Aho­ra, con la que es­tá ca­yen­do, in­de­pen­den­cia

En ple­na vo­rá­gi­ne de ma­las no­ti­cias so­bre la cri­sis eco­nó­mi­ca y fi­nan­cie­ra ha es­ta­lla­do con to­da su fuer­za el con­flic­to so­bre la in­de­pen­den­cia de Ca­ta­lu­ña, lar­va­do des­de ha­ce años.

Tiempo - - LA CRÓNICA - JO­SÉ ONE­TO

EN ME­DIO DE LOS TRÁ­MI­TES del res­ca­te ban­ca­rio, que va a su­po­ner nue­vos mo­vi­mien­tos den­tro de la ban­ca se­gún lo que in­di­que la Troi­ka, que tie­ne que ha­cer cum­plir el Me­mo­rán­dum de En­ten­di­mien­to, fir­ma­do por Es­pa­ña y el Eu­ro­gru­po; en vís­pe­ras de que el pre­si­den­te del Go­bierno, Ma­riano Ra­joy, se de­ci­da a pe­dir el res­ca­te de la deu­da, se­gún le vie­nen pi­dien­do Fran­cia, Ho­lan­da, Aus­tria e, in­clu­so, la pro­pia Co­mi­sión Eu­ro­pea; y en ple­na vo­rá­gi­ne de ci­fras ne­ga­ti­vas so­bre la cri­sis eco­nó­mi­ca, la agu­di­za­ción de la re­ce­sión, el au­men­to del pa­ro, se­gún ci­fras de la Con­fe­de­ra­ción Es­pa­ño­la de Or­ga­ni­za­cio­nes Em­pre­sa­ria­les (CEOE), y el po­si­ble in­cum­pli­mien­to de las ci­fras de dé­fi­cit, ha es­ta­lla­do con to­da su fuer­za el con­flic­to de la in­de­pen­den­cia de Ca­ta­lu­ña, lar­va­do des­de ha­ce años, agu­di­za­do con la úl­ti­ma sen­ten­cia del Tri­bu­nal Cons­ti­tu­cio­nal so­bre el Es­ta­tut y des­bor­da­do el pa­sa­do 11 de sep­tiem­bre, cuan­do más de un mi­llón de ca­ta­la­nes sa­lie­ron a la ca­lle exi­gien­do la se­pa­ra­ción de Es­pa­ña y el in­gre­so en la Unión Eu­ro­pea co­mo nue­vo Es­ta­do so­be­rano.

Des­de en­ton­ces, en­cues­tas, son­deos de opinión, análisis eco­nó­mi­cos, re­la­tos de có­mo se­ría una Ca­ta­lu­ña fue­ra de Es­pa­ña, es­tu­dios de via­bi­li­dad a fa­vor y en con­tra, re­fe­ren­cias y ci­tas his­tó­ri­cas, ma­ni­pu­la­cio­nes de uno y otro la­do, aca­lo­ra­das dis­cu­sio­nes so­bre las ba­lan­zas fis­ca­les y las ba­lan­zas co­mer­cia­les en­tre Es­pa­ña y Ca­ta­lu­ña, ex­ten­sas cró­ni­cas en los gran­des pe­rió­di­cos in­ter­na­cio­na­les so­bre las con­se­cuen­cias que pa­ra una Es­pa­ña en cri­sis y pen­dien­te de dos res­ca­tes, el ban­ca­rio y el de la deu­da, pue­de te­ner lo que es­tá ocu­rrien­do en la au­to­no­mía ca­ta­la­na, ocu­pan los prin­ci­pa­les es­pa­cios in­for­ma­ti­vos de to­dos los me­dios, has­ta el pun­to de que el pro­pio je­fe del Es­ta­do, el rey Juan Car­los, se ha vis­to obli­ga­do a in­ter­ve­nir. So­bre to­do, des­pués de sa­ber que los par­ti­dos en el po­der en Ca­ta­lu­ña ha­bían pe­di­do opinión a Bru­se­las so­bre la po­si­bi­li­dad de una po­si­ble se­pa­ra­ción de Es­pa­ña, con la co­rres­pon­dien­te ho­ja de ru­ta pa­ra ser miem­bros de la Unión Eu­ro­pea y el eu­ro co­mo un Es­ta­do in­de­pen­dien­te y es­cin­di­do de Es­pa­ña.

El men­sa­je real, uti­li­zan­do, ade­más, la vía de In­ter­net a tra­vés de la nue­va pá­gi­na web de la Ca­sa Real, ve­nía a pe­dir la uni­dad de to­das las fuer­zas po­lí­ti­cas en vís­pe­ras de la de­ci­si­va reunión del pre­si­den­te de la Ge­ne­ra­li­tat, Ar­tur Mas, con el pre­si­den­te del Go­bierno es­pa­ñol pa­ra exi­gir­le un pac­to fis­cal co­mo pri­mer pa­so pa­ra lo que el par­ti­do en el po­der en Ca­ta­lu­ña, Con­ver­gèn­cia i Unió (CiU), con­si­de­ra la “so­be­ra­nía fis­cal” y el fi­nal de una dis­cri­mi­na­ción y un ex­po­lio por par­te de Es­pa­ña, con el ar­gu­men­to de que reciben mu­cho me­nos de lo que ellos apor­tan a la Ha­cien­da Na­cio­nal. se­gún el rey, “es­ta­mos en un mo­men­to de­ci­si­vo pa­ra el fu­tu­ro de Eu­ro­pa y de Es­pa­ña y pa­ra ase­gu­rar o arrui­nar el bie­nes­tar que tan­to nos ha cos­ta­do al­can­zar” y, en es­tos mo­men­tos, en los que exis­te una ver­da­de­ra ofen­si­va na­cio­na­lis­ta, es­ti­mu­la­da por el par­ti­do en el po­der en Ca­ta­lu­ña y por su pre­si­den­te, Ar­tur Mas, que, al fin y al ca­bo, se­gún la Cons­ti­tu­ción, for­man par­te de la es­truc­tu­ra del Es­ta­do, “lo peor que po­de­mos ha­cer -se­gún el je­fe del Es­ta­do- es di­vi­dir fuer­zas, alen­tar di­sen­sio­nes, per­se­guir qui­me­ras y ahon­dar he­ri­das”. Esa

