Due­lo de oli­gar­cas

La re­cien­te sen­ten­cia con­tra el mag­na­te ru­so Bo­ris Be­re­zovsky, en­fren­ta­do a Ro­man Abra­mo­vich y a Vla­di­mir Pu­tin, ha vuel­to a po­ner el fo­co en es­ta tur­bia éli­te eco­nó­mi­ca sur­gi­da de los es­com­bros de la Unión So­vié­ti­ca.

Tiempo - - MUNDO - POR P. POMERANTSEV Y A. KO­VA­LEV (News­week)

Knights­brid­ge, Lon­dres. Año 2007. Bo­ris Be­re­zovsky es­tá com­pran­do en una tien­da de Dolce & Gab­ba­na. Cuan­do es­te hom­bre ba­jo y for­ni­do, enemi­go acé­rri­mo de Vla­di­mir Pu­tin, sa­le de la tien­da, se da cuen­ta de que Ro­man Abra­mo­vich, uno de los más fir­mes alia­dos del pre­si­den­te ru­so, es­tá com­pran­do en un ex­clu­si­vo es­ta­ble­ci­mien­to de Her­mès, a so­lo unos me­tros de dis­tan­cia.

Era una opor­tu­ni­dad que ha­bía es­ta­do es­pe­ran­do sie­te años. Be­re­zovsky, que po­see cier­to pa­re­ci­do con el Pin­güino, uno de los an­ta­go­nis­tas de Bat­man, se abre pa­so en­tre los guar­daes­pal­das de Abra­mo­vich y lo­gra en­trar en la bou­ti­que. “Ten­go un re­ga­lo pa­ra ti”, le gri­ta en tono triun­fan­te al que una vez fue su pro­te­gi­do, al que lle­gó a con­si­de­rar ca­si co­mo un hi­jo. “¡De mi par­te!”.

En­ton­ces el vie­jo oli­gar­ca le lan­za una ho­ja de pa­pel. Abra­mo­vich re­tro­ce­de, y el do­cu­men­to –una de­man­da por más de 5.600 mi­llo­nes de dó­la­res (4.300 mi­llo­nes de eu­ros), la ma­yor de es­te ti­po ja­más in­ter­pues­ta en el Reino Uni­do- flo­ta en el ai­re y aca­ba por po­sar­se en el sue­lo. Así co­mien­za la par­te pú­bli­ca de una his­to­ria que pa­re­ce sa­li­da de un guion de Holly­wood por su ex­plo­si­va mez­cla de mul­ti­mi­llo­na­rios, ya­tes blin­da­dos, ase­si­na­tos, ma­le­ti­nes lle­nos de di­ne­ro e in­tri­gas que con­du­cen al mis­mí­si­mo Krem­lin.

To­do em­pe­zó en 1994, en el Ca­ri­be, en el ya­te de Be­re­zovsky, que por en­ton­ces ya era uno de los hom­bres más ri­cos y el oli­gar­ca más fa­mo­so de Ru­sia . Es­te an­ti­guo y bri­llan­te ma­te­má­ti­co no tar­dó en com­pren­der las cla­ves de la eco­no­mía de la era pos­co­mu­nis­ta. Fue el pri­me­ro en abrir un con­ce­sio­na­rio de coches en Ru­sia, y a co­mien­zos de los no­ven­ta ya per­te­ne­cía al re­du­ci­do círcu­lo de em­pre­sa­rios -co­no­ci­do co­mo la Fa­mi­lia- que ro­dea­ba al pre­si­den­te Bo­ris Yel­tsin.

Pe­ro tal éxi­to tu­vo un pre­cio. Ese mis­mo año so­bre­vi­vió por muy po­co a un in­ten­to de ase­si­na­to que aca­bó con la vi­da de su chó­fer, y to­do pa­re­ce in­di­car que aque­lla ex­pe­rien­cia pro­vo­có un cam­bio en Be­re­zovsky, que a par­tir de en­ton­ces em­pe­zó a pen­sar que ne­ce­si­ta­ba de po­der po­lí­ti­co pa­ra ha­cer de Ru­sia un lu­gar se­gu­ro pa­ra sus ne­go­cios.

No tar­dó en com­pren­der que la te­le­vi­sión ejer­ce una po­de­ro­sa in­fluen­cia po­lí­ti­ca, por lo que se hi­zo con el con­trol del ma­yor ca­nal del país. Pe­ro ne­ce­si­ta­ba di­ne­ro pa­ra ha­cer­lo fun­cio­nar, y du­ran­te aquel cru­ce­ro en su ya­te no de­jó de pen­sar es­tra­te­gias, de di­se­ñar pla­nes.

