Ja­pón-Chi­na, un con­flic­to pe­li­gro­so

El con­flic­to por la com­pra por par­te del Go­bierno ni­pón de tres is­lo­tes del ar­chi­pié­la­go de Sen­ka­ku, cu­ya so­be­ra­nía se dispu­tan los dos paí­ses, pue­de te­ner un efec­to ma­ri­po­sa con se­rias in­ci­den­cias po­lí­ti­cas y, so­bre to­do, eco­nó­mi­cas en to­do el mun­do.

Tiempo - - MUNDO - AL­FON­SO S. PA­LO­MA­RES as­pa­lo­ma­res@as­pa­lo­ma­res.com

Las re­la­cio­nes his­tó­ri­cas en­tre Chi­na y Ja­pón es­tán sal­pi­ca­das de epi­so­dios trá­gi­cos y al­gu­na gue­rra ma­yor. De­ma­sia­dos con­flic­tos en sus tie­rras y en sus ma­res. Tras va­rias dé­ca­das con­vi­vien­do sin ape­nas so­bre­sal­tos se ha desata­do una escalada de con­flic­tos y ten­sio­nes que ame­na­zan pe­li­gro­sa­men­te la con­vi­ven­cia pa­cí­fi­ca y, por de­ri­va­ción, los in­tere­ses de am­bas par­tes. La co­sa em­pe­zó así: a pri­me­ros de sep­tiem­bre el Go­bierno ja­po­nés com­pró a un con­ciu­da­dano tres de las is­las del pe­que­ño ar­chi­pié­la­go de Sen­ka­ku, lla­ma­do así en la de­no­mi­na­ción ja­po­ne­sa y Diao­yu, en la chi­na.

Las is­las no es­tán ha­bi­ta­das, pe­ro tie­nen gran in­te­rés es­tra­té­gi­co y eco­nó­mi­co. A pe­sar de que el Go­bierno ni­pón ar­gu­men­tó que el mó­vil de la com­pra te­nía co­mo ob­je­ti­vo fi­nal que no ca­ye­ra en ma­nos de ex­tre­mis­tas ja­po­ne­ses, pues al pa­re­cer ha­bía unos gru­pos de na­cio­na­lis­tas ra­di­ca­les que que­rían com­prar­las, el co­no­ci­mien­to de es­te he­cho por la opinión pú­bli­ca chi­na pro­vo­có ma­ni­fes­ta­cio­nes ai­ra­das con­tra Ja­pón y los más va­ria­dos ata­ques con­tra las nu­me­ro­sas em­pre­sas que ope­ran en el país. Las más vio­len­tas fue­ron las de Pe­kín, Shang­hai, Guangz­hou y Qing­dao.

Los dis­tur­bios fue­ron cre­cien­do con la com­pla­cen­cia del Go­bierno, al que con­ve­nía y con­vie­ne un her­vor na­cio­na­lis­ta en vís­pe­ras del XVIII Con­gre­so del Par­ti­do Co­mu­nis­ta Chino, que de­be re­no­var a to­da la cú­pu­la di­ri­gen­te al cum­plir­se los diez años de su man­da­to. La re­no­va­ción se pro­du­ce en me­dio de una cri­sis pro­fun­da en el in­te­rior del par­ti­do y de una no­ta­ble cri­sis so­cial a cau­sa de la ar­ti­cu­la­ción eco­nó­mi­ca, ya que en la eco­no­mía chi­na no es oro to­do lo que re­lu­ce. Exis­te un gran des­con­ten­to en­tre la po­bla­ción a cau­sa del cre­ci­mien­to de las di­fe­ren­cias en­tre ri­cos y po­bres, tam­bién a cau­sa de la co­rrup­ción ga­lo­pan­te, que se ha ins­ta­la­do en las dis­tin­tas es­fe­ras del po­der, y la no­ta­ble in­fla­ción que ame­na­za con des­bo­car­se, so­bre to­do en el sec­tor in­mo­bi­lia­rio. A cau­sa de es­tos fac­to­res el Go­bierno per­mi­tió los bro­tes de ira di­ri­gi­dos con­tra em­pre­sas tan sig­ni­fi­ca­ti­vas co­mo Hon­da, Pa­na­so­nic, To­yo­ta, Maz­da o Nis­san. Va­rias de sus fac­to­rías tu­vie­ron que ce­rrar y al­gu­nas su­frie­ron sa­bo­ta­jes, y no se sa­be cuán­do vol­ve­rá la nor­ma­li­dad to­tal pues pue­den re­pro­du­cir­se. La ma­yo­ría de los res­tau­ran­tes ja­po­ne­ses se vie­ron obli­ga­dos a echar el cie­rre, in­clu­so los per­te­ne­cien­tes a ciu­da­da­nos chi­nos.