“per­se­cu­ción de qui­me­ras” es, pro­ba­ble­men­te, lo que más ha in­dig­na­do a los na­cio­na­lis­tas, que no han que­ri­do des­ca­li­fi­car di­rec­ta­men­te al Rey, ni su dis­cur­so, por el que di­cen no sen­tir­se alu­di­dos, aun­que ase­gu­ran que ellos no de­fien­den nin­gún ti­po de qui­me­ra ya que, se ha afir­ma­do des­de la Ge­ne­ra­li­tat, des­de ha­ce tiem­po, y des­de Ca­ta­lu­ña, se es­tán plan­tean­do un mon­tón de propuestas y soluciones que no son qui­me­ras, co­mo el pac­to fis­cal y di­ver­sos ins­tru­men­tos de Es­ta­do, ya que ellos tie­nen el de­re­cho a de­ci­dir su fu­tu­ro.

Pre­ci­sa­men­te el re­cha­zo del pac­to fis­cal, di­fí­cil­men­te en­ca­ja­ble en la Cons­ti­tu­ción, en la que so­lo hay lu­gar pa­ra los con­cier­tos eco­nó­mi­cos his­tó­ri­cos del País Vas­co y Na­va­rra, es lo que pro­vo­ca­ba la se­ma­na pa­sa­da la rup­tu­ra de puen­tes en­tre el pre­si­den­te de la Ge­ne­ra­li­tat, Ar­tur Mas, y el pre­si­den­te del Go­bierno, dis­pues­to es­te úl­ti­mo a bus­car nue­vas for­mas de fi­nan­cia­ción y un nue­vo mo­de­lo pa­ra to­das las au­to­no­mías, pe­ro tam­bién dis­pues­to a cum­plir y ha­cer cum­plir la Cons­ti­tu­ción vi­gen­te, con la que es di­fí­cil, por no de­cir im­po­si­ble, con­vo­car un re­fe­rén­dum pa­ra de­ci­dir la in­de­pen­den­cia.

En es­te ca­so, lle­gar a la in­de­pen­den­cia o la se­ce­sión de un te­rri­to­rio es un pro­ce­so com­pli­ca­do, lar­go y di­fí­cil, por­que tie­ne que ser apro­ba­da por el Par­la­men­to ca­ta­lán y de­be con­vo­car­se el re­fe­rén­dum de au­to­de­ter­mi­na­ción con­tan­do con el Go­bierno cen­tral. Un re­fe­rén­dum en el que se de­be con­cre­tar la ma­yo­ría mí­ni­ma ne­ce­sa­ria pa­ra que ten­ga va­li­dez (hay pro­vin­cias me­nos po­bla­das y más na­cio­na­lis­tas, y más po­bla­das y más par­ti­da­rias del ac­tual sta­tu quo) y pro­ce­der des­pués a una re­for­ma de la Cons­ti­tu­ción. Esa re­for­ma tie­ne que lle­var­se a ca­bo por el pro­ce­di­mien­to re­for­za­do del ar­tícu­lo 168 de la Car­ta Mag­na: apro­ba­ción por dos ter­cios de las dos cá­ma­ras, di­so­lu­ción de las mis­mas, elec­ción de las nue­vas cá­ma­ras, ra­ti­fi­ca­ción de la de­ci­sión por una ma­yo­ría de dos ter­cios y pos­te­rior ra­ti­fi­ca­ción por to­dos los es­pa­ño­les con de­re­cho a vo­to, me­dian­te el co­rres­pon­dien­te re­fe­rén­dum con­vo­ca­do al efec­to. Esas son las re­glas es­ta­ble­ci­das, aun­que los na­cio­na­lis­tas sos­tie­nen que en el re­fe­rén­dum de in­de­pen­den­cia so­lo de­ben par­ti­ci­par los ciu­da­da­nos que vi­van en Ca­ta­lu­ña. Es de­cir, un re­fe­rén­dum a la car­ta. Al­go que ten­drá que acla­rar el pro­gra­ma del Go­bierno que sal­ga de las elec­cio­nes ade­lan­ta­das ca­ta­la­nas que pue­den con­vo­car­se pa­ra fi­na­les de no­viem­bre o prin­ci­pios de di­ciem­bre. Unas elec­cio­nes que CiU pre­ten­de que ten­gan ca­rác­ter de cons­ti­tu­yen­tes, has­ta el pun­to de que es po­si­ble que el Par­la­men­to que sal­ga ele­gi­do ha­ga una de­cla­ra­ción for­mal de in­de­pen­den­cia... que, aun­que cuen­te con la ma­yo­ría, se­rá re­cu­rri­da an­te el Cons­ti­tu­cio­nal...

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.