50 años no son su­fi­cien­tes

El pró­xi­mo 5 de oc­tu­bre se cum­plen 50 años del Agen­te 007 con­tra el Doc­tor No, es­treno de la pri­me­ra pe­lí­cu­la de la sa­ga más lar­ga de la his­to­ria del ci­ne.

Tiempo - - CULTURA - POR AN­TO­NIO DÍAZ

La pri­me­ra vez que Ja­mes Bond apa­re­ció en una pan­ta­lla de ci­ne ves­tía un ele­gan­te es­mo­quin y fu­ma­ba mien­tras acu­mu­la­ba ga­nan­cias en la me­sa de un ca­sino. “Ad­mi­ro su suer­te, ¿se­ñor...?”, pre­gun­ta­ba su­ge­ren­te la ac­triz Eu­ni­ce Gay­son, cu­yo personaje se ha­bía pre­sen­ta­do se­gun­dos an­tes co­mo “Trench, Syl­via Trench”. “Bond, Ja­mes Bond”, res­pon­día Sean Con­nery con es­tu­dia­da ga­lan­te­ría en aque­lla es­ce­na fun­da­cio­nal. La ex­pre­sión se con­vir­tió en lu­gar co­mún: los seis ac­to­res que han in­ter­pre­ta­do al agen­te se­cre­to han pro­nun­cia­do esa fór­mu­la, que se ha eri­gi­do en epí­to­me del mi­to. El 5 de oc­tu­bre se cum­plen­plen 50 años del es­treno en Lon­dress ded Agen­te 007 con­tra el

Doc­tor No, la pri­me­ra en­tre­ga de la sa­ga­sags ga ofi­cial de Ja­mes Bond, la más lar­ga de la his­to­ria del ci­ne. Ni Ian Fle­ming, crea­dor del personaje y au­tor de las no­ve­las que re­co­gen sus im­po­si­bles aven­tu­ras –y que mu­rió dos años des­pués de ver su sue­ño es­tam­pa­do en ce­lu­loi­de–, po­dría ima­gi­nar­se que su le­ga­do se ex­ten­de­ría en el tiem­po has­ta lle­gar a nues­tros días. Pe­ro aquí es­tá, dis­pues­to a des­ba­ra­tar los pla­nes de cual­quier cri­mi­nal o ban­da or­ga­ni­za­da du­ran­te otros 50 años. Bond si­gue en for­ma y prue­ba de ello es que el pró­xi­mo 23 de oc­tu­bre se es­tre­na su 23ª en­tre­ga, Sky­fall, di­ri­gi­da por Sam Men­des (Ame­ri­can Beauty, Ca­mino a la per

di­ción) y pro­ta­go­ni­za­da por Da­niel Craig y Javier Bar­dem. “La dis­tan­cia en­tre la lo­cu­ra y la ge­nia­li­dad la de­ter­mi­na el éxi­to”, sen­ten­cia el mag­na­te de los me­dios de co­mu­ni­ca­ción Elliot Car­ver, el vi­llano al que se en­fren­ta el Ja­mes Bond de Pier­ce Bros­nan en El ma­ña­na nun­ca mue­re. Y la afir­ma­ción, ca­si un

axio­ma, po­dría apli­car­se pa­ra en­ten­der la re­per­cu­sión de la sa­ga del agen­te con li­cen­cia pa­ra ma­tar.

Nin­gún pro­duc­tor en su sano jui­cio po­dría pen­sar en que una sa­ga lle­ga­ría a man­te­ner­se vi­va cin­co dé­ca­das a pe­sar de cam­biar has­ta seis ve­ces al ac­tor que in­ter­pre­ta al pro­ta­go­nis­ta. A pe­sar, tam­bién, de que su uni­ver­so exi­ge a los es­pec­ta­do­res una per­pe­tua sus­pen­sión de la in­cre­du­li­dad: gi­ros na­rra­ti­vos in­sen­sa­tos, es­ce­nas de ac­ción im­po­si­bles, ar­te­fac­tos in­creí­bles, vi­lla­nos inima­gi­na­bles. Pe­ro Bond va más allá de la ló­gi­ca: su li­nea­li­dad la de­ter­mi­nan las fe­chas de es­treno, no los ar­gu­men­tos. So­lo hay dos tí­tu­los con con­ti­nui­dad di­rec­ta en­tre sí: los dos úl­ti­mos has­ta la fe­cha, Ca­sino Ro­ya­le y