Acer­ca­mien­tos.

La pre­sión con­tra los tu­ris­tas ja­po­ne­ses con­tri­bu­yó a que el Go­bierno de To­kio acon­se­ja­ra un re­gre­so pre­ci­pi­ta­do, y co­mo con­se­cuen­cia se anu­la­ron las re­ser­vas que otros ha­bían he­cho. Un gol­pe no­ta­ble pa­ra la eco­no­mía chi­na, por­que el tu­ris­mo ja­po­nés es­ta­ba cre­cien­do de ma­ne­ra no­ta­ble, co­mo el de los chi­nos ha­cia Ja­pón. Hay mu­chas ci­tas y re­fle­xio­nes en don­de se sos­tie­ne que el cru­ce de tu­ris­tas en­tre los dos paí­ses con­tri­bui­rá a un en­ten­di­mien­to más pro­fun­do y a la su­pera­ción de una his­to­ria lle­na de agra­vios y des­en­cuen­tros. Los acon­te­ci­mien­tos que es­tán te­nien­do co­mo te­lón de fon­do Sen­ka­ku o Diao­yu fre­na­rán sin du­da los acer­ca­mien­tos de es­ta na­tu­ra­le­za. Un por­ta­voz del Go­bierno chino ha ca­li­fi­ca­do los des­ór­de­nes co­mo una ex­pre­sión del le­gí­ti­mo pa­trio­tis­mo na­cio­nal.

Tan­to pa­ra los ja­po­ne­ses co­mo pa­ra los chi­nos, esos is­lo­tes sin ha­bi­tar no son cues­tión ba­la­dí, tie­nen una gran im­por­tan­cia eco­nó­mi­ca y es­tra­té­gi­ca. Es­tán si­tua­dos en el mar de la Chi­na Orien­tal, una geo­gra­fía muy sen­si­ble, ya que se en­cuen­tra a 200 ki­ló­me­tros de Tai­wán, la is­la irre­den­ta y per­ma­nen­te­men­te re­cla­ma­da por Chi­na, y a 400 de la is­la ja­po­ne­sa de Oki­na­wa, que ad­qui­rió un pro­ta­go­nis­mo de pri­mer or­den en la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial. Di­ver­sas cir­cuns­tan­cias his­tó­ri­cas han co­lo­ca­do ba­jo la so­be­ra­nía ja­po­ne­sa los is­lo­tes de Sen­ka­ku o Diao­yu. Fue una se­cue­la tar­día de la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial. Es­ta­dos Uni­dos las ocu­pó du­ran­te la gue­rra y en el año 1972 las co­lo­có ba­jo so­be­ra­nía ja­po­ne­sa con las ló­gi­cas pro­tes­tas de Pe­kín, ya que Chi-

na afir­ma que las is­las Diao­yu le per­te­ne­cen des­de los tiem­pos de la di­nas­tía Ming, que reinó des­de el si­glo XIV has­ta el si­glo XVII. Es cier­to que es­tán des­ha­bi­ta­das, pe­ro ca­da vez son más ri­cas en pes­ca, al­go muy im­por­tan­te pa­ra am­bos paí­ses, y pa­re­ce que tie­nen im­por­tan­tes ya­ci­mien­tos de pe­tró­leo y gas, lo que las ha­ce más desea­bles, da­das las ne­ce­si­da­des ener­gé­ti­cas de uno y otro.

