drid, que no ha­bía ha­bi­do acuer­do so­bre el

pac­to fis­cal.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.