Quan­tum of So­la­ce. To­das las de­más son atem­po­ra­les y se pue­den con­tem­plar en cual­quier or­den. He­mos vis­to a Bond ca­sar­se -en Al ser­vi­cio se­cre­to de su Ma

jes­tad, la úni­ca pe­lí­cu­la que in­ter­pre­tó el mo­de­lo aus­tra­liano Geor­ge La­zenby-, pe­ro nun­ca le ve­re­mos mo­rir. Por­que la sa­ga es ren­ta­ble, por su­pues­to, y por­que un mi­to es in­mor­tal. Y so­bre esa cer­te­za se sos­tie­ne el re­le­vo de los ac­to­res. Ca­da reencarnación es una rein­ven­ción del personaje, una nue­va for­ma de en­ten­der­lo y de ajus­tar­lo co­rrec­ta­men­te en el con­tex­to -la Gue­rra Fría, el nar­co­trá­fi­co, el te­rro­ris­mo internacional-.

El pú­bli­co y la crí­ti­ca.

Los 22 tí­tu­los que com­po­nen la sa­ga ofi­cial de Ja­mes Bond -que ex­clu­ye tí­tu­los apó­cri­fos co­mo la sá­ti­ra Ca­sino Ro­ya­le

(1967) y el re­ma­ke de Ope­ra­ción Trueno,

nun­ca di­gas nun­ca ja­más (1983), pro­du­ci­do por Sean Con­nery- son una co­lec­ción de pe­lí­cu­las irre­gu­la­res que han com­pla­ci­do siem­pre al pú­bli­co, pe­ro no tan asi­dua­men­te a la crí­ti­ca. El úl­ti­mo Os­car -de un to­tal de dos- que ben­di­jo a la sa­ga fue el de los me­jo­res efec­tos vi­sua­les de 1965 a Ope­ra­ción Trueno, y la úl­ti­ma no­mi­na­ción -de sie­te-, en 1981 con So­lo pa­ra tus ojos. No obs­tan­te, los 22 tí­tu­los -has­ta la fe­cha- re­pre­sen­tan en sí mis­mos un re­co­rri­do por los úl­ti­mos 50 años de la his­to­ria del ci­ne que aglu­ti­na téc­ni­cas y ten­den­cias ar­tís­ti­cas.

Las pe­lí­cu­las de Con­nery es­ta­ble­cen un ca­non de ci­ne de es­pio­na­je que co­que­tea con la cien­cia-fic­ción kitsch de los años se­sen­ta. Con Roger Moo­re, los fil­mes se em­pa­pan de aven­tu­ras y co­me­dia li­ge­ra. Timothy Dal­ton re­pre­sen­ta al agen­te más os­cu­ro y vio­len­to, en la es­te­la del ci­ne de ac­ción de los úl­ti­mos años de los ochen­ta. El Bond de Pier­ce Bros­nan mo­der­ni­za la sa­ga, los enemi­gos se ac­tua­li­zan y la ven­gan­za mue­ve al personaje tan­to co­mo el leal ser­vi­cio a la Rei­na. Y el ac­tual, Da­niel Craig, es el agen­te más fac­ti­ble: le­tal, pe­ro vul­ne­ra­ble -se aso­ma a la muer­te-,

con­ta­gián­do­se del nue­vo ca­non de ac­ción hi­per­rea­lis­ta que es­ta­ble­ce otra sa­ga, la del des­me­mo­ria­do Ja­son Bour­ne.