Acuer­do sin pa­pe­les.

Be­re­zovsky co­no­cía a la ma­yor par­te de las per­so­nas a bordo de su ya­te, pe­ro ha­bía una ca­ra nue­va. Se tra­ta­ba de un jo­ven de as­pec­to li­ge­ra­men­te des­ali­ña­do, en apa­rien­cia tí­mi­do y su­mi­so, lla­ma­do Ro­man Abra­mo­vich. Te­nía 28 años, 20 me­nos que Be­re­zovsky en aquel mo­men­to. Abra­mo­vich se que­dó huér­fano cuan­do era un be­bé, fue cria­do por su tío y aca­bó con­vir­tién­do­se en un exi­to­so em­pre­sa­rio del pe­tró­leo. Aho­ra, mien­tras los in­vi­ta­dos dis­fru­ta­ban de su es­tan­cia en el ya­te, Abra­mo­vich apro­ve­chó la oca­sión pa­ra ha­cer­se ami­go de Be­re­zovsky. Abra­mo­vich le pro­pu­so un plan pa­ra su­fra­gar los gas­tos de su ca­nal de te­le­vi­sión. Si Be­re­zovsky uti­li­za­ba sus con­tac­tos en el Krem­lin pa­ra lo­grar la pri­va­ti­za­ción de dos pe­tro­le­ras es­ta­ta­les, Abra­mo­vich las fu­sio­na­ría con las em­pre­sas que ya con­tro­la­ba, crean­do un gi­gan­te del sec­tor.

Ce­rra­ron con un apre­tón de ma­nos el acuer­do por el que se crea­ría Sib­neft, una em­pre­sa que lle­ga­ría a es­tar va­lo­ra­da en 13.000 mi­llo­nes de dó­la­res (10.000 mi­llo­nes de eu­ros). Pe­ro no pu­sie­ron na­da por es­cri­to. Por eso, 18 años más tar­de, el nú­cleo del pro­ce­so ju­di­cial que les ha en­fren­ta­do en un tri­bu­nal lon­di­nen­se ha

Be­re­zovsky ha de­nun­cia­do que fue coac­cio­na­do pa­ra mal­ven­der sus ac­cio­nes en la pe­tro­le­ra de Abra­mo­vich

si­do el con­te­ni­do exac­to del acuer­do al­can­za­do en aquel cru­ce­ro ca­ri­be­ño. Be­re­zovsky, que de­nun­ció ha­ber re­ci­bi­do ame­na­zas, afir­mó que acor­da­ron re­par­tir­se la com­pa­ñía al 50%. Abra­mo­vich, sin em­bar­go, ha sos­te­ni­do que el tra­to fue que él se­ría el pro­pie­ta­rio úni­co de la pe­tro­le­ra.

Lo que na­die dis­cu­te es que a par­tir del cru­ce­ro de 1994 Be­re­zovsky em­pe­zó a usar su in­fluen­cia so­bre Yel­tsin pa­ra que es­te sa­ca­ra a subas­ta las pe­tro­le­ras es­ta­ta­les. La idea era que con el di­ne­ro de su ven­ta él pu­die­ra po­ner en mar­cha un ca­nal fuer­te que, co­mo con­tra­pres­ta­ción, apo­ya­ría la mal­tre­cha cam­pa­ña de re­lec­ción de Yel­tsin. El plan sa­lió a la per­fec­ción y en 1996, apo­ya­do por el ca­nal de Be­re­zovsky, Yel­tsin fue re­le­gi­do pre­si­den­te de Ru­sia, con­tra las pre­vi­sio­nes de las en­cues­tas.

Tal co­mo sa­lió a la luz du­ran­te el jui­cio, en­tre 1996 y 2000 Be­re­zovsky -en aque­lla épo­ca, uno de los diez em­pre­sa­rios más in­flu­yen­tes del mun­do, se­gún la re­vis­ta For­bes- se pu­so a me­nu­do en con­tac­to con su pro­té­gé. Una vez le lla­mó des­de Fran­cia pa­ra pe­dir­le 27 mi­llo­nes de dó­la­res (20 mi­llo­nes de eu­ros) pa­ra com­prar un cas­ti­llo, y en otra des­de Lon­dres pa­ra que le die­ra di­ne­ro con que com­prar­le re­ga­los a su no­via. Ca­da año Abra­mo­vich trans­fe­ría a Be­re­zovsky de­ce­nas, a ve­ces cien­tos, de mi­llo­nes. Se­gún es­te úl­ti­mo, es­to pro­ba­ba que era co­pro­pie­ta­rio de Sib­neft; Abra­mo­vich, sin em­bar­go, tes­ti­fi­có que rea­li­za­ba esos pa­gos pa­ra te­ner con­ten­to a su pa­drino po­lí­ti­co.