Es­te con­flic­to tan fo­ca­li­za­do que en otra épo­ca his­tó­ri­ca ten­dría una im­por­tan­cia re­la­ti­va, aho­ra con la glo­ba­li­za­ción pue­de te­ner un efec­to ma­ri­po­sa con se­rias in­ci­den­cias po­lí­ti­cas y, so­bre to­do, eco­nó­mi­cas en to­do el mun­do. Afec­ta­ría en pri­mer lu­gar a las re­la­cio­nes eco­nó­mi­cas en­tre los dos paí­ses. A pe­sar de la di­fí­cil ve­cin­dad, los in­ter­cam­bios bi­la­te­ra­les subie­ron el año pa­sa­do a la as­tro­nó­mi­ca ci­fra de 343.000 mi­llo­nes de dó­la­res (265.000 mi­llo­nes de eu­ros) se­gún los da­tos del Mi­nis­te­rio de Co­mer­cio Ex­te­rior chino. Chi­na es el pri­mer so­cio mun­dial de Ja­pón, y Ja­pón es el ter­ce­ro de Chi­na. Por eso el pri­mer mi­nis­tro ja­po­nés, Yos­hi­ni­ko No­da, en unas de­cla­ra­cio­nes al Wall Street Jour­nal, ha di­cho: “Una escalada de las ten­sio­nes pue­de per­ju­di­car se­ria­men­te nues­tras eco­no­mías y, por de­ri­va­ción, afec­ta­ría tam­bién a la eco­no­mía mun­dial”. El pri­mer mi­nis­tro chino ha ma­ni­fes­ta­do que no ce­de­rá un cen­tí­me­tro de tie­rra chi­na, y en lo de tie­rra chi­na in­clu­ye a los con­flic­ti­vos is­lo­tes. El por­ta­voz del Mi­nis­te­rio de Asun­tos Ex­te­rio­res, Hong Lei, ha de­cla­ra­do que “las con­se­cuen­cias muy des­truc­ti­vas de la com­pra ile­gal de las is­las Diao­yu es­tán emer­gien­do de for­ma con­ti­nua, y el úni­co res­pon­sa­ble de es­to es Ja­pón”.

In­ter­ven­ción ame­ri­ca­na.

De mo­men­to, la ce­re­mo­nia con­jun­ta que pen­sa­ban ce­le­brar co­mo con­me­mo­ra­ción del 40 aniver­sa­rio de la nor­ma­li­za­ción de las re­la­cio­nes chino-ja­po­ne­sas se ha pos­pues­to sin fi­jar fe­cha. La co­sa es se­ria, ya que por los al­re­de­do­res de esas aguas se es­tán des­ple­gan­do bar­cos de gue­rra y un dis­pa­ro po­dría cau­sar un in­cen­dio y rom­per los di­fí­ci­les equi­li­brios de Ex­tre­mo Orien­te. Oba­ma, en ple­na cam­pa­ña elec­to­ral, sien­te que la si­tua­ción pue­de afec­tar­le y le preo­cu­pa, por eso en­vío al se­cre­ta­rio de De­fen­sa, Leon Pa­net­ta, a To­kio y a Pe­kín con in­sis­ten­tes lla­ma­mien­tos a la cal­ma. El Go­bierno es­ta­dou­ni­den­se desea man­te­ner una dis­tan­cia pru­den­cial en es­te con­flic­to con­cre­to,

