Te­ne­mos ma­la pren­sa

Es­pa­ña no tie­ne bue­na fa­ma fue­ra, es de­sola­dor echar un vis­ta­zo a las cró­ni­cas de los co­rres­pon­sa­les ex­tran­je­ros.

Tiempo - - TTALL CC OMO SS OMOSS - NATIIVEL PRECIIADO Twit­ter: @Na­ti­vel­Pre­cia­do

El New York Ti­mes pu­bli­ca un reportaje con imá­ge­nes de­mo­le­do­ras so­bre las víc­ti­mas de la cri­sis en nues­tro país

es­cri­bo des­pués de que el rey Juan Car­los ha­ya man­te­ni­do un en­cuen­tro pri­va­do con el con­se­jo de re­dac­ción del New York Ti­mes pa­ra con­tar su vi­sión de la reali­dad po­lí­ti­ca, eco­nó­mi­ca y so­cial es­pa­ño­la. Fa­tal coin­ci­den­cia que en el mis­mo pe­rió­di­co se pu­bli­que un im­pac­tan­te reportaje fo­to­grá­fi­co. Ba­jo el ti­tu­lar “Es­pa­ña es un país don­de rei­nan la aus­te­ri­dad y el ham­bre”, apa­re­ce un am­plio mues­tra­rio de las víc­ti­mas de la cri­sis: ma­ni­fes­ta­cio­nes, pro­tes­tas, co­las de pa­ra­dos, so­la­res aban­do­na­dos, asal­tos a los su­per­mer­ca­dos, men­di­gos que es­car­ban en las ba­su­ras, fa­mi­lias desahu­cia­das... Ha si­do te­ma del día en Twit­ter, con el con­sa­bi­do en­fren­ta­mien­to en­tre quie­nes se aver­güen­zan de su país y los que sos­tie­nen que es el me­jor del mun­do. Es­tos úl­ti­mos pa­trio­tas se sien­ten agre­di­dos por la par­cia­li­dad de unas imá­ge­nes que se pue­den en­con­trar en Man­hat­tan o en cual­quier rincón del mun­do. Lo cier­to es que ni al Rey le va a ser fá­cil, co­mo su­ce­día en otros tiem­pos, con­tra­rres­tar la ma­la pren­sa que Es­pa­ña tie­ne ac­tual­men­te en el res­to del mun­do.

La lla­ma­da mar­ca Es­pa­ña tie­ne fue­ra una fa­ma re­gu­lar. Es de­sola­dor echar un vis­ta­zo a las cró­ni­cas de los co­rres­pon­sa­les ex­tran­je­ros. Los eu­ro­peos del Nor­te nos con­si­de­ran va­gos, juer­guis­tas y ma­ni­rro­tos que vi­vi­mos al día y dis­fru­ta­mos de ex­ce­si­vas va­ca­cio­nes. Leo que los es­can­di­na­vos nos lla­man ig­no­ran­tes, por­que so­mos muy crí­ti­cos con la in­cul­tu­ra de los es­ta­dou­ni­den­ses, pe­ro no te­ne­mos ni idea de la his­to­ria o el pre­sen­te de Fin­lan­dia. Arras­tra­mos gran­des de­fi­cien­cias cul­tu­ra­les, no so­lo por nues­tra ma­la for­ma­ción es­co­lar o uni­ver­si­ta­ria, sino por­que so­mos po­co cos­mo­po­li­tas y rea­cios a apren­der otros idio­mas. Y aun­que los ale­ma­nes afi­nan mu­cho en al­gu­nos as­pec­tos, di­cen que los pi­la­res de nues­tra eco­no­mía no van más allá del la­dri­llo, el tu­ris­mo y el con­su­mo, y que es­ta­mos pa­gan­do las con­se­cuen­cias del des­pil­fa­rro, el pe­lo­ta­zo in­mo­bi­lia­rio y la fal­ta de pre­vi­sión. No obs­tan­te, con­clu­yen, en ge­ne­ral, que cuan­do se nos co­no­ce so­mos gen­te hos­pi­ta­la­ria, agra­da­ble y amis­to­sa. Cau­sa­mos bue­na im­pre­sión a los vi­si­tan­tes ale­ma­nes que, sin ol­vi­dar­se del sol y la pla­ya, de­di­can ca­da vez más tiem­po al tu­ris­mo cul­tu­ral. Afi­nan lo su­fi­cien­te co­mo pa­ra sa­ber que los to­ros, la san­gría y la sies­ta so­lo son vie­jos tó­pi­cos.

No me­re­ce­ría la pe­na dar de­ma­sia­da im­por­tan­cia a tan­tos lu­ga­res co­mu­nes si no fue­ra por­que nues­tra pri­ma de ries­go de­pen­de de una mi­ra­da po­co be­ne­vo­len­te. La cri­sis ha di­na­mi­ta­do el cré­di­to que tan­to es­fuer­zo nos cos­tó re­co­brar tras la per­ju­di­ca­da ima­gen que nos de­jó la he­ren­cia fran­quis­ta. Du­ran­te años he­mos vi­vi­do de las ren­tas de la Tran­si­ción, mo­dé­li­ca pa­ra ca­si to­do el mun­do ex­cep­to pa­ra no­so­tros, y del mi­la­gro eco­nó­mi­co es­pa­ñol. Im­po­si­ble com­ba­tir con ar­gu­men­tos las de­mo­le­do­ras imá­ge­nes del New York Ti­mes. Pa­ra re­cu­pe­rar la con­fian­za es in­su­fi­cien­te ha­cer un la­va­do de ca­ra pre­sen­tan­do las bon­da­des del cli­ma, la ri­que­za pa­tri­mo­nial, las de­li­cias gas­tro­nó­mi­cas o in­clu­so las só­li­das in­fraes­truc­tu­ras o el pro­me­te­dor fu­tu­ro de las ener­gías re­no­va­bles. Ya no va­len los de­co­ra­dos de car­tón pie­dra. De­trás de to­da ofen­si­va me­diá­ti­ca de­be exis­tir una reali­dad só­li­da, vi­si­ble y cier­ta. Te­ne­mos que su­pe­rar la de­pre­sión pa­ra que el res­to del mun­do lo per­ci­ba.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.