Cons­ti­tu­ción: la tram­pa de la no re­for­ma

Ar­tur Mas pla­ni­fi­có ha­ce más de un año la es­tra­te­gia que aho­ra cul­mi­na con las elec­cio­nes an­ti­ci­pa­das.

Tiempo - - ESPAÑA - AGUS­TÍN VA­LLA­DO­LID Más in­for­ma­ción: Twit­ter.com/Agus­tin2666 y en el blog de Agus­tín Va­lla­do­lid en www.tiem­po­dehoy.com

Pri­me­ra pre­gun­ta: ¿me­re­ce la pe­na re­for­mar la Cons­ti­tu­ción pa­ra in­ten­tar re­sol­ver el pro­ble­ma ca­ta­lán? Se­gun­da pre­gun­ta: ¿se dan las con­di­cio­nes pa­ra que que­de de­fi­ni­ti­va­men­te re­suel­to el pro­ble­ma ca­ta­lán re­for­man­do la Cons­ti­tu­ción? Las dos son igual de pro­ce­den­tes, aun­que no se pue­de con­tes­tar a la pri­me­ra sin acla­rar la se­gun­da. Si tu­vié­ra­mos la cer­te­za de que una res­pues­ta afir­ma­ti­va clau­su­ra­ría el pro­ble­ma te­rri­to­rial, una ma­yo­ría de es­pa­ño­les, ca­ta­la­nes in­clui­dos, fir­ma­ría esa re­for­ma. Ocu­rre, sin em­bar­go, que el na­cio­na­lis­mo ha cons­trui­do his­tó­ri­ca­men­te su per­vi­ven­cia en el apro­ve­cha­mien­to de las opor­tu­ni­da­des que le han brin­da­do los erro­res de los de­más. Opor­tu­nis­mo pu­ro, sí, pe­ro ci­men­ta­do en el cor­to­pla­cis­mo del ad­ver­sa­rio.

Es es­te un mo­men­to po­lí­ti­co de la má­xi­ma trans­cen­den­cia que los na­cio­na­lis­tas ca­ta­la­nes, una vez más, es­tán sa­bien­do apro­ve­char. Son cons­cien­tes de que una vez su­pe­ra­da la peor ca­ra de la cri­sis pa­sa­rán dé­ca­das has­ta que se re­pi­ta una co­yun­tu­ra tan fa­vo­ra­ble a sus in­tere­ses. En el fon­do sa­ben, co­mo los de­más, que en la ma­ni­fes­ta­ción de la Dia­da lo que cris­ta­li­zó fue una in­te­li­gen­te cam­pa­ña de co­mu­ni­ca­ción que pre­sen­ta­ba a Es­pa­ña co­mo una ma­dras­tra ava­ra y des­agra­de­ci­da. Una cam­pa­ña que se ha nu­tri­do de ver­da­des, me­dias ver­da­des y fal­se­da­des co­mo pu­ños. Un ciu­da­dano em­pa­dro­na­do en Ca­ta­lu­ña, por po­ner un ejem­plo, re­ci­be en pres­ta­ción de ser­vi­cios 2.600 eu­ros al año por par­te del Es­ta­do; un ca­na­rio, 2.100. ¿Quién es el mal­tra­ta­do?

La Cons­ti­tu­ción se pue­de re­for­mar. Es más, se de­be re­for­mar. En su ar­ti­cu­la­do con­vi­ven doc­tri­nas que nos han pro­por­cio­na­do es­ta­bi­li­dad y pro­gre­so, con anacro­nis­mos (la su­ce­sión en la Co­ro­na) o es­tre­pi­to­sos fra­ca­sos (Se­na­do). Tam­bién hay as­pi­ra­cio­nes in­cum­pli­das (“To­dos los es­pa­ño­les tie­nen de­re­cho a dis­fru­tar de una vi­vien­da dig­na y ade­cua­da”; ar­tícu­lo 47) y pre­cep­tos que pa­re­cen ins­pi­ra­dos en la Uto­pía de To­más Mo­ro: “To­da la ri­que­za del país en sus dis­tin­tas for­mas, y sea cual fue­re su ti­tu­la­ri­dad, es­tá su­bor­di­na­da al in­te­rés ge­ne­ral”; ar­tícu­lo 128,1. Hay, por tan­to, so­bra­dos ar­gu­men­tos pa­ra de­fen­der una re­for­ma de la Car­ta Mag­na, in­clui­da la or­ga­ni­za­ción te­rri­to­rial, pe­ro la pre­sión nun­ca de­be ser el ca­mino.

Ar­tur Mas ha si­do siem­pre cons­cien­te de ello. “Si en el con­jun­to del Es­ta­do se pue­de en­ten­der que Ca­ta­lu­ña es una na­ción, hay mu­chas co­sas que se pue­den re­sol­ver”, di­jo en Ma­drid en­tre­abrien­do mo­de­ra­da­men­te la puer­ta. Sin em­bar­go, el an­ti­ci­po elec­to­ral de­mues­tra que aque­llas pa­la­bras y la pos­te­rior en­tre­vis­ta con el pre­si­den­te del Go­bierno so­lo for­ma­ban par­te de una es­tra­te­gia mi­li­me­tra­da e ins­cri­ta en un guion es­bo­za­do mu­cho tiem­po atrás. Aho­ra sa­be­mos por fuen­tes fi­de­dig­nas que ha­ce más de un año el nú­cleo di­ri­gen­te de Con­ver­gèn­cia de­fi­nió una ho­ja de ru­ta cu­yos hi­tos prin­ci­pa­les eran tres: 1) Ren­ta­bi­li­zar el ma­les­tar ge­ne­ra­do por los re­cor­tes pa­ra ali­men­tar la fal­sa te­sis de que no ha­bría que ha­cer sa­cri­fi­cios si Es­pa­ña no ex­po­lia­ra sis­te­má­ti­ca­men­te a Ca­ta­lu­ña; 2) Me­dian­te una cam­pa­ña bien en­gra­sa­da, pre­sen­tar la in­de­pen­den­cia co­mo la úni­ca so­lu­ción po­si­ble a to­dos los ma­les; 3) Su­pe­ra­do el test de la mo­vi­li­za­ción so­cial, ins­ta­lar­se en una po­lí­ti­ca de he­chos con­su­ma­dos ( elec­cio­nes an­ti­ci­pa­das) pa­ra evi­tar el debate se­reno, úni­ca­men­te po­si­ble cuan­do la cita con las ur­nas no es­tá a la vuel­ta de la es­qui­na, y al­can­zar la ma­yo­ría ab­so­lu­ta.

Mas era el me­nos in­tere­sa­do en que se abrie­ra el me­lón de la re­for­ma cons­ti­tu­cio­nal. Aho­ra lo sa­be­mos. Se tra­ta­ba de no com­par­tir los mé­ri­tos con na­die. Ob­je­ti­vo cum­pli­do. A cor­to pla­zo no habrá re­for­ma, ni debate so­bre la re­for­ma. Ba­jo pre­sión, im­po­si­ble. Les han to­ma­do el pe­lo, se­ño­res del Go­bierno y del PSOE. Y ca­si no les que­da tiem­po pa­ra reac­cio­nar.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.