En 1996, coin­ci­dien­do con las elec­cio­nes pre­si­den­cia­les, Be­re­zovsky pre­sen­tó a Abra­mo­vich a la Fa­mi­lia, y es­te, gra­cias a su ta­len­to in­na­to pa­ra agra­dar, no tar­dó en pro­gre­sar den­tro de aque­lla éli­te.

Pe­ro Abra­mo­vich no fue el úni­co jo­ven al que Be­re­zovsky hi­zo su­bir co­mo la es­pu­ma en los no­ven­ta. Otro de sus pro­te­gi­dos fue un tal Vla­di­mir Pu­tin, un an­ti­guo e in­sí­pi­do ofi­cial del KGB que le ayu­dó a ins­ta­lar su ne­go­cio de coches en San Pe­ters­bur­go. Be­re­zovsky tam­bién le in­tro­du­jo en la Fa­mi­lia, y has­ta le in­vi­tó a

pa­sar unas va­ca­cio­nes en su cha­let sui­zo. De es­te mo­do, Pu­tin no tar­dó en de­jar su es­cri­to­rio en el Ayun­ta­mien­to de San Pe­ters­bur­go pa­ra di­ri­gir el Ser­vi­cio Fe­de­ral de Se­gu­ri­dad, el an­ti­guo KGB.

Y en es­to lle­gó un mo­men­to en que se hi­zo pa­ten­te que el ré­gi­men de Yel­tsin ha­cía aguas. Los miem­bros de la Fa­mi

lia, de­ses­pe­ra­dos, co­men­za­ron a bus­car un su­ce­sor y apa­ren­te­men­te lle­ga­ron a la con­clu­sión de que el hom­bre ade­cua­do era Pu­tin. En el jui­cio, Be­re­zovsky afir­mó que ha­bía asis­ti­do a un en­cuen­tro se­cre­to en Bia­rritz en el que tra­tó de con­ven­cer a un re­ti­cen­te Pu­tin de que se con­vir­tie­ra en el pró­xi­mo lí­der del país.

En 1999, cuan­do, tras la sú­bi­ta di­mi­sión de Yel­tsin, Pu­tin se hi­zo con el li­de­raz­go del país y se em­bar­có en la se­gun­da gue­rra de Che­che­nia, el ca­nal de Be­re­zovsky le apo­yó, lo que ayu­dó a con­so­li­dar su ima­gen de go­ber­nan­te fuer­te. El año si­guien­te, cuan­do se ce­le­bra­ron las elec­cio­nes pre­si­den­cia­les, la te­le­vi­sión le vol­vió a res­pal­dar, lo que con­tri­bu­yó a que Pu­tin se im­pu­sie­ra al res­to de sus ri­va­les en una vic­to­ria arro­lla­do­ra. Fue en­ton­ces cuan­do em­pe­za­ron los ver­da­de­ros pro­ble­mas de Be­re­zovsky en Ru­sia.

Por­que, tras su vic­to­ria elec­to­ral, Pu­tin en­se­ñó su ver­da­de­ro ros­tro. Acu­mu­ló to­do el po­der y or­de­nó a los oli­gar­cas que se man­tu­vie­ran le­jos de la po­lí­ti­ca. Pe­ro Be­re­zovsky, aún con­ven­ci­do de que era in­to­ca­ble, anun­ció que crea­ría “una opo­si­ción cons­truc­ti­va fren­te al nue­vo au­to­ri­ta­ris­mo” y per­mi­tió que su ca­nal fue­ra ex­tre­ma­da­men­te crí­ti­co con el pre­si­den­te. Se­gún Be­re­zovsky, Pu­tin le exi­gió que se des­pren­die­ra de la te­le­vi­sión, pe­ro él se ne­gó. Po­co des­pués el mag­na­te hu­bo de ha­cer fren­te a di­ver­sos car­gos de co­rrup­ción, con la po­li­cía irrum­pien­do en las ofi­ci­nas de sus em­pre­sas. De­ci­dió es­ta­ble­cer su re­si­den­cia en Fran­cia. Be­re­zovsky pen­só en­ton­ces que Abra­mo­vich le ayu­da­ría en su dispu­ta con Pu­tin, pe­ro no tar­dó en com­pro­bar que la leal­tad de su an­ti­guo pro­te­gi­do ha­bía cam­bia­do.

Ame­na­zas.