En Ope­ra­ción Trueno, el vi­llano Emi­lio Lar­go, nú­me­ro dos de la or­ga­ni­za­ción cri­mi­nal Spec­tre (Eje­cu­ti­vo Es­pe­cial pa­ra Con­tra­es­pio­na­je, Te­rro­ris­mo, Ven­gan­za y Ex­tor­sión, en es­pa­ñol), a la que se en­fren­ta re­cu­rren­te­men­te Bond en la sa­ga, pre­gun­ta: “¿Sa­be mu­cho de ar­mas, se­ñor Bond?”. La voz de Con­nery res­pon­de: “No, pe­ro sé un po­co de mu­je­res”. Bond es una pro­yec­ción idea­li­za­da del hom­bre que se ha ido amol­dan­do a los tiem­pos. Se ha des­pren­di­do con los años de ese ma­chis­mo que ca­rac­te­ri­za­ba al personaje de los pri­me­ros fil­mes y al mis­mo tiem­po se ha adap­ta­do a los cá­no­nes de be­lle­za. Del pe­cho hir­su­to de Con­nery he­mos lle­ga­do al pec­to­ral de­pi­la­do y mus­cu­la­do en el gim­na­sio de Craig. Pe­ro las ca­rac­te­rís­ti­cas del personaje, que le eri­gen en mo­de­lo de mas­cu­li­ni­dad, ape­nas se han mo­di­fi­ca­do: so­fis­ti­ca­do, ele­gan­te, pul­cro, in­te­li­gen­te, in­ge­nio­so y, por su­pues­to, mu­je­rie­go.

Las chi­cas Bond tam­bién han cam­bia­do. Des­de la mu­jer flo­re­ro en­car­na­da por Ur­su­la An­dress en Doc­tor No -pre­sen­ta­da con­ve­nien­te­men­te en bi­qui­ni pa­ra ser fi­nal­men­te res­ca­ta­da por el hé­roe- a la so­fis­ti­ca­da sen­sua­li­dad re­pre­sen­ta­da por la ucra­nia­na Ol­ga Kury­len­ko en Quan­tum of So­la­ce: in­te­li­gen­te, her­mo­sa y le-

tal. En­tre la pri­me­ra y la úl­ti­ma, va­rias de­ce­nas de mu­je­res fa­ta­les que tra­tan de se­du­cir o de ase­si­nar al hé­roe -o am­bas co­sas a la vez-, en­tre las que des­ta­ca un mo­men­to que es ya his­to­ria del ci­ne: Ha­lle Berry, con un bi­qui­ni na­ran­ja que de­ja po­co es­pa­cio a la fan­ta­sía, emer­ge de las aguas del Ca­ri­be cu­bano -en una se­cuen­cia que fue ro­da­da en Cá­diz-.

To­do pa­re­ce in­di­car que Bond nos so­bre­vi­vi­rá a to­dos y se­gui­rá fiel a la Rei­na, lu­chan­do con­tra el Mal. Una cu­rio­si­dad pa­ra jus­ti­fi­car es­te pro­nós­ti­co: Craig es el pri­mer Bond na­ci­do des­pués del pri­mer Bond (el de Con­nery). Es par­te del acer­vo cul­tu­ral bri­tá­ni­co y su leal­tad al ser­vi­cio de Su Ma­jes­tad se re­no­vó ha­ce ape­nas dos me­ses, en la ce­re­mo­nia de inau­gu­ra­ción de los Jue­gos de Lon­dres. En las pan­ta­llas del es­ta­dio se pro­yec­tó el cor­to­me­tra­je Happy and Glo­rious di­ri­gi­do por Danny Boy­le, en el que Craig, en­fun­da­do en el es­mo­quin bon­diano, acu­día al pa­la­cio de Buc­king­ham pa­ra re­co­ger a la rei­na de In­gla­te­rra -la au­tén­ti­ca- y la subía a un he­li­cóp­te­ro en el que re­co­rren la ca­pi­tal bri­tá­ni­ca. La pie­za au­dio­vi­sual con­cluía con ellos dos -ob­via­men­te, dos es­pe­cia­lis­tas- lan­zán­do­se al co­li­seo olím­pi­co en sen­dos pa­ra­caí­das es­tam­pa­dos con la Union Jack mien­tras so­na­ba el ar­chi­co­no­ci­do te­ma de 007, arre­gla­do por John Barry.

Sean Con­nery

Geor­ge La­zenby

Roger Moo­re

Timothy Dal­ton

Pier­ce Bros­nan

Da­niel Craig

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.