El des­plie­gue en te­rri­to­rio ni­pón de otro sis­te­ma de de­fen­sa an­ti­mi­si­les ha caí­do mal en Pe­kín Al Go­bierno chino le con­vie­ne un her­vor na­cio­na­lis­ta en vís­pe­ras del Con­gre­so del Par­ti­do Co­mu­nis­ta

ya que una pre­fe­ren­cia dialéctica por Ja­pón desata­ría la có­le­ra de Chi­na y po­dría ace­le­rar una per­tur­ba­ción se­ria en to­da la zo­na. Pe­ro tam­bién es cier­to que Es­ta­dos Uni­dos es el gran pa­ra­guas de la se­gu­ri­dad del Ja­pón, con quien tie­ne fir­ma­do un tra­ta­do de de­fen­sa.

El he­cho de que Pa­net­ta ha­ya con­sen­sua­do con el mi­nis­tro ja­po­nés de De­fen­sa, Sa­tos­hi Mo­ri­mo­to, el des­plie­gue en te­rri­to­rio ni­pón de un se­gun­do sis­te­ma de de­fen­sa an­ti­mi­si­les ha caí­do co­mo un ja­rro de agua fría en el Go­bierno de Pe­kín. Es cier­to que dan co­mo pre­tex­to que se tra­ta de una cor­ti­na de­fen­si­va an­te la be­li­co­si­dad de Co­rea del Nor­te, pe­ro pue­de te­ner otras apli­ca­cio­nes si fue­ra ne­ce­sa­rio. Es­te he­cho ha si­do de­ci­si­vo pa­ra que los dis­tur­bios ca­lle­je­ros se di­ri­gie­ran tam­bién con­tra los edi­fi­cios di­plo­má­ti­cos es­ta­dou­ni­den­ses. El más fa­mo­so di­si­den­te chino, el ar­tis­ta Ali Wei Wei es­ta­ba co­mien­do in­vi­ta­do en ca­sa de un ami­go que vi­vía muy cer­ca de la em­ba­ja­da de Es­ta­dos Uni­dos cuan­do se pro­du­jo una ma­ni­fes­ta­ción en la que ro­dea­ron el co­che del embajador, Gary Loc­ke, cau­sán­do­le va­rias abo­lla­du­ras, aun­que afor­tu­na­da­men­te el di­plo­má­ti­co sa­lió ile­so. Wei lo subió a YouTu­be, don­de ade­más de esa agre­sión se pue­de ver una pan­car­ta que di­ce “Aba­jo el im­pe­ria­lis­mo ame­ri­cano”. Tan­to EEUU co­mo Chi­na qui­ta­ron hie­rro al asun­to, anu­lan­do la po­si­ble po­lé­mi­ca.

El pró­xi­mo XVIII Con­gre­so del Par­ti­do Co­mu­nis­ta Chino ten­drá que plan­tear la po­lí­ti­ca con res­pe­to a los co­di­cia­dos is­lo­tes. Se­rá un asun­to de con­ver­gen­cia uná­ni­me. Es pre­vi­si­ble que el par­ti­do lle­gue uni­do a él, ya que a lo lar­go de los úl­ti­mos me­ses se han pro­du­ci­do dra­má­ti­cos ajus­tes de cuen­tas con­tra lí­de­res tan ca­ris­má­ti­cos co­mo Bo Xi­lai, que han si­do apar­ta­dos sin con­tem­pla­cio­nes del po­der. Xi­lai que­ría des­en­te­rrar las ideas maoís­tas y po­ner­las en el es­ce­na­rio. La nue­va pra­xis po­lí­ti­ca chi­na ve­ne­ra a Mao, pe­ro no le si­gue. Es un ca­dá­ver po­lí­ti­co, aun­que sea el más ve­ne­ra­do de los ca­dá­ve­res.

En las ca­lles. Ma­ni­fes­ta­ción an­ti­ja­po­ne­sa en la ciu­dad chi­na de Shen­zen, al sur del país, el pa­sa­do 18 de sep­tiem­bre.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.