Se­gún Be­re­zovsky, en 2001 Abra­mo­vich le exi­gió que le ven­die­ra su par­te de Sib­neft a un pre­cio irri­so­rio, ya que de lo con­tra­rio usa­ría sus in­fluen­cias en el Eje­cu­ti­vo ru­so pa­ra man­te­ner en la cár­cel a uno de sus me­jo­res ami­gos. “Sus mé­to­dos se pa­re­cían ca­da vez más a los de un gánster”, afir­mó Be­re­zovsky du­ran­te el pro­ce­so. Y sin em­bar­go, aco­rra­la­do por el hom­bre al que una vez ha­bía con­si­de­ra­do ca­si co­mo un hi­jo, el mag­na­te no tu­vo más re­me­dio que ven­der su par­te de Sib­neft por 2.500 mi­llo­nes de dó­la­res (2.000 mi­llo­nes de eu­ros), unos 5.000 me­nos que su pre­cio real es­ti­ma­do.

Pa­ra Abra­mo­vich, sin em­bar­go, el pa­go de es­tos 2.500 mi­llo­nes fue una es­pe­cie de fi­ni­qui­to, una for­ma de agra­de­cer los ser­vi­cios pres­ta­dos. “Agra­dez­co mu­cho su ayu­da -afir­mó Abra­mo­vich an­te el tri­bu­nal–. Nun­ca ha­bría lle­ga­do don­de es­toy sin su apo­yo”.

Be­re­zovsky ha vi­vi­do los úl­ti­mos do­ce años exi­lia­do en In­gla­te­rra, don­de su an­ti­guo po­der no ha de­ja­do de men­guar. Por el con­tra­rio, Abra­mo­vich ha me­dra­do ba­jo la pro­tec­ción del pre­si­den­te ru-

La juez, que con­si­de­ró a Be­re­zovsky un tes­ti­go “des­ho­nes­to”, le ha da­do la ra­zón al due­ño del Chel­sea

so. La re­vis­ta For­bes es­ti­ma su for­tu­na en 12.000 mi­llo­nes de dó­la­res (9.300 mi­llo­nes de eu­ros), lo que ha­ce pa­li­de­cer la de Be­re­zovsky, que se cree que so­lo as­cien­de a unos cien­tos. Abra­mo­vich tam­bién se tras­la­dó al Reino Uni­do, don­de es el ter­cer hom­bre más ri­co del país y don­de com­pró el Chel­sea, que el año pa­sa­do ga­nó su pri­me­ra Cham­pions Lea­gue. Mien­tras que Be­re­zovsky tu­vo que ven­der su ya­te, Abra­mo­vich ad­qui­rió el más gran­de del mun­do. Su cas­ti­llo en la Cos­ta Azul, por otro la­do, tam­bién es mu­chí­si­mo ma­yor que el de Be­re­zovsky. En cuan­to a Sib­neft, la com­pa­ñía que es­tu­vo en el ori­gen de to­do el pro­ce­so ju­di­cial y que en su día Abra­mo­vich ad­qui­rió por so­lo 100 mi­llo­nes de dó­la­res (77 mi­llo­nes de eu­ros), le fue re­ven­di­da al Es­ta­do ru­so por 13.000 (11.000 mi­llo­nes de eu­ros).

El pa­sa­do 31 de agos­to el tri­bu­nal lon­di­nen­se le dio la ra­zón a Abra­mo­vich en la dispu­ta que am­bos man­te­nían acer­ca de la ven­ta de Be­re­zovsky de su pa­que­te de ac­cio­nes de Sib­neft. La jue­za, Eli­za­beth Glos­ter, des­cri­bió al oli­gar­ca co­mo un tes­ti­go “cla­ra­men­te des­ho­nes­to” y afir­mó que ha­bía te­ni­do la im­pre­sión de que “se ha­bía obli­ga­do a sí mis­mo a creer­se su pro­pia ver­sión de los he­chos”. Al sa­lir del juz­ga­do, Be­re­zovsky afir­mó que se sen­tía co­mo si el pro­pio Pu­tin “hu­bie­ra es­cri­to el ve­re­dic­to”.

Es­ta ima­gen de­sola­da de ti­tán caí­do con­tras­ta con otra an­te­rior, to­ma­da fren­te a la em­ba­ja­da ru­sa en Lon­dres, en la que Be­re­zovsky apa­re­cía con un car­tel, cla­ra­men­te di­ri­gi­do a Pu­tin, en el que se leía: “Yo te creé y yo te des­trui­ré”.

En­cuen­tros. Reunión en­tre Vla­di­mir Pu­tin y Ro­man Abra­mo­vich, en­ton­ces go­ber­na­dor de la re­gión de Chu­kot­ka, en el Krem­lin, en 2005.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.